Recomendaciones para conducir durante las olas de calor

Publicado el

Contenido

¿Vas a viajar en coche este verano? Aquí te dejamos algunos consejos y recomendaciones sobre cómo mantenerse seguro y cómodo en las carreteras durante las olas de calor.

Desplazarse en coche durante una ola de calor o con calor prolongado no es la mejor opción o al menos la más sensata. Pero a veces no podemos elegir cuándo viajar. Por eso, os dejamos algunos consejos y recomendaciones sobre cómo mantenerse seguro y cómodo al volante en la carretera cuando el termómetro marca más de 35 grados.

Antes de subirse al vehículo

Cuando los automóviles quedan expuestos al sol, el calor puede hacer que el aire de los neumáticos se expanda, aumentando la presión. Por eso los conductores deben asegurarse de revisar todos los neumáticos por la mañana, antes de exponerlos directamente al sol. Ello reducirá el riesgo de neumáticos desinflados o sobrecargados que pueden causar problemas como reventones, que a su vez pueden ocasionar reparaciones costosas.

También es importante rellenar de líquido el limpiaparabrisas. Siempre. Pero aún más en verano cuando hay muchos más insectos en circulación. Si un conductor no tiene líquido limpiaparabrisas, el parabrisas podría ensuciarse mucho, lo que puede afectar negativamente la visión.

Sin embargo, para la mayoría, lo primero es sí o sí ventilar bien el habitáculo del coche. Y es que durante los primeros 45 minutos de exposición al sol, este puede llegar a sumar 20 grados más a la temperatura ambiente. Así, en los peores momentos de una ola de calor, la DGT proyecta un rango que oscilaría entre los 50 y 70 grados celsius.

De ahí que siempre que se pueda se recomienda mantener el vehículo con la climatización encendida.

Cómo enfriar el interior del coche

En caso de no ser posible, un truco para asegurar el buen enfriamiento de tu coche durante las olas de calor es abanicar con la puerta del conductor mientras la del copiloto está cerrada y con la ventanilla abajo. Con esta fórmula puedes restar hasta 10 grados a la temperatura interior del vehículo.

Para ser exactos, hay que abrir y cerrar la puerta del conductor 5 veces seguidas. Este movimiento sacará el aire caliente del habitáculo y permitiría el ingreso de aire fresco. ¿Por qué 5? Si se supera dicho número de veces deja de entrar aire con temperatura ambiente al auto, porque la transferencia de calor ya terminó su proceso en el interior del vehículo.

Cuando se hayan disipado las altas temperaturas en el interior del vehículo, puedes encender el aire acondicionado del mismo. Lo ideal es mantenerlo entre los 22 y los 24 grados. La DGT asegura que, de esta forma, evitas que tu cuerpo se enfrente a cambios bruscos de temperatura con respecto al exterior producto de la ola de calor. Por otro lado, procura que los chorros de aire de las rejillas apunten lejos de la cara y el pecho.

Ya dentro del vehículo

Se recomienda parar cada dos horas de recorrido —o 200 km— para airear el vehículo, hidratarte y relajarte. Este descanso debe ser de al menos 15 minutos. Además, te sirve para comprobar tu estado físico. Y es que cuando las temperaturas son altas puedes sentirte fatigado o con sueño, algo normal durante las olas de calor, afirma la DGT. En cualquiera de ambos casos, lo mejor es parar y dormir.

Para librarse de la fatiga y la somnolencia, también es bueno comer alimentos ricos en proteínas y vitaminas, así como evitar las grasas. No en vano, somos más propensos al cansancio cuando comemos este último tipo de comidas, lo que se suma al agotamiento propio de las olas de calor.

La última hora de conducción es donde hay más opciones de sufrir un accidente de tráfico. ¿Por qué? Es cuando la ansiedad por llegar a nuestro destino es más alta, así como también la fatiga acumulada por el viaje.

Por cierto, si ella coincide con la puesta del sol, habrá que extremar las precauciones. De hecho, se aconseja usar viseras solares o gafas de sol, ya que os proporcionarán condiciones más seguras mientras os concentráis en la carretera. Protegereis vuestros ojos del sol brillante y el deslumbramiento, lo que hará que conducir sea mucho más seguro en un día soleado. También con la salida del sol no estarán de más unas gafas de sol o visera.

De igual modo, no dudes en reducir la velocidad para aumentar el tiempo de reacción por si algo sale mal. Mantenerse a una distancia segura del vehículo que nos precede también hará que sea más seguro nuestro viaje.

Estacionar a la sombra

No hay nada peor que subirse a un automóvil y no poder tocar el volante o la palanca de cambios porque están demasiado calientes. ¿Cómo lo evitamos? Estacionando en áreas sombreadas siempre que nos sea posible. Si no podemos elegir dónde aparcar, cubriendo ambos elementos, con un parasol o una lámina metálica, que permita reflejar la luz solar y el calor fuera del coche.

Por cierto, recuerda de llevar siempre contigo un botellín con agua para hidratarte. Más que nada porque cuando hace calor, los conductores pierden más fluidos debido al sudor, lo que provoca deshidratación, mareos y fatiga, y ello puede aumentar el riesgo de un accidente.

De igual modo, los automóviles también se calientan, y, como nosotros, necesitan agua para sobrevivir. En un día caluroso, el refrigerante circula por el motor a una temperatura más alta, lo que provoca que algunas partes del motor se sobrecalienten. La clave es asegurarse de que haya suficiente aire alrededor del motor, así que mantén un ojo en el indicador de temperatura de tu coche.

Llevar ropa cómoda y holgada

Lo ideal para viajar durante las horas con más temperatura es llevar ropa cómoda y holgada. Por supuesto, ir en manga corta es ideal en estos casos. Las telas más recomendables para vestir son el algodón, la seda natural o lino. Este tipo de tejidos transpiran, lo que permite que el calor del cuerpo pueda liberarse y que no quede acumulado debajo de las prendas.

Por cierto, evita a toda costa ir sin camiseta dentro el coche. Las olas de calor pueden provocar que algunas personas se quiten una que otra prenda en un intento de respirar. Pero esto no está bien visto por la DGT. Conducir con el torso desnudo no está expresamente prohibido. Sin embargo, puede llegar a costarte una sanción de 200 euros e incluso la pérdida de tres puntos en tu carnet de conducir.

En cuanto a las chanclas, también es mejor evitarlas. Aunque la ley tampoco prohíbe explícitamente el uso de este tipo de calzado, va en contra de algunos preceptos recogidos en el Real Decreto 1428/2003, del 21 de noviembre. Al no estar sujetas al pie, es muy fácil que se suelten o se enganchen a los pedales, lo que podría desembocar en un accidente. La DGT recomienda conducir usando calzado cómodo, pero que se sujete adecuadamente al pie, incluso en olas de calor.

Si bien no es ilegal llevarlas, la situación quedará en manos del agente, quien podría aplicar una multa de hasta 80 euros si considera que el calzado pone en peligro tu seguridad y la del resto de conductores.

Prepararse para incendios forestales

A medida que las temperaturas extremadamente altas continúan, es más probable que ocurran incendios forestales. Pues bien, también tenemos que estar preparados para los incendios forestales antes de salir a la carretera. Pueden ocurrir repentinamente y quedar atrapados en vehículos es una de las principales causas de muerte por incendios forestales debido a que las personas esperan demasiado.

Por eso es muy importante hacer caso de las indicaciones de evacuación por parte de la policía o bomberos, porque los incendios forestales se propagan rápidamente y pueden atrapar a las personas bloqueando las carreteras, reduciendo la visibilidad y causando tráfico.

Si te topas con un incendio forestal mantén la calma, aléjate y dirígete en sentido contrario, con las ventanas subidas y las salidas de aire bloqueadas.

Y si las llamas se acercan, estaciona donde no haya nada que pueda alimentarlas, o detrás de una barrera, como un muro de hormigón, y aléjate del fuego.

Si estás en medio de uno, no salgas del vehículo hasta que las llamas hayan pasado, y mantente agachado para protegerte del calor.

Por cierto, si vas a viajar este verano con mascotas, te explicamos cómo hacerlo AQUÍ.

Y además te puede interesar...