Suzuka no fue la única parada en Japón del show de Red Bull

Publicado el

Contenido

Max Verstappen y Sergio Checo Pérez fueron protagonistas junto a los pilotos de AlphaTauri de un divertido evento con minicamiones en Tokyo donde debían realizar todo tipo de pruebas con unas reglas bien distintas a las que están acostumbrados en la Fórmula 1

Max Verstappen fue sobrado de principio a fin del Gran Premio de Japón. Pole con medio segundo de ventaja respecto al segundo y victoria el domingo por casi una veintena de segundos. Suzuka fue sin duda territorio de ‘Mad Max’. Sin embargo, el show del de Red Bull fue más allá del mero trazado y viajó a Tokyio junto al resto de pilotos de la familia austriaca. 

Los pilotos de Red Bull y AlphaTauri protagonizaron un divertido espectáculo con los camiones Kei. Se trata de unos diminutos vehículos utilitarios de plataforma plana suelen transportar montones (bastante pequeños) de mercancías por las estrechas calles de las ciudades y pueblos de todo Japón.

Show de Red Bull en Tokyo

Cuatro pilotos competitivos y un atrezzo elaborado eran suficientes para tener otra cita de las llamadas (Un)Serious Series, donde por cierto, el mejor que se maneja no es otro que Yuki Tsunoda, que fue el ganador de las dos pruebas ya realizadas en Miami y en Spielberg. Reunidos para la batalla en el Estadio Ariake de Tokio, Max, Checo y Liam eran muy conscientes de la actual hegemonía de Yuki. Los retos eran tan exigentes como derribar unos bolos de gran tamaño. Nada habitual para un piloto cuyo objetivo es romper el cronometro vuelta tras vuelta en un circuito cerrado.

Ganó el hermano mayor

Lo sorprendente (y decepcionante) para los fans del ídolo local es que la pareja formada por Verstappen y Pérez fue la que se alzó con el triunfo en las divertidas pruebas. Celebrando la victoria, Checo dijo: «Ha sido un día muy divertido, es genial formar parte de la familia Red Bull, ya que tenemos la oportunidad de participar en un montón de eventos locos en todo el mundo. Ojalá los camiones Kei tuvieran más carga aerodinámica (risas)».

Su compañero Max añadió: «Ante todo, es importante mencionar que por fin hemos ganado el desafío. Ha sido divertido conducir los camiones Kei  aunque todavía no he encontrado el DRS. Ha sido una buena preparación para la carrera de este fin de semana, tengo un montón de recuerdos especiales de Suzuka, mi recuerdo favorito es, por supuesto, ganar el campeonato aquí y también conducir en mi primera sesión de entrenamientos oficiales, en una pista como esta, no fue lo más fácil, pero es algo que recordaré siempre».

Show Red Bull en Tokyo

El buen rollo a pesar de quedarse sin sitio

Una de las noticias más destacadas que salieron a la luz antes del inicio del GP de Japón fue la oficialización de la alineación de pilotos de AlphaTauri para 2024. Yuki Tsunoda será otro año la punta de lanza del proyecto de los de Faenza con Daniel Ricciardo al otro lado del box.

Esta decisión deja de lado al combativo Liam Lawson, que a pesar de realizar solo cuatro carreras con el equipo, ya ha dejado destellos de calidad que evidencian que tiene talento para estar en la parrilla. Desgraciadamente para el neozelandés, lograr puntos en tan solo su tercera carrera no fue suficiente y deberá esperar más para que llegue su oportunidad. 

Pero en el evento de Tokyo no se respiró nada de malos rollos compartiendo la acción con Tsunoda, sino todo lo contrario. “El momento culminante fue la carrera del final, apilando algunas cajas, y en el camino de vuelta Yuki hizo un giro agresivo para el que yo no estaba preparado y caí sobre él, y lo dejé en punto muerto. Así, los últimos 50m más o menos, fue sólo en punto muerto, en el limitador a través de la línea”, comentó Lawson. 

Show de Red Bull en Tokyo

Por su lado, Yuki fue el gran aclamado por parte de los aficionados japoneses y explicó como empezó a conocer el mundo de los camiones Kei: «Conduje kei-camiones un par de veces cuando tenía 18 años. Mi abuelo tenía uno para jardinería. El camión tenía el tamaño perfecto, encajaba a la perfección y era divertido de conducir, muy controlable y afilado”, finalizaba.

Sobre el autor

Oriol Muñoz Morera

Y además te puede interesar...