Sensaciones: BMW iX3, una máquina del tiempo

Publicado el

Contenido

Cuando éramos niños de cinco años, allá por el 70, creíamos que los BMW volaban. Nos lo había dicho un chico mayor tomándonos el pelo al vernos, embelesados, mirando a través de la ventanilla del conductor preguntándonos “¡A ver a cuánto corre!”.

BMW iX3

Nosotros creíamos que los automóviles corrían a tanto como marcaba el máximo de su velocímetro. Si no, para qué iba a estar ese número ahí…

Un día apareció aparcado en la calle del colegio, que estaba en el paseo de La Habana, una zona cara, un BMW 1800 New Class y el chaval mayorcito, al ver cómo yo babeaba, me dijo: “Vuela. Cuando no lo ve nadie, el conductor le da a un botón que pone las ruedas horizontales y de ellas sale la energía que le hace volar”. Aquello sonaba coherente, teniendo en cuenta que Iron Man (un personaje nacido en 1963 y con serie propia desde 1968) volaba de la misma manera: emitiendo chorros de energía.

La ilusión continúa intacta

Subamos a la máquina del tiempo y comprobaremos que la ilusión sigue siendo ilusión medio siglo después. Cincuenta y tres años después (hace dos semanas), probando para Soloauto.net el BMW iX3, un niño de unos nueve años no paraba de preguntarme si era cierto que ese coche no llevaba una gota de gasolina. Y no pude evitar recordar todo esto.

Pensar que BMW no vende coches, sino ilusión, y ha demostrado con este modelo que piensa seguir seduciendo como nadie en la era eléctrica. Entre los eléctricos, el BMW iX3 destaca en comodidad, acabado, prestaciones, seguridad de marcha, recuperación de energía… Pero, sobre todo, es un objeto para admirar. Un placer para los cinco sentidos o casi. Un invento para gourmets.

Omnipresente sensación de que cada cosa ha llevado tiempo y mimo, de que todos los materiales y ajustes son los mejores. Un tacto especial que, desde luego, cuesta dinero… pero que todos los aficionados al automóvil pagaríamos si pudiéramos. Cincuenta años después, hemos entrado en el territorio de unos automóviles que no emiten humo ni hacen prácticamente ruido, pero seguimos soñando con la misma marca.

BMW iX3

La ausencia de ruido, mi argumento definitivo

Todavía otro curioso episodio. Estoy parado con el BMW iX3 en una zona azul del barrio madrileño de Prosperidad, esperando a alguien, y un grupo de adolescentes me desafía: los chicos dicen que el coche no es un eléctrico. Argumentan que sigue llevando en el morro los dos famosos riñones, las dos grandes entradas frontales de aire típicas de BMW.

Bajo del auto y les muestro que son solamente ornamentales, que por ahí no entra aire. Les enseño que no hay un motor térmico debajo del capó y añado un “Es que, sin esos riñones, no parecería un BMW». Al final, los convenzo de que se trata de un eléctrico por la ausencia de ruido del motor. Son muy aficionados. Les explico que, por supuesto, no existe ralentí.

BMW iX3

Cuando empezaron a desarrollarse los eléctricos, nuestro mundo cambió mucho. Tanto, que se modificó casi todo: los precios a pagar por los coches (generalmente, más caros), nuestra manera de conducir (para que las baterías duren), nuestra manera de repostar (que ya no se llama repostar sino recargar…), nuestra forma de planificar los viajes…

En cuando a los fabricantes, optaron por electrificar coches que ya tenían o por diseñar coches directamente eléctricos. Con el iX3, BMW ha hecho lo primero: en lugar de parir y desarrollar desde cero un coche nuevo, ha electrificado un BMW X3. Ese coche con motor de explosión es la base del BMW iX3 que hoy probamos.

Según informa la fábrica, el tiempo de recarga en una toma de 11 kW dura siete horas y media. Por el contrario, si lo conectamos a una toma súper rápida de 150 kW, el auto será capaz de recuperar del 0 al 80% en apenas 34 minutos.

BMW iX3

Con el X3 como base

Sus llantas son más ligeras que las de un BMW X3 y tan eficaces aerodinámicamente que hacen aumentar la autonomía según especificación WLTP, que la casa anuncia como de 461 kilómetros. En realidad, yo hice 370 kilómetros y conduciendo con moderación, pero hay que tener en cuenta que el marcador no muestra la autonomía en el cuadro de mandos, sino una memoria de conducción del piloto anterior. Unos hacemos muchos más kilómetros que otros con un eléctrico. Si el anterior aceleró mucho, o si no utilizó las recuperaciones, cuando yo me siento el coche hace un cálculo más bajo de lo que queda. Realmente, no se trata de autonomía sino de previsión de autonomía.

Muy importante: el BMW X3i es lo que la gente llama erróneamente un coche de tracción trasera. Erróneamente, porque ‘tracción’ implica tirar y desde atrás no se tira, se empuja. O sea: es un coche de propulsión. Con un único motor de 286 caballos conectado al eje trasero. Un motor conectado a una batería de 74 kWh de capacidad y un sistema de tracción total.

Para nada aburrido

Hace diez años, la gente identificaba eléctrico con aburrido. Nada más lejos de la realidad. En este caso, lo más llamativo del BMW iX3 es cómo se mueve, gracias a un centro de gravedad muy bajo. Con las baterías instaladas en el suelo y el motor eléctrico en el eje posterior, el centro de gravedad baja mucho respecto a un BMW X3 convencional. Así que los más fanáticos seguidores de la imagen deportiva de BMW de toda la vida no se verán decepcionados: se divertirán. Aunque supongo que muchos echarán de menos el sonido del motor.

El coche nos anima a divertirnos, especialmente cuando seleccionamos el modo Sport, que cambia varios parámetros de comportamiento como la entrega de potencia (hay tres modos: Sport, Comfort y Eco Pro). Si a eso unimos los acabados, los materiales y los ajustes BMW, lo único que puede echarnos atrás es el precio. Si podemos comprarlo, sabremos que el desembolso ha sido gastado en lo mejor: en ilusión.

BMW iX3

Ficha Técnica BMW iX3

Carrocería y tipo de coche: SUV 100% eléctrico
Número de puertas: 5
Motor: Eléctrico
Potencia: 286 CV
Par máximo: 400 nm
Transmisión: Automática
Propulsión: Trasera
Autonomía homologada WLTP: 461 kilómetros
Longitud/anchura/altura: 4,73/1,89/1,67 metros
Capacidad del maletero: 510 litros

 

 

Sobre el autor

Rafa Cerro

Pionero de la radio del motor en España. Empezé en 1985 en Antena 3 Radio, con el mítico programa En Marcha: 38 años probando coches para usted. Un placer, porque representa el privilegio de toda una vida en contacto con lo último de la tecnología. Estar en Solo Auto también es un honor, especialmente después de haber dirigido el Solo Moto semanal.
Y además te puede interesar...