PUBLICIDAD

Prueba Renault Captur TCe 130 EDC

Esta versión gasolina TC3 de 130 CV es una de las más eficaces, seguras y confortables de la oferta Captur y puede que del segmento SUV compacto

Si tenías algún prejuicio de la antigua generación Captur ya puedes ir olvidándote, porque este nuevo modelo supone un auténtico salto de gigante en cuanto a concepto, calidad, seguridad y rendimiento, en especial esta variante que hoy probamos, el Renault Captur TCe 130 EDC una variante con motor gasolina dotada del eficaz cambio automático de doble embrague.

Renault Captur TCe 130 EDC

 

La nueva apuesta de Renault sobre este modelo es clara, dejar de ser un coche sencillo de acceso al mundo crossover, para elevarse hacia un compromiso más premium y de mejor habitabilidad, especialmente en esto último pues como el resto de los rivales del segmento SUV crece descaradamente.

De compacto, poco o nada…

El nuevo Renault Captur crece 11 centímetros con respecto a la pasada generación para situarse en los 4,23 metros de longitud, una cota que prácticamente lo deja más cerca del segmento SUV-C que del SUV-B donde milita de forma natural.

Prueba Mazda MX-30, el eléctrico

 

 

Un incremento de dimensiones que como hemos dicho tiene una traducción directa en materia de habitabilidad. Esto es especialmente evidente en las plazas traseras, que también se benefician del sensible aumento de la distancia entre ejes (+2 cm) para asegurar mayor espacio para las piernas. En este caso, el compromiso en esta segunda fila de asientos es un aspecto muy destacable si se compara con sus rivales directos.

Cuatro plazas más realistas

De todas formas, este Captur sigue siendo un SUV ideal para cuatro ocupantes, pues un quinto, situado en el asiento central trasero, hipotecaría el confort de toda esa fila. Si bien su anchura crece sensiblemente, sigue siendo limitada.

Esta banqueta, como el modelo anterior, continúa manteniendo un sistema de desplazamiento longitudinal de 16 cm que, básicamente, se emplearán para mejorar el volumen de la carga, concretamente 114 litros.

Espacio funcional

Por ello, en condiciones normales, el maletero puede pasare de 422 litros a 536 litros si se adelanta completamente esa segunda fila o a 1.275 si se abaten sus respaldos.

También tiene un sistema de piso de doble fondo y bajo la última bandeja nos puede ofrecer una rueda de recambio de tipo galleta.

Salto cualitativo

En las plazas delanteras tenemos dos butacas amplias y presididas por el nuevo tablier, mucho más moderno y actual, dotado de una pantalla central vertical de 9,3 pulgadas con el nuevo sistema EASY Link de infoentretenimiento.

Renault Captur TCe 130 EDC

En este acabado ZEN+, el cuadro de mandos es digital, de 10,3 pulgadas, con posibilidad de jugar con distintos modos de visualización de infografía e información, mientras que el volante también contempla los mandos del control de velocidad y las levas al volante, ya que esta versión llega equipada con el cambio automático de doble embrague EDC.

Diseño diferenciador

Este cambio anula la clásica palanca manual de otras variantes para ofrecer un pequeño saliente donde aloja su joystick de control y de paso ofrecer un hueco extra bajo este.

Renault Captur TCe 130 EDC

Los acabados mejoran ostensiblemente en comparación con la anterior generación y, aunque insisten en ofrecer la poco práctica guantera tipo cajón, ahora, con más espacio para las piernas, molesta mucho menos.

Buen motor y mejor cambio

Mecánicamente esta variante monta el motor gasolina 1.3 TCe de 130 CV a 5.000 rpm y 240 Nm desde solo 1.600 vueltas, lo que se traduce en un propulsor con muy buena respuesta desde bajo régimen y, aunque no se estira en exceso, en general está muy equilibrado en toda su banda de utilización.

A todo esto, hay que sumarle ese cambio automático de doble embrague y siete marchas del que hacíamos referencia antes. Este cambio encaja a la perfección este propulsor y ofrece una suavidad de marca y efectividad más que notable.

Confort, pero también eficacia

En modo automático su eficacia es reseñable, pues permite circular en marchas largas sin complicaciones y con una respuesta razonablemente rápida cuando tenemos que realizar una maniobra de aceleración brusca.

Renault Captur TCe 130 EDC

En modo secuencial es algo más lento, pero no hay duda de que es un buen aliado si queremos personalizar nuestra conducción.

Conducción adaptativa

Y hablando de personalización, para este acabado Zen+ Renault ofrece el Sistema Mutli Sense, que no es más que un programa de conducción con los modos Normal, ECO, Sport y un cuarto denominado Individual, con los que podemos personalizar la respuesta del bastidor, entrega de motor y cambio.

Lo cierto es que las diferencias de respuesta entre el modo Sport y ECO son notables y en general ayudan a personalizar en cada momento el comportamiento de este Renault Captur TCe 130 EDC.

SUV sí, off-road poco….

Lo que no hay es un modo off-road, ni siquiera la típica ayuda de descensos electrónico que muchos SUV suelen ofrecer, porque este Captur, de hecho, la gama solo está disponible con tracción delantera y obvia la posibilidad de la tracción 4×4 o de cualquier otro programa de ayuda que sí tienen algunos de sus rivales.

Renault Captur TCe 130 EDC

Por ello, si quieres un SUV para pistas, el Captur no es la mejor opción, a pesar de ello para alguna pequeña aventura campera puedes tener suficiente gracias a su altura libre al suelo de 15 cm y a la suspensión relativamente elástica que le aseguran un correcto confort de marcha y efectividad mientras la motricidad no sea crítica.

Concepción asfáltica

Sin duda, es un coche pensado para carreteras y ciudad y básicamente centrado en aspectos de confort y seguridad. En vías rápidas tiene un buen aplomo y su guiado, que apuesta por una dirección bastante asistida, asegura un buen feeling en todo el momento.

Renault Captur TCe 130 EDC

A ritmos fuertes son indiscutibles las inclinaciones de carrocería y su evidente y noble naturaleza subviradora, algo que el control de estabilidad corregirá de forma inmediata. El confort de marcha es notable, está bien aislado a nivel del tren de rodaje y del vano motor y será el ruido aerodinámico el principal punto distorsionador en el confort de marcha.

El precio de este Renault Captur TCe 130 EDC en su acabado máximo Zen+ es de 25.180 euros, un coste muy interesante si se tiene en cuenta el completo equipamiento funcional y de seguridad.

 

Renault Captur TCe 130 EDC

También te puede interesar: Prueba Ford Puma 1.0 EcoBoost 125 CV

También te puede interesar: Prueba Mazda MX-30, el eléctrico

Deja un comentario