Tu coche eléctrico listo en 10 minutos

Publicado el

Contenido

Cargar un vehículo eléctrico podría no tomar más tiempo que hacer una taza de café gracias a los últimos avances en tecnología de baterías.

Poco a poco los vehículos eléctricos (EV) se están implantando en nuestra sociedad. Sin embargo, nuestro parque automovilístico todavía sigue siendo mayoritariamente convencional. Es decir, propulsados por combustibles fósiles.

Y uno de los motivos es que el tiempo que se tarda en llenar el tanque de un coche de gasolina o diésel todavía sigue siendo muy inferior al que se necesita para recargar parcial o completamente las baterías de uno eléctrico. Cierto es que existe el intercambio de baterías, pero no nos engañemos. Somos animales de costumbres y, por qué no decirlos, perezosos.

El tiempo requerido para completar una carga de un vehículo eléctrico puede variar considerablemente dependiendo de factores como el tamaño de la batería, el tipo de cargador utilizado y la velocidad de la estación de carga. De media, la mayoría de los EV necesitan entre 20 minutos y varias horas para cargarse completamente.

Estos tiempos son manejables para cargar durante la noche en casa, pero son aún demasiado largos nuestra actividad cotidiana. Más que nada porque los conductores estamos muy acostumbrados a llenar nuestro tanque de combustible de manera rápida y sencilla en cualquier gasolinera y en cualquier momento del día.

Pero… ¿qué pasaría si pudiéramos cargar nuestro coche eléctrico en solo 10 minutos? Este avance, sin duda, cambiaría drásticamente el panorama eléctrico, que de facto haría obsoleta la tradicional espera de horas en las estaciones de carga. Pues bien, estamos más cerca de ello de lo que pensamos.

Solo 10 minutos, la próxima frontera

Y es que, según los expertos, los próximos modelos de EV podrían cargarse completamente ¡en solo 10 minutos! ¡El tiempo que se tarda en llenar el tanque de gasolina de tu coche pronto podría ser muy similar al que se necesita para cargar completamente un vehículo eléctrico!

Dominic Wyatt, un experto en motorización de la International Drivers Association, describe este desarrollo como «un salto cuántico en la tecnología de EV». ¿Por qué? Esta recarga rápida, sin duda, haría que los EV fuesen aún más atractivos para los consumidores reticentes.

La posibilidad de una carga completa en 10 minutos es emocionante y crucial. Efectivamente elimina una de las objeciones más fuertes que los posibles compradores tienen hacia los EV: los largos tiempos de carga. Este avance pionero podría posicionar realmente a los EV como los vehículos del futuro”, afirma Wyatt.

Los avances tecnológicos en camino

La promesa de tiempos de carga de 10 minutos no es baladí y es fruto de la espectacular y rápida innovación tecnológica actual. Sin ir más lejos, en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, el MIT, ya se están desarrollando baterías para EV más ligeras, seguras, pequeñas y de carga rápida.

Además de dicho centro tecnológico, otros investigadores líderes en EE.UU., Reino Unido o Japón, por ejemplo, están en la carrera para desarrollar dicha tecnología: una batería de estado sólido que soporta una carga ultra rápida mientras mantiene la vida útil y la seguridad de la batería.

De igual modo, la mayoría de fabricantes de automóviles están invirtiendo fuertemente en esta tecnología. Ven esto como una solución transformadora a las limitaciones actuales de los EV y un hito significativo en la creciente adopción de vehículos eléctricos. Aunque todavía está en la etapa de diseño, Toyota, por ejemplo, afirma que podrían tener uno funcionando para 2027.

La clave, en las baterías

Si te preguntes cómo es posible una disminución tan significativa en el tiempo de carga, la respuesta radica principalmente en los avances en la tecnología de las baterías. Principalmente, en el cambio a baterías de iones de litio y las mejoras en la gestión de la temperatura.

Para ser exactos, dos factores clave influyen en esto:

La aparición de las baterías de iones de litio. Este tipo de baterías tienen una alta densidad de energía, lo que significa que pueden almacenar una gran cantidad de energía en un espacio pequeño. Esta característica acelera los tiempos de carga, allanando el camino hacia la carga completa en 10 minutos.

Mejora en la gestión de la temperatura. Uno de los principales desafíos de la carga rápida es el calor generado, que puede degradar la batería con el tiempo. Pues bien, los sistemas de enfriamiento avanzados y las técnicas de gestión de la temperatura pueden mitigar este problema, haciendo viable la carga rápida.

Dominar estos dos factores, el tipo de batería y la gestión de la temperatura, es la clave para superar las barreras de los tiempos de carga de los EV”, certifica Wyatt.

Todo el mundo sale beneficiado

Este desarrollo emergente aporta beneficios significativos para los posibles adoptantes de EV:

Eficiencia y comodidad. Con una carga completa de 10 minutos, los EV pueden ser utilizados casi tan fácilmente como los coches de gasolina o diésel, reduciendo significativamente el tiempo de inactividad.

Mayor autonomía. Los EV que pueden cargarse rápidamente tienen mayor autonomía. Una sola carga podría cubrir más de 1.100 kilómetros.

Reducción de la ansiedad por la autonomía. Los tiempos de carga rápida pueden aliviar la comúnmente citada ansiedad por la autonomía. El miedo a que un EV se quede sin carga antes de llegar a su destino.

Precios competitivos. Se espera que los EV de carga rápida compitan favorablemente en precio con sus equivalentes de gasolina o diésel. Los consumidores probablemente se beneficiarán de la acelerada producción en masa de estas maravillas eléctricas.

Tiempos de carga más cortos significan menos tiempo de inactividad para los conductores, lo que hace que los EV sean una opción más atractiva para largas distancias y uso intensivo. También significa menos necesidad de planificar y programar los tiempos de carga, lo que aporta una gran comodidad”, corrobora el experto en motorización de la International Drivers Association.

¿Otro beneficio extra? Con tiempos de carga del coche eléctrico de apenas 10 minutos los EV podrían convertirse en el nuevo estándar por defecto a la hora de comprar un vehículo nuevo, acelerándose así muy mucho la transición hacia un futuro neutro en carbono.

Estaremos atentos.

Y además te puede interesar...