El punto negro del centenario de las 24 Horas de Le Mans: ACO confirma el adiós de los LMP2

Publicado el

Contenido

El centenario de las 24 Horas de Le Mans ha sido un completo éxito. Mucho consideran que la 91.ª edición de la clásica francesa ha sido una de las mejores carreras de la historia del evento. Mucho decir, pero sí que se puede afirmar con rotundidad que estas 24 Horas han servido para validar el trabajo de ACO, IMSA y FIA para crear una nueva categoría reina de la resistencia a partir de la convergencia de prototipos LMH y LMDh.

Un camino que comenzó hace años ante la agonía de los LMP1 y en el que los prototipos LMH dieron sus primeros pasos en 2021. Sendero en el que los LMDh han debutado este año tanto en el WEC como en IMSA -donde se llaman GTP- y todo parece estar tocado por una varita mágica. Cada vez son más los fabricantes subidos a este carro y esto significa que las cuentas no salen, aunque pueda parecer lo contrario.

El adiós de los LMP2

Este año han estado presente en las 24 Horas de Le Mans un total de 16 prototipos hypercar, de los cuales 12 compiten a tiempo completo en el WEC. Cifras que en 2024 crecerán de forma notable con la llegada de los prototipos de Lamborghini, Alpine y BMW. La previsión es que el WEC puede tener hasta 20 vehículos de forma permanente en su clase reina y alcanzar los 25 vehículos en Le Mans.

Si a esto sumamos el debut de la clase LMGT3, el espacio todavía es más justo. Al menos una docena de fabricantes tienen vehículos GT3 operativos para poder competir en el WEC y en las 24 Horas de Le Mans, lo que hace que el volumen de inscritos quede completo. Como muchos temían, la resolución de la FIA y ACO pasa por eliminar de la ecuación a los prototipos LMP2, víctima de la creciente demanda de plazas entre los hypercar y la clase GT del certamen.

Adiós de los LMP2
United Autosports es uno de los equipos que ha logrado grandes éxitos en la plataforma LMP2.

En la rueda de prensa que el Automobile Club de L’Ouest (ACO) realiza de forma tradicional en las 24 Horas de Le Mans se confirmó la noticia. Sólo hypercar y GT3 podrán participar en el WEC a partir de 2024, ya que la categoría LMP2 desaparece como tal. Eso sí, ACO ha asegurado que habrá un mínimo de 15 plazas para este tipo de prototipos en las 24 Horas de Le Mans, tal y como se venía rumoreando. Un quiero y no puedo de manual.

El valor de estos prototipos

Aunque seguirán teniendo presencia en Le Mans, la falta de una competencia continuada de prototipos LMP2 en el WEC es el gran punto negro de este nuevo escenario, por mucho que sean protagonistas en las series continentales y tengan espacio en IMSA. Al final, la categoría LMP2 ha sido un pilar del WEC desde su nacimiento en 2012, sobre todo a la hora de llenar parrillas cuando los prototipos LMP1 se contaban con los dedos de una mano.

El valor y naturaleza de los LMP2, categoría restringida a equipos privados a partir de vehículos diseñados por cuatro constructores licitados por la FIA (ORECA, Ligier, Dallara y Multimatic) ha sido la de albergar en un solo espacio a pilotos de muy diversa índole. Jóvenes talentos en su camino hacia la clase reina, pilotos de probada trayectoria que compaginan la resistencia con otras disciplinas y pilotos amateur de toda clase, con ‘Gentleman Drivers’ de reconocido peso.

Adiós de los LMP2
El adiós de los LMP2 en el WEC se supone acabar de raíz con un vivero de talento muy importante.

Un escenario que ahora dejará de existir. Se acaba así con un vivero de puro talento en el que se desarrollaban jóvenes pilotos, en el que las marcas fogueaban a sus pilotos de futuro y en el que ganadores de categorías como la Fórmula E o que incluso han competido en Fórmula 1 en un pasado reciente han encontrado un nuevo escenario competitivo de primer nivel. Porque estar en Le Mans no es suficiente e hypercars y GT3 coparán las 36-38 plazas disponibles en el WEC.

Dolorosa pérdida

Los propios pilotos han lamentado la decisión de FIA y ACO de apartar los prototipos LMP2 del WEC, por mucho que la puedan entender. Al final, el ORECA 07-Gibson como gran exponente de la categoría actualmente es un vehículo que se adapta a todo tipo de pilotos, además de ser muy rápido. Limitado para estratificar las distintas categorías del WEC, está demostrado que este prototipo puede hacer tiempos de 3:24 en Le Mans, a la par de los actuales hypercars.

Queda por ver dónde van a ir todos los LMP2 que compiten en el WEC y si eso dará lugar a parrillas más grandes en las European Le Mans Series y Asian Le Mans Series (ELMS y ALMS) o si por el contrario estos prototipos empiezan a perder importancia. El riesgo es grave, ya que la resistencia puede vivir un efecto embudo similar al que tiene la Formula 1 con sus categorías de formación.

Adiós de los LMP2
Los propios pilotos lamentan el adiós de los LMP2 en el WEC. Las razones son entendibles, pero el daño puede ser grave.

Por mucho que haya 20 ó 25 prototipos hypercar en el WEC y en las 24 Horas de Le Mans en 2024 de la mano de 11 fabricantes, de nada servirá si no se nutre de talento la categoría. Este es el gran riesgo que supone el adiós de la clase LMP2, incluso si los equipos privados que ahora dan vida a esta categoría se reinventan o enfocan sus esfuerzos en otras disciplinas o pasan a estar bajo el paraguas de un fabricante, como ‘equipo-cliente’ o soportando un proyecto de fábrica.

Sobre el autor

Fernando Sancho Gadea

Sanitario de vocación, redactor casi por ‘accidente’. Apasionado del mundo del motor, sobre todo si huele a competición. Comencé siguiendo la Fórmula 1 desde pequeño y acabé disfrutando de la esencia de muchas otras categorías, hasta tal punto de hacerlas mías. He tenido la suerte de cubrir en directo Grandes Premios de Fórmula 1 y de MotoGP, rallies del WRC y pruebas del WTCC, del DTM y del WEC. Este mismo año he podido debutar en las 24 Horas de Le Mans, por lo que mi único sueño por cumplir es poder informar de un Dakar en directo, desde el desierto.
Y además te puede interesar...