El trabajo en la sombra de Jack Doohan en busca de un asiento en la Fórmula 1

Publicado el

Contenido

Jack Doohan quiere llegar a la Fórmula 1. Y esta cuestión es un arma de doble filo. Se podría decir en este punto que Doohan está en la misma posición que tantos otros, ya que la categoría reina es tan atractiva como restrictiva. El efecto embudo entre las categorías de formación y la clase reina es tan salvaje que muy pocos consiguen superar esa barrera. Jack está haciendo todo lo posible por ser el siguiente en flanquear esta frontera.

De hecho, Doohan se la ha jugado a una carta, a la espera de que un posible terremoto en la parrilla de la Fórmula 1 de cara a 2025 le permita conseguir una siento. Este año ha renunciado a tener un programa deportivo paralelo a su condición de piloto reserva del equipo Alpine. Ni ha querido otra temporada en Fórmula 2 ni ha aceptado la oferta de la firma francesa para competir en el WEC. El hijo de Mick Doohan tiene un objetivo entre ceja y ceja.

La escalera de Jack Doohan

Pese a que su padre es una estrella de las dos ruedas, Jack Doohan inicio su carrera en karting gracias al influjo de Michael Schumacher. Tras ganar el Campeonato de Australia de Karting en dos ocasiones, dio el salto al Campeonato Europeo CIK-FIA y al Mundial. Quemada esta etapa, Doohan fue reclutado por el Red Bull Junior Team, convirtiéndose en integrante del programa de jóvenes pilotos de la marca de bebidas energéticas.

Con los colores de Red Bull disputó la Fórmula 4 británica en 2018 de la mano de Arden, con tres victorias, una docena de podios y un quinto en la general. Además, disputó también varias citas de la Fórmula 4 de Italia y Alemania, en este caso con Prema. La buena respuesta de Jack le sirvió para competir en 2019 tanto en la F3 asiática como en la Euroformula Open. Las dos campañas siguientes formó parte de la parrilla de la Fórmula 3.

Jack Doohan
Jack Doohan ha disputado dos temporadas completas de Fórmula 2 tras salir subcampeón de la Fórmula 3 en 2021.

Especialmente positiva fue su campaña con Trident en la Fórmula 3 en 2021, ya que salió subcampeón del certamen. De hecho, esta misma temporada disputó las últimas dos citas de la Fórmula 2, todavía bajo el paraguas de Red Bull. Sin embargo, sus dos campañas en la llamada antesala de la Fórmula 1 han sido de la mano de Alpine tras su fichaje por la firma francesa en 2022. Tras un primer año positivo con Virtuosi Racing, en 2023 fue tercero del campeonato con el equipo británico.

Un 2024 alejado de los focos

Con una progresión positiva, aunque sin un gran título que la respalde, Jack Doohan afrontaba este 2024 con la necesidad de dar otro paso más. Tanto es así que el australiano ha optado por renunciar a otra campaña en la Fórmula 2 y ha desestimado otras oportunidades con el único objetivo de centrarse en la Fórmula 1. Una apuesta arriesgada, sin duda, sobre todo por el calibre de las ofertas que ha tenido encima de la mesa.

De hecho, Jack Doohan ha tenido una propuesta firme para competir a tiempo completo en la IndyCar este año. Y aún más importante, ha contado con el convencimiento de Alpine de integrar al piloto australiano en su programa en el WEC. Tanto es así que la marca francesa tenía el objetivo de reunir a Mick Schumacher y Jack Doohan en uno de los dos LMDh con los que compite en el WEC y en las 24 Horas de Le Mans. La negativa de Doohan ha impedido que los dos amigos se reúnan.

Jack Doohan
Jack Doohan no tiene este año ningún programa deportivo abierto tras terminar su etapa en la Fórmula 2.

Durante ciertas fases del programa de desarrollo del Alpine A424 se dio casi por sentado que tanto Jack Doohan como Victor Martins iban a formar parte del proyecto en resistencia de Alpine. Nada más lejos de la verdad. Doohan ha optado por centrarse exclusivamente en su rol como piloto reserva de la marca en Fórmula 1, con el claro convencimiento de estar así más cerca de tener un asiento titular. El resultado, Doohan está viviendo un 2024 de mucho trabajo, pero en la sombra.

El trabajo ‘gris’ de Jack Doohan

En esta decisión de Jack Doohan, el piloto australiano está completando sesiones maratonianas en el simulador de Alpine. Un trabajo gris, pero a sus ojos rentable, que además es precursor de momentos más estimulantes. Para muestra el reciente test de dos días que Jack ha llevado a cabo en el circuito de Zandvoort con el Alpine A522, el monoplaza de la temporada 2022 de la marca. Doohan ya tuvo la oportunidad de pilotar el A521 en febrero, en Barcelona.

El Alpine A522 no es un monoplaza ajeno a Doohan, ya que tuvo la oportunidad de pilotar este mismo coche tanto en el GP de México como en el GP de Abu Dhabi de 2022. El australiano disfrutó de las dos sesiones de libres que Alpine y el resto de equipos deben otorgar a lo largo de la temporada a jóvenes pilotos por dictamen de la FIA. En Zandvoort, con más tiempo en pista y menos presión, Doohan ha podido adquirir nuevas sensaciones.

Jack Doohan
Jack Doohan ha rodado durante dos jornadas con el Alpine A522 -de 2022- en Zandvoort.

El programa de prueba de Alpine continuará el próximo mes en Austria y aunque todavía no se ha anunciado qué piloto se subirá al A522 en el trazado del Red Bull Ring, se espera que Jack Doohan tenga la oportunidad de repetir a sus mandos. Premio justo será a la decisión de no tener programa deportivo alguno para centrarse en su papel como piloto reserva de Alpine. Otra cuestión es que esta apuesta termine por salirle bien al bueno de Jack.

Buenas sensaciones en Zandvoort

De momento, Jack Doohan ha terminado bastante satisfecho con este test en Zandvoort: «Fue increíble volver a pista con el Alpine A522 y pilotar el coche por primera vez en un circuito tan especial como Zandvoort. Hemos pasado dos días fantásticos y ha sido una oportunidad increíble tener la pista para mí solo. Correr con la nueva ‘era’ del coche ha significado un test muy importante que creo que le ha dado al equipo la oportunidad de aprender, algo que yo también he logrado»

«Logramos evitar el mal clima ambos días y tuvimos un buen desempeño, por lo que sólo me queda agradecer al equipo todo su arduo trabajo para que esto fuera así. Estoy agradecido por todo su apoyo y dedicación en el periodo previo a saltar a pista y durante el test. Espero volver a la pista con ellos muy pronto» ha añadido un Jack Doohan que tras este test ha puesto rumbo a Mónaco para acompañar al equipo en la cita en el Principado.

Jack Doohan
Jack Doohan dio sus primeros pasos en las fórmulas de promoción de la mano de Red Bull.

Porque a pesar de todo, este test en Zandvoort supone un punto ‘discordante’ en la rutina de Jack Doohan, focalizada en el trabajo en el simulador situado en la sede de Alpine y en su presencia en todos los Grandes Premios para empaparse de conocimientos a la par que pueda llegar a sustituir a Esteban Ocon o Pierre Gasly si cualquiera de los dos pilotos sufre un contratiempo. Todo en un escenario donde su apellido al final tiene ciertas implicaciones.

La presión del apellido Doohan

Aunque está claro que el apellido Doohan está vinculado de manera inequívoca al mundo del motociclismo, al final como le pasa a tantos otros pilotos que son hijos, sobrinos o nietos de pilotos de talla mundial, llevar el apellido Doohan pesa. Y no es para menos si tenemos en cuenta el legado de Mick Doohan. El piloto australiano disputó un total de 141 Grandes Premios en la clase reina del Mundial de Motociclismo, siendo uno de los grandes iconos del mundo del motor.

A lo largo de su trayectoria, Mick Doohan logró 57 victorias, 98 podios, 59 poles y 47 vueltas rápidas en la categoría reina del Mundial de Motociclismo, aunque estos guarismos sólo son la llave de los cinco títulos consecutivos de 500cc que logró Mick entre 1994 y 1998 de la mano de Honda. Un lustro de éxitos en el que Mick sólo estuvo lejos del podio en diez Grandes Premios de los 71 que se disputaron.

Jack Doohan
Mick Doohan logró cinco títulos consecutivos de 500cc en el Mundial de Motociclismo.

Si bien nada tiene que ver el Mundial de Motociclismo con la Fórmula 1, Jack ha tenido que convivir con el apelativo de ser ‘el hijo de Mick Doohan’. Quizá por eso Jack está decidido a poner todos los huevos en la misma cesta y está empujando para conseguir un asiento titular en la temporada 2025 de Fórmula 1. El escenario no es el mejor, pero si lo consigue tendrá la oportunidad de empezar a escribir su propia historia.

Sobre el autor

Fernando Sancho Gadea

Sanitario de vocación, redactor casi por ‘accidente’. Apasionado del mundo del motor, sobre todo si huele a competición. Comencé siguiendo la Fórmula 1 desde pequeño y acabé disfrutando de la esencia de muchas otras categorías, hasta tal punto de hacerlas mías. He tenido la suerte de cubrir en directo Grandes Premios de Fórmula 1 y de MotoGP, rallies del WRC y pruebas del WTCC, del DTM y del WEC. Este mismo año he podido debutar en las 24 Horas de Le Mans, por lo que mi único sueño por cumplir es poder informar de un Dakar en directo, desde el desierto.
Y además te puede interesar...