Semana Europea de la Movilidad 2023: Tendencias a futuro

Publicado el

Contenido

Aprovechando la celebración de la Semana Europea de la Movilidad 2023, la revista ‘Fulls d’Enginyeria’ (‘Hojas de Ingeniería’), recopila las que a su forma de ver son las tendencias más destacadas del sector y que, con toda probabilidad, irán a más en un futuro no muy lejano.

Una nueva edición de la European Mobility Week o Semana Europea de la Movilidad ya está aquí. Su leitmotiv no es otro que promover hábitos de movilidad más sostenibles, seguros y saludables, como son los desplazamientos a pie, en bicicleta, en transporte público o en vehículo eléctrico, así como visualizar los posibles cambios en el uso del espacio público, mejorar la calidad del aire y la reducción de la contaminación. Arrancará en más de 3.000 ciudades y 50 países, entre ellos el nuestro, del 16 al 22 de setiembre. Y tendrá como eje vertebrador la eficiencia energética.

Pues bien, la revista ‘Fulls d’Enginyeria‘ (‘Hojas de Ingeniería’), la publicación digital elaborada desde la Asociación de Ingenieros Industriales de Cataluña (AEIC) y el Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña (COIEC) para difundir la actualidad del mundo de la ingeniería en su concepto más amplio, ha recogido las 5 tendencias más destacadas del sector y que, con toda probabilidad, irán a más en un futuro no muy lejano.

1. Vehículos eléctricos, conectados y autónomos

Cada vez existen más marcas que desarrollan vehículos eléctricos. De hecho, a día de hoy es difícil hallar un fabricante sin que tenga en su catálogo un modelo eléctrico. Según los últimos datos del anuario de la Movilidad Eléctrica, existen 325.675 coches eléctricos e híbridos enchufables circulando por nuestras carreteras. De hecho, casi 9 de cada 10 usuarios (el 85,9%) con vehículos eléctricos dispone de un punto de recarga en su casa. Por desgracia, los puntos de recarga públicos siguen siendo a día de hoy más bien escasos. Han aumentado, pero continúan siendo insuficientes. De hecho, el Goboerno estima que a 2023 nuestra red vial necesitaria 45.000 puntos de recarga.

De ahí que este sea un campo de negocio para miles de empresas y comercios españoles en el futuro.

Los vehículos conectados también compartirán espacio con los eléctricos y son los que incorporan cualquier clase de dispositivo telemático para conectarse a internet, optimizar sus trayectos y disminuir el consumo. Estos modelos, por cierto, tienen como base la IA (Inteligencia Artificial), IoT (el Internet de las cosas, en inglés), macrodatos, sensores y plataformas, entre otras tecnologías.

Según el informe «La movilidad sostenible del futuro y su impacto sobre los ODS«, citado por ‘Fulls d’Enginyeria‘, se estima que en 2025 circularán en todo el mundo más de 500 millones de vehículos de este tipo. Aseguran que esto salvará alrededor de 11.000 vidas y nos ahorrará 400.000 toneladas de CO₂ al año.

Además, cabe destacar que la industria de los vehículos autónomos continúa creciendo de forma imparable. Y su papel a medio y largo plazo será cada vez más importante. No en vano, se estima que la próxima década, el 40% del kilometraje por carretera lo podrán realizar vehículos autónomos.

2. Digitalización y aplicaciones de movilidad compartida

La digitalización ha sido un factor clave en el desarrollo y éxito de las aplicaciones de movilidad compartida. Algunas de las formas en que ésta se ha integrado en esta área según explican la Asociación de Ingenieros Industriales de Cataluña (AEIC) y el Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña (COIEC) son, por ejemplo, las plataformas de reserva y pago online de servicios de transporte o el uso de la tecnología GPS para localizar vehículos disponibles, como coches, bicicletas o patinetes eléctricos, y planificar itinerarios o mostrarlos en un mapa en tiempo real.

Igualmente, las aplicaciones que ofrecen integración con los servicios de transporte público también permiten a los usuarios planificar viajes multimodales que combinen diversas opciones de transporte, como coches compartidos y bicicletas. Además, las empresas de movilidad compartida utilizan el análisis de datos y la inteligencia artificial para predecir la demanda, optimizar los servicios y mejorar la experiencia del usuario.

Esto puede incluir algoritmos para determinar los precios dinámicamente según demanda y oferta. Por tanto, podemos afirmar que la digitalización continuará transformando la forma en que las personas acceden y utilizan los servicios de movilidad compartida.

3. Planificación urbana para ciudades sostenibles

La movilidad en las ciudades sostenibles busca minimizar el impacto ambiental, reducir la congestión del tráfico y mejorar la calidad de vida de los residentes. Pues bien, según apunta el artículo en ‘Fulls d’Enginyeria‘, las ciudades sostenibles promouven las inversiones en sistemas de transporte público eficientes y accesibles, reduciendo la dependencia de vehículos privados. Y es en ese contexto, que los coches compartidos, patinetes eléctricos y bicicletas compartidas son opciones viables; ayudando a reducir problemas asociados como la congestión y la contaminación.

De igual modo, una adecuada planificación urbana es crucial para el desarrollo de esta movilidad sostenible. Esto incluye la concentración de viviendas y servicios en torno al transporte público, así como la creación de zonas mixtas para la vida y el trabajo para reducir los desplazamientos.

Los sistemas de gestión de tráfico inteligente, por supuesto, también ayudan a optimizar la circulación de los vehículos y reducir la congestión. Esto puede incluir semáforos adaptativos, sensores de tráfico y coordinación de vehículos conectados.

4. Micromovilidad

La micromovilidad o movilidad urbana a pequeña escala implica el uso de vehículos ligeros y generalmente eléctricos para viajes cortos dentro de una ciudad o área metropolitana. Estos vehículos son una alternativa a los automóviles tradicionales y se utilizan para desplazamientos de distancias cortas o moverse por áreas urbanas congestionadas.

Los patinetes eléctricos son algunos de los vehículos de micromovilidad más típicos en las ciudades actualmente y se alquilan comúnmente mediante aplicaciones móviles. Las bicicletas compartidas y eléctricas son también buenas alternativas.

Los programas de bicicletas compartidas, por ejemplo, permiten a las personas alquilar bicicletas por un corto período de tiempo y dejarlas en estaciones designadas en toda la ciudad.

5. Electrificación del transporte de mercancías de último kilómetro

Ésta quinta y última iniciativa, la electrificación del transporte de mercancías de último kilómetro, resulta clave para reducir el impacto ambiental y hacer que las operaciones logísticas sean más sostenibles en las zonas urbanas y periféricas.

La electrificación en este ámbito, según cuentan la Asociación de Ingenieros Industriales de Cataluña (AEIC) y el Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña (COIEC), es una práctica que implica la sustitución de vehículos diésel o gasolina por vehículos eléctricos u otros medios de transporte de bajas emisiones en las etapas finales de entrega de mercancías en las ciudades. ¿Los principales beneficios de esta tendencia? La reducción de emisiones; mejorando así la calidad del aire en las ciudades y reduciendo por consiguinete el impacto ambiental del transporte de mercancías.

Por otro lado, los vehículos eléctricos también reducen los costes operativos, debido al menor coste de la electricidad frente a otros combustibles.

Eso sí, para que esto funcione debe desarrollarse una infraestructura de carga adecuada para los vehículos eléctricos que incluya puntos de recarga en lugares de entrega y estaciones de carga rápida en las áreas urbanas. De esta forma las empresas de logística pueden optimizar las rutas y las prácticas de entrega para hacerlas más eficientes y sostenibles.

Y además te puede interesar...