Ricciardo y un regreso a la casilla de salida necesario

Publicado el

El australiano Daniel Ricciardo no ha tardado ni media temporada en volver a tener un hueco en la parrilla de la F1 gracias al despido fulminante de Nyck De Vries en las filas de AlphaTauri.

Ahora bien, podemos afirmar sin mucho miedo a equivocarnos que el plan no era volver cinco años más tarde a una estructura de la que salió en busca de un proyecto para él.

El problema para Ricciardo es que no tenía otra salida que regresar al entorno Red Bull, ese que le formó y en el que creció hasta tal punto que muchos veíamos en él un potencial campeón del mundo. Sin ir más lejos, fueron muchas las informaciones que lo colocaban en Ferrari para ser el nuevo líder de los de Maranello. Sin embargo, sus andaduras fuera de los de Milton Keynes fueron un calvario que solo hizo que truncar su figura y su estatus en el ‘Gran Circo’. Hasta tal punto que tan solo podía haber encontrado hueco en los peores equipos de la actualidad, sin nada esperanzador.

El proyecto de líder, fallido

Porque a pesar de que en Renault tampoco fue un desastre, no fue tan diferencial respecto a Hülkenberg como en un principio cabía esperar. Además, fue el propio ‘Aussie’ el que no tuvo paciencia con el proyecto. Solo un año más tarde de fichar por los de Enstone, firmó un nuevo contrato para vestir los colores de McLaren. Le parecía más ambicioso pero a la larga la jugada le salió claramente mal.

En Woking se encontró con sus dos peores años desde que llegó a la F1 y coincidir con un piloto del talento de Lando Norris no ayuda en absoluto. El primer año, 2021, se vio superado por 45 puntos pero la victoria de Monza, su primera tras dos años de sequía, maquilló las malas sensaciones. Pero lo de la temporada pasada fue insostenible. Soló consiguió 37 puntos mientras que su compañero logró 122. La eterna sonrisa del paddock se convirtió en una cara de circuntanscias constante e irreconocible.

Así pues, la marcha de Red Bull para ser un líder de un proyecto se puede catalogar tranquilamente de fracaso. Con Verstappen al lado era muy difícil triunfar y el tiempo le ha dado la razón a Ricciardo: el binomio del neerlandés con los austriacos está siendo sencillamente imparable. Pero él tampoco ha podido estar a la altura de las circunstancias.

¿Algo que perder?

El camino le ha devuelto al punto de origen y mucha gente critica que opte por volver en un monoplaza como el AlphaTauri. El entorno no tiene nada que ver comparado con el que se encontró en Toro Rosso en 2012. O quizás no tanto. En su primera etapa en el equipo B esperaba la oportunidad de subir con los mayores y su proyección indicaba que así iba a ser. Ahora, con 34 años, quizás no tenga tantas papeletas pero la verdad es que Sergio Checo Pérez las está pasando canutas en Red Bull y cada vez hay más dudas de su continuidad. La relación del mexicano con el equipo no es la mejor y los resultados respecto a los de Max son muy pobres a medida que avanza el campeonato.

Los tiempos de Ricciardo en los test de Pirelli fueron extremadamente competitivos”, dijo Horner. Con Yuki Tsunoda al lado, no lo tendrá nada fácil para destacar ya que el japonés está cuajando su mejor temporada hasta la fecha. Además el coche, el AT04, es claramente la decepción de la campaña.

¿Qué puede hacer con el peor monoplaza de la parrilla? Muchos creen que es una pérdida de tiempo pero la verdad que volver después de estar mucho tiempo parado suele ser una faena. Así que si logra resultados importantes con un ‘hierro’, ¿por qué no puede tener una segunda oportunidad en lo más alto?

Opinión

Oriol Muñoz Morera

Viviendo el sueño de dedicarme al periodismo deportivo. Mi día a día está en la redacción de Mundo Deportivo siguiendo todo tipo de deporte, aunque sin duda mi gran pasión es el olor a gasolina. Con la suerte de haber trabajado en el terreno, sigo con la voluntad de aprender y crecer día a día con el mundo de las carreras a mi lado. Aún queda mucho para ver la línea de meta y solo queda dar gas.
Leer más
Más posts de Opinión