Renault Rafale, el nuevo buque insignia “made in Spain” que llega este 2024

Publicado el

Contenido

El nuevo Renault Rafale es lo último de la firma francesa. Un SUV Coupé que se posiciona en el segmento de la alta gama, y que supone una apuesta por el cada vez más cotizado segmento D. Está llamado a ser un coche familiar, con una línea deportiva y a bordo de la máxima tecnología de la marca del rombo.

Un buque insignia pensado para todo tipo de usos y con unas cualidades a la altura para largos viajes gracias a su consumo reducido. El Rafale será además otro de los modelos “Made in Spain” de Renault, que se producirá en la planta de Palencia junto con el Espace y el Austral. 

Hemos podido conocer la última novedad de Renault en su presentación en Sevilla y estas son nuestras impresiones después de una exhaustiva prueba al volante de uno de los modelos más importantes para esta marca en los últimos tiempos.

Un SUV de alta gama fabricado en España

El segmento D de vehículos de gran tamaño lleva un cierto tiempo en auge en Europa. Su demanda ha crecido un 2% en los últimos años, mientras que otros segmentos como el de las berlinas continúan desangrándose. La gente quiere SUV y Renault lo sabe. Es por ello que cuenta con hasta tres modelos en el cotizado segmento C-SUV como el Austral, Arkana y Espace; el renovado Captur como estrella en el B-SUV y ahora en el segmento D se incluyen el Symbioz y el nuevo Renault Rafale.

El Renault Rafale será el tercer modelo de la firma del rombo que se produzca en España. Lo hará en la factoría de Palencia junto con el Espace y el Austral, ya que comparten plataforma, la CMF-CD. Se le unirán muy pronto el Captur y el Symbioz, dejando a nuestro país como uno de los lugares estratégicos del Grupo Renault en la fabricación de sus modelos híbridos. Ello permitirá que cualquiera de estos modelos tenga unos plazos de entrega muy reducidos para los clientes españoles, con una media de tan solo 11,4 días desde la llegada de las piezas hasta que se hace la entrega final.

El Renault Rafale estrena línea de diseño, y lo cierto es que entra por los ojos.
El Renault Rafale estrena línea de diseño, y lo cierto es que entra por los ojos.

Nuevo lenguaje de diseño

El Renault Rafale presenta el nuevo lenguaje de diseño de la firma del rombo y lo cierto es que es un coche que entra por los ojos. Destaca por su calandra con pequeños rombos con efecto 3D, donde en función de la perspectiva podremos ver el color interior. Todo ello envuelve de una forma elegante el emblema central de Renault. Los faros delanteros tienen un diseño alargado y estilizado y cuentan con tecnología matricial LED. Debajo en posición vertical se encuentra con forma de flecha, los grupos ópticos que hacen de luz diurna.

Continuando la línea lateral se observan líneas de tensión que tratan de reforzar la presencia deportiva del Rafale. Detrás se observa la caída coupé de hasta 17º que acaba con un gran spoiler que según el acabado podrá ir en contraste con la carrocería. El pico de pato del portón del maletero tiene un gran protagonismo a nivel visual, así como los faros traseros también con un diseño interior 3D que de noche se hacen notar. 

Los grupos ópticos traseros se hacen notar de noche con el efecto 3D.
Los grupos ópticos traseros se hacen notar de noche con el efecto 3D.

Interior a la última

El interior del Renault Rafale está protagonizado por las pantallas del sistema de info entretenimiento, y a estas las rodean materiales mullidos y duros en el salpicadero y los paneles de las puertas. El tacto es agradable cuando vamos en marcha. La construcción transmite una sensación de lujo y confort de gama alta, que es precisamente donde quiere posicionarse este Renault Rafale. 

El volante está ligeramente achatado y tiene una forma más bien cuadrada. Un elemento de diseño que no nos disgusta ya que no influye en su practicidad. En él encontramos una botonera física para las funciones del control de crucero, el display… Aparte, el botón para los modos de conducción, y en la parte inferior hay un acabado en alcántara del mismo tacto que el de los asientos. Detrás del aro, cuenta con levas que permiten ajustar la regeneración híbrida. 

Tecnología en el Renault Rafale

El Renault Rafale presenta lo último de la marca francesa en tecnología y conectividad. Incorpora la última actualización del sistema OpenR Link presentado en su momento en el Megane E-tech. Está asociado a Google y a sus funcionalidades más conocidas. Sus comandos de voz por ejemplo funcionan con “Ok Google”, como en cualquier móvil Android. Consta de dos pantallas, una en disposición horizontal de 12.3” que hace las funciones de instrumentación y otra de 12” táctil en formato vertical que es el centro de operaciones del sistema multimedia. 

El interior presenta unos acabados de gran calidad a la altura del segmento.

Empezando por la instrumentación la disposición de la información es agradable, y no satura la vista. A comentar, el hecho de que todo gire en torno al ecosistema de Google, hace que podamos integrar Google Maps en el centro para evitar desviar la mirada hacia el lateral. También cuenta con una pantalla específica para visualizar las asistencias a la conducción cuando circulamos con el control de crucero adaptativo. Incorpora, un Head Up Display de 9.3” para ampliar la información ya disponible en la instrumentación.

La pantalla central táctil resulta fácil de manejar. Es rápida y fiable. No hemos podido notar alguna pulsación en falso a la hora de ir en marcha. Dentro hay un menú principal con las principales funciones y aunque como en todo coche moderno toca hacerse un tutorial, en general debería resultar intuitivo para el usuario promedio. Destaca el menú que muestra en tiempo real el flujo de la energía o el modo de los acelerómetros para ver en tiempo real las inclinaciones del vehículo. El sistema multimedia es compatible con Android Auto y Apple CarPlay tanto por cable como de forma inalámbrica. 

La climatización se encuentra en un módulo aparte justo debajo de la pantalla del sistema multimedia. La botonera física es todo un acierto dentro de la tendencia de otras marcas por integrarlo de forma táctil o en la propia pantalla.

La climatización se encuentra en un módulo separado de la pantalla de 12″ del sistema multimedia.

Equipamiento de seguridad

El Renault Rafale viene equipado con 32 sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS), que se dividen en tres categorías principales: conducción, seguridad y aparcamiento.

Incluye funciones como el control de crucero adaptativo con Stop & Go, advertencia de distancia de seguridad, cámara de visión 360º y asistente de arranque en pendiente.

El asistente de autopista y tráfico proporciona autonomía de nivel 2 en todo tipo de carreteras, combinando control de crucero adaptativo, centrado de carril y datos de geolocalización para una conducción predictiva. En nuestra prueba en autovía pudimos comprobar que el volante es capaz de facilitar el giro en muchas situaciones, aunque en carretera secundaria el guiado de carril no era perfecto.

La instrumentación es minimalista y cuenta con varios modos para visualizar la información.
La instrumentación es minimalista y cuenta con varios modos para visualizar la información.

Además cuenta con frenada de emergencia automática (AEBS) tanto hacia adelante, en cruces y marcha atrás, alerta de ángulo muerto, mantenimiento de carril y alerta de cambio involuntario o detector de fatiga. Para el aparcamiento además de la cámara 360º, incluye ayudas para todos los ángulos, alerta de tráfico cruzado trasero y opción de manos libres.

Los faros delanteros cuentan tecnología Matrix LED con hasta 20 segmentos luminosos que hacen que de noche se “haga de día”. Este sistema ya presente en muchos otros vehículos genera un recorte de sombras en la calzada para evitar deslumbrar a otros usuarios de la vía mientras se ofrece la máxima visibilidad posible en todo tipo de escenarios.

La habitabilidad del Renault Rafale

Las dimensiones del Renault Rafale son las siguientes: 4,71m largo y 1.86m de ancho, y 1,61m de alto. La distancia entre ejes es de 2,74m, la misma que la del Espace. Ello le permite ofrecer una buena habitabilidad a todos sus ocupantes. En las plazas delanteras los asientos de corte deportivo cuentan con calefacción, ajuste eléctrico y lumbar (solo para el conductor). Mezclan un material de polipiel y alcántara reciclada. Como dato: en conducción dinámica el lateral agarra bastante bien. 

En la consola central destaca el mango del hueco portaobjetos, que recuerda a los mandos de un avión por la inspiración de este Rafale en el Renault Caudron, una aeronave que la firma francesa produjo en los años 30 del siglo pasado. Este elemento arrastra consigo la base de carga inalámbrica y en el interior hay hueco para objetos grandes, botellas etc. 

La consola central del Rafale cuenta con numerosos sitios para dejar objetos.
La consola central del Renault Rafale cuenta con numerosos sitios para dejar objetos.

Ahora veamos las plazas traseras. Entre el extremo de la banqueta trasera y el asiento delantero (colocado para una persona de estatura media) hay 303mm, una cifra muy buena que permite que las personas altas no tengan que ir apretadas cual lata de mejillones. Existe un túnel de transmisión central que obligará al usuario de la plaza central a viajar con las piernas un poco abiertas. La caída Coupé de 17º es algo que suele asustar siempre a los pasajeros más altos. En mi caso, que mido 1.80m me faltaba un palmo para llegar al techo y el espacio lateral con el pilar de la puerta también era suficiente. 

En cuanto al maletero ofrece unos generosos 627 litros pero la boca de carga no está a ras. La fila trasera de asientos tiene una proporción 40-20-40 y se pueden abatir para alcanzar hasta 1914 litros. La banqueta central cuenta con un reposabrazos “premium” que permite cargar dispositivos mediante 2 tomas USB-C, dejar bebida o colgar una tablet. Se puede acceder al maletero a través de ella y permite cargar elementos de gran longitud. 

La banqueta central cuenta con un reposabrazos “premium”.

Gama mecánica  

En el apartado mecánico tenemos la motorización E-Tech full hybrid 200, ya presente en el Renault Austral. Consta de un bloque de tres cilindros turbo de 1.2 litros que desarrolla 130 CV. Y un motor eléctrico de 70CV en el eje delantero que hace un total de 200CV.

Para un peso de unos 1.700kg en orden de marcha, la presencia eléctrica resulta fundamental para obtener unos buenos consumos. Renault promete que esta motorización reduce los consumos hasta en un 40% si lo comparamos con un vehículo similar de gasolina. Y es que el Renault Rafale es un coche grande que homologa consumos de utilitario. Concretamente 4,7l/100km según el ciclo WLTP. Una cifra récord para su segmento.

La ruta más larga y completa que pudimos hacer fue desde las Minas del Riotinto hasta el aeropuerto de Sevilla. En total unos 80 km combinando carretera secundaria, autovía y zona urbana donde el consumo fue de 5,5l. Las primeras impresiones indican que aunque las cifras de consumo homologadas siempre son demasiado optimistas, quizá no es una utopía acercarse a las cifras de autonomía de más de 1000km que Renault dice poder hacer con este Rafale. 

Renault Rafale híbrido enchufable

El Renault Rafale contará además con una versión híbrida enchufable de 300 CV y tracción integral 4×4. Su batería de 22 kW/h le permitirán recorrer hasta 100km en modo totalmente eléctrico. Delante, el conjunto mecánico es idéntico a la de la versión de 200CV, solo que el bloque tricilíndrico está potenciado hasta los 150 CV, se mantiene el motor eléctrico de 70CV para el eje delantero y detrás incluye otro propulsor eléctrico de 136 CV.

Su capacidad de recarga máxima es de 7 kW/h lo que permite recargar la batería en algo menos de 3h. El Renault Rafale E-Tech 4×4 300 PHEV homologa un consumo de 0.7l/100km (siempre que la batería esté cargada). Contará con un acabado específico en pintura satinada, llantas de 21” y detalles específicos.

Primeras sensaciones de conducción

Las primeras sensaciones del Renault Rafale han sido positivas. Destacaríamos su potencia en aceleración, la gestión híbrida, el sistema 4Control y el confort general de un vehículo que pretende que el cliente viaje en primera clase.

Si bien 200 CV para un SUV de estas características son más que suficientes, hay que tener en cuenta que la puesta a punto de cualquier híbrido del estilo siempre irá enfocada al confort y a la máxima eficiencia. Es capaz de hacer el 0-100km/h en 8,9 segundos, pero realmente es lo de menos. Desde parado la aceleración inicial es bastante buena para realizar incorporaciones desde una rotonda o salir ágil de un Stop. También las recuperaciones son decentes para realizar adelantamientos en autopista. La importante presencia de la parte eléctrica, recordemos de 70CV, aportan un par instantáneo que ayuda al conjunto a moverse con gran soltura.

Desde parado la aceleración inicial es bastante buena para realizar incorporaciones.

El funcionamiento del sistema híbrido permite jugar con diferentes modos de regeneración según la situación. Su accionamiento se encuentra en las levas del volante y cuenta con cuatro niveles. De menos a más, el más liviano funciona como un modo vela y permite recorrer grandes distancias en llano sin tocar el acelerador.

El segundo da unas sensaciones similares a cualquier otro coche y si no te quieres complicar la vida es el modo que deberías usar. El tercero te permite una conducción más híbrida con un nivel de retención importante, pero es que el cuarto me ha sorprendido mucho. La opción más alta de retención que ofrece un feeling de coche eléctrico donde incluso se puede circular con un solo pedal en entornos urbanos. 

Esta libertad del sistema E-tech para que el usuario pueda gestionar su nivel de eficiencia es todo un acierto. La firma francesa afirma que el Renault Rafale podrá ir en modo 100% eléctrico un 80% del tiempo en entorno urbano. Un dato muy optimista pero que a base de toquetear los modos y por debajo de 70 km/h sí que se exprimir la conducción eléctrica.

A nivel dinámico el Renault Rafale puede contar como opción con la tecnología 4Control, que permite que el eje trasero pueda girar hasta 5º para mejorar la agilidad en baja velocidad y la estabilidad en alta. La firma francesa asegura que gracias a esto el radio de giro es idéntico al de un Clio con un radio de giro de 10,4 m.

Las primeras sensaciones para mi fueron algo extrañas dado que nunca había probado una tecnología similar. La sensación al volante es la de estar girando con la parte trasera, porque de hecho en rotondas y calles estrechas es así. El ratio de giro también es muy directo y es algo que de primeras para un coche de estas dimensiones puede sorprender en algunos cambios de dirección. 

La sensación es que el Renault Rafale es un SUV con un toque deportivo pero orientado al confort.

Con el paso de los kilómetros las sensaciones fueron agradables. Probamos a entrar algo alegres en algunas curvas y el sistema respondía a la perfección en alta velocidad proporcionando una rotación óptima al coche. Aunque en entornos urbanos el Renault Rafale se mueve como pez en el agua para maniobrar, teniendo en cuenta que un coche de estas dimensiones no está pensado para usarse siempre en este terreno, el 4Control es un extra del que se puede prescindir. 

El Renault Rafale monta la misma plataforma CMF-CD que el Austral y el Espace, pero con varios cambios que dotan a este nuevo integrante de la familia de SUVs de un comportamiento algo más deportivo. Para conseguir esto, Renault ha ensanchado 20mm el lateral y 10mm el ancho de las ruedas. El ajuste específico de suspensión reduce en hasta un 10% la inclinación con respecto al Austral y en un 30% la velocidad de respuesta del chasis.

En esta prueba inicial, la sensación es que el Renault Rafale es un SUV con un toque deportivo para diferenciarlo del resto de la gama y ofrecer unas buenas prestaciones dinámicas al cliente más exquisito. Sin embargo el tacto del coche en conducción dinámica está muy orientado al confort. Los modos de conducción (Eco, Confort, Sport y Personalizado) cambian el mapeo electrónico del acelerador y la sensación de retención pero no la dureza de la dirección o la suspensión. La estabilidad de la plataforma es correcta, la mordida del freno también (más si se combina con modos de regeneración altos) y en definitiva el Renault Rafale es un coche pensado para hacer carretera con una comodidad premium.

El Renault Rafale pretende que sus ocupantes viajen en primera clase.
El Renault Rafale pretende que sus ocupantes viajen en primera clase.

El Renault Rafale está llamado a competir (según la propia marca) con modelos como el Alfa Romeo Tonale, el Volvo XC60, el Volkswagen Tiguan, el BMW X2, el DS 7, el Skoda Kodiaq, el Hyundai Santa Fe o el Peugeot 5008. Sus buenas prestaciones, el equipamiento tecnológico, el confort de marcha y sobre todo los bajos consumos, son uno de los principales argumentos con los que Renault pretende acaparar el codiciado segmento D.

El nuevo buque insignia de la marca francesa ya ha recibido más de 500 pedidos. Las primeras entregas de la versión de 200CV se realizarán a lo largo de este mes de junio y habrá que esperar hasta después del verano para la opción PHEV 4×4 de 300CV. Su precio con las ofertas de lanzamiento parte desde los 41.820 euros para la versión de acceso “techno” y 46.185 euros para el acabado “esprit Alpine”.

Ficha técnica Renault Rafale

Dimensiones (mm) 
Exteriores 
Longitud                      4.710            Anchura*                     1.866
Altura                          1.613              Batalla                          2.738
Voladizo delantero      942Voladizo trasero           1029
Vía delantera              1.585         Vía trasera                   1.604
Distancia al suelo       177* sin los retrovisores exteriores 
Motor
CombustibleGasolina sin plomo / E10
Normativa de contaminaciónEURO 6 D Full
Nº cilindros / válvulas3 / 12
Cilindrada (cm3)1.199
Tipo de inyecciónDirecta + turbo
Potencia combinada en kW (CV)146 (200)
Caja de cambiosAutomática multimodo
Batería
Voltaje (V)400
Capacidad (kWh)2
Prestaciones
Velocidad máxima (km/h)180
0 a 100km/h (s)8,9
Recuperación 80-120km/h (s)5,6 (modo Sport)
Consumos y emisiones
CO2 (g/km)105
Consumo mixto WLTP (l/100km)4,7
Capacidad de depósito (l)55
Precios (€)
techno E-Tech full hybrid 200 CV41.820
esprit Alpine E-Tech full hybrid 200 CV46.185

Sobre el autor

David Moreno

Y además te puede interesar...