De la Sprint a la pole del GP de China sólo hay una estación: Max Verstappen

Publicado el

Contenido

El formato de este GP de China ha dibujado un sábado cargado de emociones. De la carrera al Sprint a la clasificación para la carrera del domingo sin solución de continuidad. Dos escenarios distintos, pero en los que la estrella es la de siempre: Max Verstappen. El piloto neerlandés que salía cuarto en la Sprint ha remontado con cierta facilidad para lograr la victoria. Horas después, sin despeinarse, ha sumado otra pole. Cinco de cinco en este inicio de la temporada 2024 de la Fórmula 1.

En clave española, sábado de contrastes de una u otra forma. Fernando Alonso y Carlos Sainz se han enzarzado en una dura batalla en la Sprint que no ha terminado demasiado bien para ninguno de los dos. En el segundo acto, Alonso ha firmado su mejor clasificación del año y saldrá tercero mañana. Sainz, tras un error de pilotaje en la Q2, tendrá que remontar si quiere pelear por los puestos del podio en este GP de China.

Ni respeto ni galones

Si algo ha dejado claro la primera Sprint de la temporada es que, en una carrera a 19 vueltas, sin tener que cuidar -en exceso- los neumáticos, no hay ni respeto ni galones. Max Verstappen se ha llevado la victoria, como casi siempre, pero ha tenido que remangarse para adelantar primero a Fernando Alonso y luego a Lewis Hamilton, toda vez que Lando Norris ha cedido varias posiciones en la salida.

Tampoco ha habido demasiado respeto entre los dos pilotos españoles de la parrilla. El duelo entre Fernando Alonso y Carlos Sainz sólo ha tenido un beneficiado, Sergio Pérez. El mexicano, sin necesidad de hacer un gran esfuerzo, ha superado a ambos para acompañar tanto a Max Verstappen como a Lewis Hamilton en el podio. Mientras tanto, la ganancia ha sido más bien escasa para los nuestros. Y no estamos hablando precisamente de los puntos.

GP de China
Max Verstappen ha tenido que adelantar a Fernando ALonso y Lewis Hamilton para ganar la Sprint.

Fernando Alonso ha sufrido un pinchazo tras el toque con Carlos Sainz que le ha llevado a pasar por boxes para finalmente terminar retirándose. Por su parte, el madrileño ha perdido posición también con Charles Leclerc y en su intención por recuperar el terreno perdido ha tenido otro encontronazo, en este caso con su compañero de equipo. ¿El reparto de culpas? Casi es lo de menos, ya que las consecuencias se han extendido más allá de la propia Sprint.

¿Qué desea? Un panel de comisarios fijos

La maniobra entre Fernando Alonso y Carlos Sainz ha sido investigada tras la Sprint y aunque el enfrentamiento entre los dos pilotos españoles no ha sido nada que no se haya visto decenas de veces, los comisarios han decidido imponer una sanción de 10 segundos a Alonso -sanción que no vale para nada con su abandono- y la resta (o suma) de 3 puntos en su carnet de piloto (superlicencia). El asturiano ya acumula 6 en el periodo de los 12 últimos meses.

Más allá de lo cuestionable de la decisión -y no es la primera vez-, quizá va siendo momento de instaurar un panel de comisarios fijos que, con sus defectos y virtudes, mantengan un criterio que a todas luces ahora no existe. Sin querer entrar en quién ha tenido la culpa de qué en este duelo con sabor patrio, lo que sí parece evidente es que batallas de perfil similar esta misma temporada se han resuelto con un «ha tocado balón, sigan».

GP de China
Fernando Alonso ha vuelto a ser víctima de la inconsistencia de los comisarios de la Fórmula 1.

De hecho, en la misma Sprint que este GP de China el duelo entre Carlos Sainz y Charles Leclerc no ha distado mucho de lo visto entre los dos pilotos españoles. Sin embargo, como todo queda en casa el incidente se ha resuelto sin investigación y con un más que probable tirón de orejas al madrileño a puerta cerrada por parte de Ferrari. Pese al gran inicio de temporada de Sainz, muy superior a Leclerc hasta la fecha, el español no deja de tener fecha de caducidad en Maranello.

Camino a la clasificación del GP de China

Entre unas cosas y otras, Alonso y Sainz no han tenido el mejor acercamiento a la clasificación. Mientras que en Red Bull han podido celebrar la victoria de Max con doblete en el podio y en Mercedes sacar pecho con el segundo lugar de Lewis Hamilton, los dos pilotos españoles han tenido que pasar por comisarios y sus mecánicos revisar sus monoplazas en busca de algún problema. De hecho, los mecánicos de Aston Martin han tenido que reparar los daños en el suelo del AMR24.

Eso sí, una vez que ambos se han puesto el casco y han bajado la visera han demostrado que están hechos de otra pasta. Alonso porque ha sido capaz de reponerse para firmar su mejor clasificación del año. Sainz para dar la vuelta a un error de bulto en la Q2 que casi le deja fuera de juego y salvar una posición que, sin ser idónea, le permite mañana luchar por cosas importantes. En jornadas tan intensas como las de hoy, sobrevivir es casi la tarea más difícil.

GP de China
El público chino tenía ganas de Fórmula 1 y más con Guanyu Zhou como parte de la ecuación.

Y no hay que irse muy lejos para comprobarlo. En una situación inversa a la que han vivido los dos pilotos españoles, Lewis Hamilton encaraba la clasificación cargado de confianza. El podio logrado en la Sprint dejaba al británico en una situación perfecta para firmar un gran sábado en este GP de China. Nada más lejos de la realidad porque, aunque por manida la frase de que todos los detalles cuentan, no deja de ser una verdad tan grande como la mastodóntica estructura de la tribuna del circuito de Shanghái.

El ‘ying y yang’ de Lewis Hamilton

En ese sentido, Lewis Hamilton ha vivido en sus carnes los dos polos de la existencia, el ‘ying y yang’ del piloto. Tan pronto estaba en el podio de la Sprint como ha caído eliminado en Q1 de forma incomprensible. Y es el único adjetivo posible puesto que George Russell, sin grandes alardes, se ha colado en Q3 y le ha dado para terminar octavo, su posición natural una vez que sacas de la ecuación a los dos pilotos de Red Bull, Ferrari, McLaren y a Alonso.

Un tropezón considerable para Lewis Hamilton que tendrá que afrontar la carrera principal de este GP de China a la contra, desde el fondo de la parrilla. Saldra 18º, sólo por delante de Yuki Tsunoda y Logan Sargeant, que en su periplo por la presente temporada nos ha regalado otro trompo de los que no acaban en accidente porque las escapatorias son amplias. En lo que respecta a Hamilton, se antoja un duro trago.

GP de China
Lewis Hamilton ha visto las dos caras de la moneda en el sábado del GP de China.

En defensa, si la tiene, del ocho veces campeón del Mundo, Sergio Pérez se ha quedado a 48 milésimas de correr la misma suerte que Lewis Hamilton. Un susto que ha llevado al piloto mexicano a poner las orejas tiesas y apretar los dientes en Q2 y Q3 para terminar a estela de su compañero de equipo. Lo mínimo que se le pide a ‘Checo’ en una fase de la temporada en la que los contratos están en juego y de sus actuaciones depende su futuro.

Un buen susto para Carlos Sainz

Quizá todavía con el run-run de la Sprint en la cabeza y de lo que se ha podido vivir de puertas adentro en Ferrari, Carlos Sainz también ha tenido su particular momento de drama en la Q2. Apenas había comenzado la sesión cuando el piloto madrileño se ha ido largo en la última curva. Como resultado ha pisado la grava, ha trompeado y ha acabado golpeando las barreras de la parte interior de la recta.

La suerte ha estado del lado de Sainz, ya que el toque con las protecciones ha sido a relativa baja velocidad, suficiente como para romper el alerón delantero, pero insuficiente para dañar otros puntos de la carrocería, el alerón trasero, la suspensión o el chasis. Con la bandera roja que el mismo había provocado como aliada, Carlos ha logrado volver al box, regresar a pista una vez reiniciada la Q2 y conseguir uno de los preciados billetes para la Q3.

Como es lógico, el Ferrari SF-24 del español no estaba en plena facultades y la Q3 no ha sido fácil para Carlos Sainz. Con todo, un sábado que podía haber sido totalmente aciago para sus intereses se ha quedado en una jornada negativa, pero que al menos abre las puertas a cerrar el GP de China con mejores sensaciones. Sainz ha terminado séptimo, por lo que saldrá desde el lado limpio de la parrilla en busca de remontar.

Con la pole de Verstappen, así queda la parrilla

El acto final de la clasificación del GP de China ha tenido un guion predecible, dicho sea de paso. Entre otras cosas porque Max Verstappen ha logrado la pole con solvencia -ya tiene el esperado repóker-. El piloto neerlandés ha batido por 322 milésimas a Sergio Pérez, dando así forma a una primera línea 100% Red Bull. La nota positiva la ha puesto un Fernando Alonso que ha logrado ser tercero tras firmar una gran clasificación. Segunda del fin de semana, puesto que su ‘Shootout’ también fue notable.

Fernando Alonso saldrá así en la segunda línea de la parrilla junto a Lando Norris. Ya en la tercera fila de salida de este GP de China aparece la figura de Oscar Piastri, lastrado quizá también en su último intento tras pisar la grava de la última curva. Maldito invento del demonio esa grava que antes era ‘AstroTurf’ y que ahora complica la vida a los pilotos. Quizá lo de los límites de pista se soluciona con más medidas así.

GP de China
Sergio Pérez saldrá en primera fila de parrilla del GP de China junto a Max Verstappen.

A la par de Oscar Piastri arrancará Charles Leclerc, ambos por delante de un Carlos Sainz que como decimos ha salvado los muebles con una séptima plaza que puede saber a poco, pero que dadas las circunstancias tiene su valor. George Russell, Nico Hülkenberg y Valtter Bottas han sido los otros tres pilotos presentes en la Q3, aunque especialmente los dos últimos no han tenido empuje suficiente como para dar una sorpresa mayor que el hecho de colarse en la última ronda de la clasificación.

Sobre el autor

Fernando Sancho Gadea

Sanitario de vocación, redactor casi por ‘accidente’. Apasionado del mundo del motor, sobre todo si huele a competición. Comencé siguiendo la Fórmula 1 desde pequeño y acabé disfrutando de la esencia de muchas otras categorías, hasta tal punto de hacerlas mías. He tenido la suerte de cubrir en directo Grandes Premios de Fórmula 1 y de MotoGP, rallies del WRC y pruebas del WTCC, del DTM y del WEC. Este mismo año he podido debutar en las 24 Horas de Le Mans, por lo que mi único sueño por cumplir es poder informar de un Dakar en directo, desde el desierto.
Y además te puede interesar...