Sensaciones: Peugeot 208 GT 130 CV, el verdadero valor del anillo

Publicado el

Contenido

Cuento. Un chico preguntó a su maestro qué hacer para que lo valorasen más. El anciano respondió que no podía ayudarle salvo que él le prestase antes auxilio urgente. Le entregó al muchacho un anillo y le dijo: «Véndelo. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, no aceptes menos de una moneda de oro».

Era día de mercado. Cuando el muchacho mencionaba la moneda de oro y la cifra, algunos se reían y otros le aseguraban que una moneda de oro era demasiado por el anillo. El joven regresó. «Maestro», dijo. «Lo siento. No creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo». «Eso es», le respondió el maestro. «Debemos conocer primero el verdadero valor del anillo. Pregúntale al joyero cuánto te da por él, pero no se lo vendas independientemente de cuánto te ofrezca».

El joyero le dijo al chaval que no podía darle más de cincuenta y ocho monedas de oro por su anillo. El joven corrió emocionado a casa del maestro, que sonrió y le dijo: «Tú eres como ese anillo: una joya única. Solo podría evaluarte un verdadero experto. ¿Por qué vas por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?» Y volvió a ponerse el anillo.

El 208 GT te hará feliz

Algunos amigos argumentan que hay coches mucho más baratos que el 208 GT Puretech de 130 CV. Intento explicarles que el conjunto de prestaciones, calidad percibida, respuesta del motor y espíritu deportivo lo colocan entre lo mejor que lo mejor. Hay rivales magníficos, pero este coche te hará feliz.

La tecnología PureTech está diseñada para intentar reducir hasta una cuarta parte el consumo de combustible y las emisiones de CO2 sin perder prestaciones. El secreto está en el peso reducido del motor, más compacto, que permite mantener un comportamiento vivo y ágil.

Pequeño coctel de impresiones

Es imposible contarlo todo, pero hagamos un pequeño cóctel contando lo que más me ha impresionado. El 208 es atractivo, desde fuera parece que te llama para que te metas en él. En general, los Peugeot están entre los coches generalistas y los prémium (palabra que se escribe así, con tilde, aunque nadie lo haga). Están un peldaño más arriba. Este coche experimentará un lavado de cara dentro de no mucho tiempo, pero sigue pareciendo moderno y rabiosamente deportivo. Su visión frontal es muy impresionante porque dos faros extra en forma de paréntesis hacen parecer que el auto tiene colmillos. La versión GT con 130 caballos acelera de 0 a 100 en menos de 8,7 segundos. Alberga a cuatro pasajeros muy cómodamente sentados o a cuatro y un niño en el centro del asiento trasero.

Las llantas, impactan: aleación, 17 pulgadas y un color negro con aroma inconfundible a competición. La dirección es muy firme y precisa y la suspensión es claramente dura, pero eso no quiere decir que sea incómoda. Simplemente, como conductor notas que vas sentado en un asiento que te sujeta, que no habrá bamboleo.

Destilado ‘racing’

El volante, pequeñito y achatado por los polos, también huele a carreras. Y la estrella es EAT8, que no es un robot ni una aplicación. Es una transmisión automática. En realidad, deberíamos decir que el coche es automático y, al mismo tiempo también semiautomático. La segunda posibilidad es la que elegimos cuando decidimos no ir en automático sino acariciar dos levas junto al volante con la yema de los dedos, para ir cambiando de marcha.

Este cambio de las palanquitas, que realmente es manual, tiene nada menos que ocho velocidades. Las levas son fijas, lo que agradecemos mucho quienes hemos conducido coches que las llevaban giratorias, solidarias con el volante. En la consola central hay un mando pequeño y discreto para elegir entre marcha atrás, directa, punto muerto y parking. Es un mando de movimiento lineal, adelante y atrás. Esto es lo ideal, mucho mejor que los mandos de ruedecita, que en algunos coches me parecen peligrosos porque es fácil pasarse girándolos con la mano y salir hacia atrás cuando queríamos ir hacia adelante o viceversa.

Corazón indomable

El motor no eléctrico más potente de la gama 208 es este sobrealimentado de 130 caballos, 1.200 centímetros cúbicos y solamente tres cilindros. Etiqueta C.

Tanto el hecho de ser un coche de gasolina como el de huir de la moda de los SUV, que lo está invadiendo todo y llenando las carreteras de coches que parecen gotas o pelotitas, le aportan carácter y singularidad.

Como otros automóviles del segmento, el 208 GT Puretech de 130 caballos es más utilizable porque tiene tres posibilidades de configuración de su electrónica: los modos eco, normal y sport. El consumo homologado WLTP es de 5,6 litros a los 100 kilómetros.

El ciclo WLTP es un sistema fiable de medición de emisiones y consumos que afecta a todos los coches que se venden en el mercado.

Pero el pequeño Peugeot 208 de hoy tiene otro valor difícilmente medible en ninguna tabla numérica con decimales.

Y es que consigue que te gusten los coches.

Ficha Técnica Peugeot 208 GT 1.2. PureTech

Modelo Peugeot 208 GT 1.2 PureTech
Cilindrada 1.199cc
Potencia 130 CV a 5.500 rpm
Par 230 Nm a 1.750 rpm
Peso 1.240 kg
Longitud 4055 mms.
Anchura 1745 mms.
Altura 1.430 mms.
Volumen Maletero 309 / 1.106 litros (asiento abatido).
Aceleración 0 a 100 km/h 8,7 seg.
Velocidad máxima 208 km/h
Consumo WLTP 5,2 L/100
Emisiones CO2 por km 122 gr
Pegatina ecológica C

Sobre el autor

Rafa Cerro

Pionero de la radio del motor en España. Empezé en 1985 en Antena 3 Radio, con el mítico programa En Marcha: 38 años probando coches para usted. Un placer, porque representa el privilegio de toda una vida en contacto con lo último de la tecnología. Estar en Solo Auto también es un honor, especialmente después de haber dirigido el Solo Moto semanal.
Y además te puede interesar...