Sensaciones: KIA EV9, (p)robamos el coche de Rafa Nadal

Publicado el

Contenido

El tenista de Manacor Rafa Nadal lleva ya muchos años como embajador global de KIA. En el transcurso de este tiempo este ganador de 22 Grand Slams ha sabido adaptar su juego a los condicionantes de su físico. Gracias a esta constante evolución, su trayectoria tiene una permanencia que ya es legendaria.

Siguiendo esta misma filosofía, KIA no cesa en su evolución permanente, que le lleva a la realización de modelos como el nuevo SUV eléctrico que nos ocupa, el EV9, y que ya hemos probado… sin el permiso de Rafa. ¡Vamos!

El éxito de KIA

KIA continúa con la línea de éxitos comerciales que empezó en España hace casi dos años.

A punto de terminar el presente ejercicio, la marca coreana es la segunda más vendida del mercado total nacional, con una cuota del 7% y unas ventas próximas a las 60.000 unidades que ya suponen un crecimiento considerable respecto a 2022 incluso antes de terminar este curso.

La clave de este éxito estriba en la capacidad de transmitir calidad y tecnología que sus modelos han conseguido en los tiempos más recientes. De un modo tan fulgurante que han logrado mejorar la percepción del público hacia sus productos hasta niveles máximos.

Sus coches electrificados –que iniciaron su camino aquí en 2012, y que dieron un gran salto cualitativo en 2018 con la tercera generación del e-Soul y del e-Nirosuponen más del 60% del conjunto de sus ventas en nuestro país. Una cifra muy por encima (un 15%) de la cuota de esta clase de coches en España.

Pero a estas cifras, que suponen toda una declaración de principios por su parte. Y, especialmente, una apuesta decidida por la movilidad sostenible. Se suma el propósito de este fabricante de dar un paso más. Incluso de subir un peldaño en la empinada escalera del reconocimiento por cuya cúspide pelean a brazo partido los constructores europeos de las firmas más consolidadas en la batalla por el segmento premium de las ventas.

Puedo, pero no quiero

Y así, en este ejercicio de coherencia, llega el lanzamiento más importante para KIA de este año: el nuevo EV9, con el propósito de convertirse en el buque insignia de la marca en el campo de la electrificación.

Con este coche, un SUV premium sin ningún tipo de complejos, KIA lanza un órdago a los players históricos que tradicionalmente han tenido todo el protagonismo en esta parte tan suculenta del pastel comercial. Pero aunque este EV9 lleva tecnología premium, la marca no quiere ser eso: premium. Ni lo pretende.

Excepto el KIA Picanto, todo el catálogo de la marca tiene su versión electrificada, con siete propuestas en el campo de los MHEV (micro-híbridos), tres en el de los HEV (híbridos), cinco en el de los PHEV (híbridos enchufables) y tres en el de los EV (100% eléctricos).

El EV9 sigue la senda trazada desde el EV6, el primer eléctrico de KIA nacido en 2018 desde una plataforma inicialmente pensada para ese tipo de energía motriz. Dos modelos que está previsto que “sólo” estén disponibles en esa alternativa.

Grandeza minimalista

De nuevo, la apuesta por un diseño sobrio y sostenible se hace realidad en un coche grande, muy grande (más de 5 metros de largo). Y ancho, muy ancho (casi dos metros), lo que combinado con una gran distancia entre ejes (más de 3 metros), permite un espacio interior enorme. Un espacio que a su vez permite disponer de tres filas de asientos… perfectamente utilizables.

Dato este último, muy importante, puesto que permite el alojamiento de 6 o 7 ocupantes. Y una capacidad de transporte superlativa gracias al maletero de 333 litros, que puede llegar a crecer hasta los 2.393, más el espacio que nos proporciona el maletero frontal.

Pero la cifra más espectacular del KIA EV9 es su autonomía. Hasta 505 kms, según la homologación WLTP. Y algo aún más trascendente: una carga ultrarrápida y sencilla para recuperar del 10% al 80% de la batería en 24 minutos. En casa (con el enchufe doméstico gratuito que forma parte del equipamiento de serie) o en una estación pública.

Y si utilizamos un cargador de 800 voltios nos aseguran desde KIA que podremos obtener una autonomía garantizada de 223 kilómetros en tan solo 15 minutos.

La tecnología es la principal pata sobre la que se sostiene el KIA EV9, un SUV eléctrico contundente, rotundo, de gran capacidad, que lleva dos motores eléctricos de 141 kW con una batería de 99,8 kWh de tecnología de cuarta generación desarrollada por la propia marca. Por cierto, emplea el sistema Plug & Charge.

El nuevo KIA EV9 dispone de la función V2L (vehicle-to-load). Es decir, del vehículo a la carga y que permite cargar objetos como ordenadores portátiles, accesorios de acampada, teléfonos, luces, etc, con una potencia máxima de 3,68 kW.

Más adelante está previsto que el sistema de carga V2G (vehicle-to-grid). Es decir, del vehículo a la red y que permita incluso devolver electricidad a la red energética.

Un coche muy eco-friendly

La fabricación de este KIA EV9 cuenta con unos interiores confeccionados con hasta diez materiales reciclados distintos, que reducen el impacto medioambiental al tiempo que ofrecen la máxima comodidad y aportan una elegancia sublime al habitáculo.

Entre estos materiales quisiera destacar los asientos producidos con un cuero vegano, elegante y de tacto agradable. Un material que sustituye al habitual cuero natural (o artificial), que suele usarse para los asientos de esta clase de coches. De este modo se reduce el tratamiento de piel de origen animal y se produce una huella de carbono inferior.

También es de agradecer la incorporación de alfombras fabricadas con redes de pesca recicladas del fondo de los océanos, que se vuelven a aprovechar de forma inteligente. Y unos acabados elaborados con plástico reciclado de botellas de PET y fibra de lana.

Tecnología al servicio de las personas

A la tecnología y un diseño sostenible, KIA le suma un tratamiento preferencial a la experiencia del usuario, como pudimos comprobar en la prueba dinámica que tuvimos ocasión de realizar.

Tras asistir a un auténtico máster sobre las múltiples funciones –infinitas diría yo– que se pueden realizar desde su ‘puesto de control’. Lo primero que impacta en este coche son, evidentemente, sus dimensiones externas. Y, en este sentido, el asistente de aparcamiento remoto RSPA 2.0 –mucho mejor en esta versión que en la precedente– a través de la llave del coche supone un gran alivio en el momento de ‘calzar’ el coche en determinadas plazas de parking.

No sólo conseguiremos meter el coche con una solvencia superior a la propia habilidad al volante, sino que nos ahorraremos el riesgo de desollarnos la piel al intentar bajar del coche entre paredes, columnas, otros vehículos aparcados y demás trampas más propias de los juegos del televisivo concurso ‘Humor Amarillo‘, que de las dificultades de la movilidad cotidiana.

La conectividad del KIA EV9 es más que amplia, enorme. Tanto, que de entrada puede asustar a los nacidos en la era analógica. Pero una vez superado el susto digital inicial que una charla tan densa como la que recibimos no hace sino acrecentarlo. Uno entiende que el universo que nos aparece desde el cuadro de mandos es muy intuitivo. Solo es cuestión de tiempo, y pretender entenderlo todo de golpe y porrazo es tan utópico como pretencioso.

El EV9 de KIA es el primer coche de la marca que puede actualizarse on-line, a través de la aplicación KIA Connect Store. Una app que no solo nos permitirá ir incorporando novedades en el campo del entretenimiento, sino también adaptar los cambios que vayan surgiendo en los cinco modos de conducción que permite, y el comportamiento dinámico sobre tres superficies predeterminadas (nieve, barro y arena).

Bolas nuevas al servicio

Cuando subimos al coche –tras haber accedido al mismo a través de su llave convencional o por medio de la llave digital instalada en nuestro teléfono móvil para ser compartida con otros dos usuarios– sorprende el aspecto limpio, nítido, minimalista de su interior, parecido al del EV6.

Sólo la combinación de botones digitales con otros físicos –totalmente ocultos– y las tres pantallas que nos aparecen rompen con esta impresión. La de 11’3 pulgadas destinada al clúster de opciones, la de 5’3 para controlar el sistema de climatización y la de 12’3 para gobernar las alternativas de info-entretenimiento.

Las dos primeras filas de asientos pueden disponer del sistemaRelaxation’, que da masajes a sus ocupantes; además de disponer de ventilación y de calefacción, a gusto y necesidad del usuario.

Próximamente este coche ofrecerá la opción de disponer de retrovisores digitales, una alternativa que no estaba en la unidad que probamos.

Una vez en marcha este coche destaca por su potencia. Pero, sobre todo, por lo silencioso que resulta su funcionamiento. Ello es posible en primer lugar gracias a su excepcional coeficiente aerodinámico, de 0’28. Un CX muy bajo especialmente si tenemos en cuenta las dimensiones del coche probado.

Pero esto también se consigue gracias al tratamiento de la gran superficie acristalada de este SUV, a la utilización masiva de aislantes acústicos. Pero, sobre todo, al empleo de neumáticos de baja resistencia en combinación con el uso de llantas de 19 pulgadas.

Si tenemos en cuenta que este coche lleva frenos regenerativos, la menor necesidad de refrigeración de este elemento no condiciona tanto el diseño de las llantas como sucedería en un coche térmico de características semejantes. Esta ventaja no solo permite disponer de unas llantas más ligeras, más aerodinámicas (al no necesitar de tantos agujeros para la refrigeración de los frenos, ahorra turbulencias entorno a las ruedas) en harmonía con el conjunto del diseño del coche.

Ventaja al resto

En marcha el comportamiento dinámico del KIA EV9 recuerda mucho al de los SUV más prestigiosos del mercado. Al ser tan grande, y con una batería tan voluminosa, pudiera pensarse antes de poner el coche en movimiento que su desenvoltura en carretera pudiera parecer ‘patosa’. Nada más lejos de la realidad.

Obviamente el KIA EV9 no es un deportivo, aunque ofrece sensaciones muy agradables. Al tener la batería situada en el centro-bajo del coche, con un peso de casi 600 quilos, más los diferentes sistemas de protección de las mismas, la sensación de aplomo y seguridad es permanente. Incluso en una conducción alegre por carreteras más o menos sinuosas… aunque no sea este el mejor hábitat para este coche.

La aportación de la suspensión multi-brazo tiene una importante responsabilidad en la obtención de esta percepción. Y la alternativa de poder desconectar automáticamente el eje delantero también incide en la voluntad de una conducción más ágil.

En la prueba dinámica pudimos verificar positivamente las opciones de conducción autónoma de nivel 3 que permite el EV9 de KIA.Y también la tranquilidad que transmite el planificador de rutas avanzado, tan útil en el caso de vehículos totalmente eléctricos, como es el caso.

Rotundamente KIA

En KIA saben que el EV9 puede ser un modelo que ‘tire’ del resto de la gama eléctrica. No será un coche de volumen, puesto que esperan vender unas 700 unidades al año, mayormente a través de renting (con unas cuotas alrededor de los 850 euros mensuales) y de compra multi-opción.

El EV9 puede ser el coche de los grandes ejecutivos… que no quieren alardear de un coche de casi 90.000 euros en el parking de su empresa… Pese a que este cueste casi lo mismo, y vaya tan bien (o mejor) que lo muy bueno conocido.

De momento, lo ofrecen en un solo nivel de acabado, el Baseline, a la espera de la versión GT Line, que podría llevarse la mayor porción de la tarta.

El precio del nuevo SUV de KIA es de 85.100 euros para la versión de siete plazas, y de 86.200 para la de seis. Ambas incluyendo tres años de mantenimiento oficial, y sin considerar los descuentos y subvenciones que pueda haber en cada momento.

Ficha Técnica KIA EV9

Sobre el autor

Josep Lluis Merlos

Periodista, como Tintin. Cuando empecé a publicar (con 13 años) mis crónicas en la revista Motociclismo, yo quería dar la vuelta al mundo, subirme a la luna en un cohete rojo y blanco y viajar hasta el Tibet en moto. Un día me llevaron a Montjuic, olí la gasolina y me enamoré. Allí fue la primera vez de casi todo. Y aquí sigo, casi 50 años después, escribiendo y hablando de coches y motos, tras haber pasado por unas cuantas revistas, periódicos, emisoras de radio y cadenas de televisión. He visto centenares de carreras en todos los circuitos, pistas, carreteras y desiertos de todo el mundo. Y me siguen gustando tanto como aquel primer día. Pero lo del cohete aún lo tengo pendiente.
Y además te puede interesar...