PUBLICIDAD

Citroën Ami, nueva alternativa de movilidad urbana

La marca francesa nos propone este cuadriciclo urbano y eléctrico, con una autonomía de 75 km y a un precio de 6.900 euros

No se puede encuadrar en la categoría de turismos, porque este Citroën Ami es un cuadriciclo ligero de dos plazas, con un motor eléctrico de 8,2 CV (6 kw) y una velocidad máxima de 45 km/h, por lo que puede ser conducido con una licencia de ciclomotor AM y una edad mínima de 15 años.

Básicamente el Ami está pensado para un uso urbano y para ser una alternativa a la movilidad específica de menores y personas que no pueden o no quieren sacarse el carnet B convencional, así como para empresas de sharing o de coche compartido

Su naturaleza 100% eléctrica también contribuye a ese potencial uso urbano, ya que como decíamos al principio cuenta con una batería de iones de litio de 5,5 kWh que le permite una autonomía de 75 kilómetros.

Para recargar se utiliza un cable instalado en el propio habitáculo del Ami, con un sistema enrollable al estilo de las aspiradoras y que, equipado con un enchufe convencional Schuko, permite una rápida carga de tres horas, lo que le dota de una versatilidad de uso muy superior a la mayoría de eléctricos del mercado.

Potencia limitada para el L6e

Su motor, fabricado por Valeo, está limitado a los 6 kW que establece la normativa para los cuadriciclos ligeros (L6e) y al margen de los 45 km/h de velocidad máxima no aportan más datos prestacionales, aunque suponemos que no serán de infarto.

Eso sí, este pequeño solo pesa 485 kilos, 60 de los cuales son de la batería.  Lo cierto es que estamos ante un vehículo realmente compacto, de 2,41 metros de longitud y 1,39 de ancho lo que lo convierte en el arma ideal para encontrar aparcamiento.

Su bastidor tubular de perfil rectangular de acero es el que aguanta las diferentes planchas de policarbonato que conforman la carrocería propiamente dicha y donde se ancla el esquema de suspensión de tipo McPherson delante y eje de torsión detrás.

Si su diseño exterior ya es particular, su filosofía interior todavía, es más. Para acceder nos encontramos con dos puertas batientes, pero cada una se abre en direcciones opuestas, la del conductor en contra de lo que estamos habituados y unas llaves específicas para abrirlas, más otra llave extra para poner en marcha el motor.

Una vez dentro comprobaremos que sus acabados y diseño son espartanos, empezando por las ventanillas que son del estilo colgante (como en el clásico 2CV), unos retrovisores de moto fijados al marco y unos mandos de apertura de puertas con correas por tiradores.

Toques de color y diseño

La parte alta del tablier es plana y tiene huecos modulares que pueden ser de color naranja o verde oliva dorado, mientras que la consola de conducción es realmente básica, con un soporte para móviles y los mandos básicos para la conducción, excepto los del modo de conducción o cambio (este Ami eléctrico no tiene cambio) que en este caso se sitúan en el lateral del asiento del conductor con los simples pulsadores de D de directa, N de neutral, y el R de marcha atrás.

Los asientos son de una pieza plástica con espuma integrada. Son realmente sencillos, pero que aportan una buena habitabilidad a cambio del poco espacio para el maletero que se complementa, como en las puertas de acceso, con un hueco con redecillas en el propio portón.

Básico pero algo personalizable

 

No hay duda de que este Citroën Ami está pensado para uso básico y sencillo y son pocas, por no decir ninguna, las concesiones a nivel de confort. De hecho, el AMi podrá ofrecer techo de cristal, pero no aire acondicionado. Lo que sí ofrecerá serán cuatro packs My AMI gris, My AMI azul, My AMI naranja y My AMI caqui que se pueden comprar por separado y montar uno mismo, más dos packs de fábrica de decoración exterior con alerones, barras en el techo y colores de tono naranja.

Este Citroën Ami estará disponible a partir del mes de marzo del 2021 pudiendo hacer el pedido en el concesionario o vía web, ya sea en la propia de la marca o también de la Fnac, que también lo comercializará como ya hace en Francia.

El precio de este Citroën Ami será de 6.900 euros, pero se podrá optar a una especie de modo renting con un precio de entrada de 2.650 euros al que habría que sumarle una cuota de 20 euros al mes durante cuatro años, o una entrada de sólo 100 euros, pero con una cuota mensual de 80 euros.

 

Deja un comentario