SEAT 1400, el León de hace 70 años

Publicado el

Contenido

El 13 de noviembre de 1953 salió de la línea de montaje de SEAT en la Zona Franca de Barcelona el primer 1400, un modelo cuyo espíritu elegante e innovador sigue vivo 70 años después en el nuevo SEAT León.

Este 2023 está siendo un año muy especial para SEAT. Y es que, además de conmemorar los 30 años de vida de la fábrica de Martorell, la compañía española está festejando sus siete décadas de historia produciendo vehículos.

La línea de montaje de SEAT se inauguró el 5 de junio de 1953, saliendo de ella el 13 de noviembre de ese mismo año su primer modelo: el SEAT 1400. Desde entonces, la firma del Grupo Volkswagen ha fabricado más de 20 millones de vehículos. Y solo en la actual planta de Martorell se han producido más de 12 millones de vehículos de un total de 45 modelos.

Hoy en día, SEAT está más en forma que nunca, como lo demuestran sus espectaculares (y de récord) resultados financieros. No en vano, ha presentado un beneficio operativo de 501 millones de euros impulsada por el éxito de CUPRA y gracias a la contribución de la marca SEAT, que entre enero y septiembre de 2023 ha entregado un total de 221.700 vehículos, un 21,6% más respecto al mismo periodo del año anterior.

De igual modo, la compañía, la única que diseña, desarrolla, fabrica y comercializa automóviles en nuestro país, está invirtiendo 3.000 millones de euros para afrontar una transformación industrial, organizativa y cultural para pasar de la combustión a la electricidad.

Con el SEAT 1400 empezó todo

El primer vehículo fabricado por SEAT ofrecía una estética atractiva, con un diseño exterior inspirado en los vehículos americanos de la época. Sin ir más lejos, la parte trasera era redondeada y muy elegante, con unas luces traseras de forma cónica. Asimismo, fue uno de los primeros modelos en introducir en el mercado los parabrisas curvos de una sola pieza, y el sistema de calefacción.

Por otro lado, el SEAT 1400 ofrecía un rendimiento más que suficiente para su uso, principalmente orientado a ser un vehículo oficial para las autoridades estatales, así como para prestar servicio público como taxi.

En buena parte gracias a su depósito de combustible de 48 litros, que le otorgaba un rango de autonomía significativo, gracias a su consumo de combustible de 10,5 litros a los 100 km. De igual modo, equipaba un motor de cuatro cilindros con 1.395cc de cilindrada, unido a una transmisión manual de cuatro velocidades, que desarrollaba una potencia máxima de 44 CV sobre el eje trasero propulsor rígido, que incorporaba el diferencial. Así, el SEAT 1400 podía alcanzar una velocidad máxima de hasta 120 km/h.

La carrocería, unida al chasis

El SEAT 1400 fue uno de los primeros vehículos en Europa en utilizar una carrocería autoportante —entonces denominada “pontón”—, en lugar de chasis separado con carrocería atornillada. El chasis incorporaba muelles helicoidales en la suspensión trasera, para generar un efecto elástico que proporcionaba un mayor confort, y ballestas longitudinales semi-cantilever, que actuaban como tirantes o brazos de empuje, y servían para otorgar al modelo una mejor estabilidad antibalanceo.

Por su parte, una barra Panhard se encargaba del posicionamiento transversal del eje. Esta configuración era muy moderna para su tiempo.

Desde 1953 a 1954 SEAT fabricó 1.345 unidades de aquel primer 1400. Pero aquello solo fue el comienzo. No en vano, la familia 1400 continuó creciendo con la introducción del 1400 A en 1954, el 1400 B en 1956 y el 1400 C en 1960, junto con una serie de versiones especiales —carrocería familiar, comercial y hasta furgoneta—.

Mejor con cada versión

Con cada versión, se incorporaron mejoras de rendimiento y diseño, lo que ayudó a consolidar su posición en el mercado y a hacer crecer a SEAT como marca.

El SEAT 1400 colaboró, sin lugar a dudas, en el gran crecimiento de la compañía. Aunque las cifras iniciales de producción fueron pequeñas, a finales de 1954 se habían entregado 959 unidades y, un año después, la producción anual se acercaba ya a las 3.000, con casi el 100 % de componentes de origen nacional. En 1956 se fabricaron 7.000 vehículos, y un año después se llegó a los 10.000.

Al final de su comercialización, se habían vendido 98.978 unidades y SEAT había garantizado su posición en el mercado, y en la historia de la automoción en España. Pues bien, 70 años después, el espíritu y legado del primer coche de la firma sigue muy presente en el nuevo SEAT León, uno de los coches más avanzados que hayan salido nunca de las líneas de producción de la empresa en sus instalaciones de Martorell.

Del 1400 al León: la evolución del automóvil

El diseño ha evolucionado tanto como las necesidades de los clientes han cambiado. En los años cincuenta prevalecía el uso de los cromados, los faros delanteros redondos de gran tamaño, los discretos pilotos traseros, o las sinuosas y elegantes curvas de los grandes paneles de chapa. Hoy, por el contrario, prima el trabajo conjunto entre ingenieros y diseñadores para maximizar la aerodinámica, la seguridad, el dinamismo, la visibilidad, y el confort.

El SEAT León aporta una estética más limpia y definida, con una iluminación completamente de LED de gran alcance y luz blanca para no agotar la vista, una gran habitabilidad sin comprometer el tamaño exterior, y donde no se perciben los muchos dispositivos tecnológicos escondidos a lo largo y ancho de la carrocería.

En el interior, las butacas corridas han dado paso a unos asientos envolventes capaces de hacer cómoda la conducción a lo largo de muchos kilómetros, manteniendo siempre el cuerpo pegado al asiento para priorizar la seguridad.

Asimismo, el maletero del SEAT 1400 era grande, pero la rueda de repuesto ocupaba gran parte de su volumen. Hoy, el suelo más profundo del SEAT León, y los huecos específicos para la rueda de repuesto —minimizada o de tamaño original—, así como para el subwoofer del sistema de sonido, ofrecen una capacidad de maletero mucho más amplia para el escaso voladizo de su carrocería.

Si es necesario más espacio, la versión familiar Sportstourer ofrece hasta unos increíbles 620 litros —470 en el e-hybrid, por la disposición de las baterías—.

Mismo cubicaje, gran evolución

En cuanto a la evolución de la mecánica, 70 años han dado para mucho. La normativa de emisiones, ruidos, seguridad, y la facilidad de conducir actualmente coches con buenas prestaciones, culmina con el eficiente SEAT León con tecnología híbrida enchufable y 204 CV de potencia.

Sin embargo, los motores térmicos del SEAT 1400 y del León e-HYBRID comparten su cubicaje de 1.395 cc. Una gran similitud, aunque con una enorme evolución. Y es que el motor actual 1.4 TSI de 150 CV (110 kW) se combina con otro eléctrico de 115 CV (85kW), implementado dentro de la caja de cambios automática DSG, permitiendo al SEAT León desplazarse con electricidad y sin emisiones locales hasta 64 km.

SEAT León, el compacto de referencia

Cuatro son las generaciones que lleva el León como modelo y es, sin duda, un pilar fundamental para SEAT. Disponible tanto con carrocería 5 puertas como familiar Sportstourer, el SEAT León se erige como el compacto de referencia por sus cualidades dinámicas, su atractivo diseño, un habitáculo grande y moderno, y por la tecnología que incorpora en cuanto a confort, conectividad y seguridad.

¿Más motivos? Cuenta con hasta cuatro tipos de propulsores diferentes para adaptarse a cualquier tipo de necesidad de los clientes: motores de gasolina TSI, diésel TDI, híbrido eTSI con etiqueta medioambiental ECO gracias a su tecnología Mild-Hybrid de 48 V, e híbrido enchufable e-hybrid con etiqueta CERO emisiones.

Esta última versión, por cierto, combina un motor de gasolina 1.4 TSI de 150 CV (110 kW), con otro eléctrico de 115 CV (85 kW) y, en conjunto, ofrece un total de 204 CV (150 kW) de potencia y 350 Nm de par máximo, situándose como la versión más potente de la gama León. Todo ello combinado con una caja de cambios automática de doble embrague DSG de seis velocidades. Gracias a su batería de alto voltaje de 13 kWh de capacidad ofrece entre 25 y 29 g/km de emisiones de CO2, quedando así exento del pago del impuesto de matriculación.

Por cierto, dispone de hasta 64 km de autonomía en modo 100% eléctrico y presenta un consumo medio de entre 1,1 y 1,3 litros cada 100 km.

Más posibilidades que nunca

El SEAT León brinda a los pasajeros más posibilidades para incluir su vida digital tanto dentro del vehículo como fuera del mismo. No en vano, ofrece cuadro de instrumentos Digital Cockpit con pantalla de 10,25 pulgadas, sistema de info-entretenimiento con pantallas de 8,25 y 10 pulgadas, y soluciones de conectividad como el Full Link inalámbrico (Android Auto y Apple CarPlay) y SEAT Connect, desde la que obtener datos de la nube, o gestionar algunas de sus funciones en remoto desde el teléfono móvil.

La versión híbrida enchufable, además, permite controlar la carga de la batería de alto voltaje o el climatizador de tres zonas.

Asimismo, el SEAT León integra algunos de los sistemas de asistencia a la conducción más avanzados del mercado, entre los que destacan el control de crucero adaptativo y predictivo, el asistente de frenada automática de emergencia con reconocimiento de peatones y ciclistas, el asistente de mantenimiento en el carril, o el asistente de viaje, que aporta una conducción semi-autónoma de Nivel 2, entre otros.

El SEAT León se ha diseñado y desarrollado en el Centro Técnico que SEAT S.A. tiene en la sede de Martorell, Barcelona, y se produce en dicha fábrica.

 

Lo dicho. Hoy, el SEAT León materializa el espíritu del SEAT 1400, y muestra la evolución de la marca.

 

Y además te puede interesar...