PUBLICIDAD

Prueba Land Rover Defender 110 SD4

Ya es el momento de despedir el mítico Defender y decirle hola al que se postula como nuevo rey entre los todoterreno

Este nuevo modelo marca un antes y un después en sus setenta años de historia, pero sin renunciar del todo a sus orígenes. Hoy probamos el nuevo Land Rover Defender 110 SD4 de 240 CV en su acabado de lanzamiento First Edition.

Si sois mínimamente conocedores del mundo del todoterreno, poco os vamos a descubrir que no sepáis ya del nuevo Defender, pero para aquellos despistados deciros que este Defender es el primer cambio generacional del modelo –el cuarto– que realmente nos plantea un concepto muy diferente.

Adiós a la flema británica off-road

Este Land Rover olvida sus orígenes humildes, de posguerra y militares en el que lo espartano era un plus. Setenta años en los que se mantuvo fiel a un concepto de todoterreno que conocíamos como puro y duro, un planteamiento que, con la familia Defender, hacía tiempo que necesitaba una revisión.

Nuevo Land Rover Defender 110
(Fotos: Asensi Carricondo)

Con este Defender nos despedimos del clásico chasis de largueros y travesaños, nos despedimos de los ejes rígidos, le decimos adiós a los acabados espartanos y nos olvidaremos de las pocas limitaciones que tenía el Defender, tanto en carretera, casi todas, como de las pocas que tenía en off-road.

Hola al diseño premium

Estéticamente el cambio es radical, aunque, entre nosotros, con casi setenta años de muy pocos cambios estructurales, era fácil de solucionar. Aun así, no podemos negarles a los responsables de diseño que han sabido mantener el espíritu del modelo, aunque ahora parezca más un coche premium que un coche de trote.

Porque, no nos engañemos, este Defender ya no es un caballo de tiro, ahora nos plantean un todoterreno pensado para el ocio y con un precio alto. Un coste que en parte queda justificado por el otro cambio vital del modelo: su tecnología de última generación.

¿Empezamos por el final? El precio.

Esta versión Defender 110 2.0D SD4 de 240 CV en el acabado de lanzamiento First Edition cuesta 82.480 euros de serie, un coste elevado pero que en líneas generales llega con un equipamiento bastante elevado y con toda la tecnología que se espera de un todoterreno como este.

Nuevo Land Rover Defender 110

De todas formas, podríamos decir que este 110 y acabado es el intermedio de la gama Defender, porque si realmente quieres este Land Rover, has de saber que los precios arrancan en 55.000 euros con el Defender 90 3 puertas 200D de 200 CV y acabado básico y llegan hasta los 112.000 euros del Defender 5p 110 400 de 400 CV híbrido, unos costes que nos recuerdan más a los de sus hermanos más pijos.

Pura tecnología

Como decíamos, este coche ya nada tiene que ver con el pasado. Para empezar, estamos ante una carrocería monocasco que mantiene el aluminio como material de construcción –en el anterior Defender su carrocería era de este material–. También monta suspensiones independientes neumáticas a las cuatro ruedas, antes ejes rígidos con muelles y en este caso el moderno motor 2.0 SD4 de 240 CV con su cambio automático de ocho velocidades y, por supuesto, la tecnología off-road Terrain Response 2 que tantos éxitos y renombre le ha dado a la marca en el resto de los modelos Land Rover y Range Rover.

Nuevo Land Rover Defender 110

De hecho, no exagero si digo que en cuanto a filosofía técnica, estamos ante un Discovery con ciertas mejoras para el off-road y casi todas sus ventajas asfálticas. Si en el Discovery y con el Range Sport este planteamiento ha funcionado a la perfección, ¿por qué no copiarlo y mejorarlo un poco con el Defender?

Mejorando, y mucho, en asfalto

En carretera, el nuevo Land Rover Defender 110 prácticamente va como un Discovery, tal vez un poco más alto y pesado, que deriva en más inercias e inclinaciones de carrocería, pero el confort de marcha es abrumador. Tanto, que seguramente acabaremos hartos antes de los ruidos aerodinámicos que produce su carrocería cuadradota que no del excelente aislamiento del tren de rodaje y del motor.

Nuevo Land Rover Defender 110

La dirección está perfectamente aislada y, aunque no ofrece un feeling muy directo, sí es muy precisa. Si has probado un antiguo Defender, te parecerá que estás pilotando un caza F35. Bromas aparte, la calidad de rodadura es excelente y siempre estarás apoyado por los controles de tracción, estabilidad y antivuelco de Land Rover, muy estrictos en este sentido.

La maravilla de las suspensiones neumáticas

La suspensión es relativamente blanda, no esconde ciertas inclinaciones a ritmos fuertes, pero que derivan más del peso del conjunto (2.300 kilos) que del buen trabajo de la amortiguación elástica.

Nuevo Land Rover Defender 110

Esta firmeza y confort también dependerá de la suspensión neumática, que en sus posiciones más elevadas se vuelve más rígida. De hecho, en pistas es muy recomendable circular en el modo estándar, donde todo el conjunto es más elástico, efectivo y confortable.

Todo bajo control

La frenada está a la altura de las circunstancias, mientras que el motor, se muestra suficientemente potente para mover el vehículo con eficacia. El cambio también ayuda, con un convertidor efectivo, pero con una entrega de par muy suave.

En modo automático asegura un buen confort de marcha y en funcionamiento secuencial, solo gestionable mediante la palanca selectora, es relativamente lenta de reacciones.

Para todo uso

Sin duda, mejor en modo automático ya sea D o Sport y reservar la función manual para conducción TT o para situaciones puntuales, como el arrastre de caravanas y remolques, donde, por cierto, este Defender certifica una capacidad de arrastre de 3.500 kilos.

Nuevo Land Rover Defender 110

En cuanto a consumos, el fabricante anuncia un gasto de 8,9 litros a los 100 km en ciclo WLTP, un valor que solo hemos podido mantener en conducción relajada por vías rápidas, aunque la media final durante la prueba fue de 10,5 litros, con puntas de 11 litros en conducción urbana y valores que superan los 13 litros en uso TT.

El que debería ser su medio natural…

Y llegamos a la piedra angular del nuevo Land Rover Defender 110. Si en asfalto hemos visto que hay un salto cualitativo enorme, en conducción todoterreno también la hay. Ya nos podemos olvidar del uso mecánico y sensitivo que necesitaba el viejo Defender, ahora toca relajarse porque la electrónica y la suspensión neumática, y por supuesto una reductora de serie, nos van a facilitar el trabajo hasta límites insultantes.

Nuevo Land Rover Defender 110

El Terrain Response 2 es el de siempre, con los cinco clásicos modos: Normal, Hierba y pisos deslizantes, el de Barro y roderas, el modo Arena y el de Rocas, pero que en este Defender se refuerza con tres modos completamente nuevos.

La tríada

El primero es el modo ECO, pensado para asfalto y evidentemente para ahorrar combustible. El segundo extra es el Trail o personalizable, con el que podemos jugar con los bloqueos, los controles de tracción y dirección para adaptarlo a nuestro gusto o necesidad.

El último y octavo modo es uno específico para vadear ríos denominado Wade Sensing y que, gracias a unos sensores ubicados en los retrovisores exteriores, nos muestra la información gráfica en tiempo real sobre la profundidad del agua en la pantalla táctil, siendo el límite los 90 centímetros de vadeo.

Más simple y eficaz, imposible

No tuve la oportunidad de probar esta ayuda en concreto, pero en general el Terrain Response 2 sigue siendo una referencia en cuanto a efectividad y sencillez, solo hay que apuntar bien con la dirección e insistir con el gas para que el Defender avance.

Nuevo Land Rover Defender 110

Donde también va sobrado el nuevo Land Rover Defender 110 es en cuanto a la elasticidad de las suspensiones. Independientes y con balones neumáticos, permite regular la altura en tres posiciones, siendo la más alta una altura libre al suelo de 29 cm, además su recorrido, de 49 cm en el eje trasero y 46 en el delantero, es más que suficiente para asegurar una enorme elasticidad y capacidad de copiar el terreno.

Un tipo grande

El 110 es el Defender de chasis largo y los 3 metros de distancia entre ejes no ayudan a ofrecer la mejor capacidad de trialera, lo mismo que los 13 metros de diámetro de giro. Aun así, con unos ángulos TT de 38° de ataque, 40° de salida y 153° de ventral le permiten atacar obstáculos realmente complicados y confiar en la electrónica para que asegure el avance.

Nuevo Land Rover Defender 110

Las limitaciones las ponen, sobre todo, los neumáticos, que en esta unidad eran unos Goodyear Adventure de concepción mixta, pero de línea más bien asfáltica y que hacían trabajar a los controles de forma intensiva. Seguramente con una monta más especializada, la efectividad general de este Defender puede ganar aún más enteros.

Y además, un plus para los más «quatreros»

Este es un coche con un enorme potencial off-road y, aunque se base en la electrónica, no hay duda de que puede convencer hasta a los más puristas del sector. Otra cosa es la necesidad que tienen esos usuarios de preparar aún más su vehículo, que con tanta electrónica y neumática se puede dificultar y encarecer bastante.

Nuevo Land Rover Defender 110

Conscientes de ello, la marca propone otro acabado superior a este First Edition denominado Defender X, con un extra como es el Terrain Response con sistema de avance automático entre 1,8 km/h y 30 km/h y anillas de remolque reforzadas.

Para los que gustan de más exquisitos

También ofrece diferentes packs, como el Explorer, el Adventure o el Country, cada uno con ciertos detalles aventureros como protectores, pasos de rueda o incluso maletas y bacas de carga y con unos costes de opción que pueden ir de los 1.800 euros hasta casi los 4.000 según el pack.

nuevo-Land-Rover-Defender-110

Dejando de lado este apartado más aventurero, el nuevo Land Rover Defender 110, con una longitud de cinco metros, es un coche realmente amplio; de hecho, aunque esta unidad es de cinco plazas, existe la posibilidad, por 1.400 euros, de añadir una tercera fila de asientos en el maletero.

¿Espacio? De sobras…

En este caso el maletero, sin tercera fila opcional, tiene un volumen de 857 litros medidos hasta el techo, lo que es una cifra excepcional. Además, el espacio es muy diáfano y, como el resto del habitáculo, al margen de las alfombrillas, cuenta con un plástico duro para facilitar la limpieza si fuera necesario.

Las plazas traseras del nuevo Land Rover Defender 110 son muy amplias y, aunque la central tiene la base más corta y un reposabrazos abatible en la espalda, puede acomodar sin problemas a tres adultos. Esta fila se completa con agarraderos para poder entrar en el coche con más facilidad y sujetarse durante la conducción TT, así como con todo tipo de conexiones USB de carga y multimedia de tipo B y C.

¿Tecnología demasiado premium?

Sin embargo es delante donde vemos la mayor aportación tecnológica. Para empezar, el cuadro de mandos completamente digital, con pantalla de 12,3”, acompañado de la pantalla central de 10”, con la que se controla todo el sistema multimedia y el ordenador de a bordo mediante el sistema Pivi Pro.

En general los menús de configuración y control son muy amplios, variados y completos, pero su manejo, aunque táctil, tiene unos menús un tanto caóticos, lo que obliga a hacer un estudio previo de lo que más vamos a usar para saber llegar a ellos de forma rápida y sin grandes distracciones.

¿Por qué mezclas conceptos?

Curioso también es el dial de la climatización, que es independiente y comparte parte de la pantalla y los mandos con el sistema de gestión Terrain Response, regulación de altura de suspensión y reductora.

Nuevo Land Rover Defender 110

La palanca de cambios está junto a estos mandos y permite despejar el túnel central para que, llegado el caso, podamos pedir que nuestro Defender tenga una banqueta delantera corrida y poder viajar hasta tres ocupantes en la fila delantera.

Confort premium

Por supuesto, esta es una opción de fábrica, pero deja bien claro el compromiso de habitabilidad que puede ofrecer este Defender. Las butacas, individuales en este caso, son amplias, tal vez hasta demasiado, pues no recogen muy bien el cuerpo en curvas o conducción off-road.

Nuevo Land Rover Defender 110

A cambio, tanto en el túnel central como en el lado del acompañante hay sujeciones de todo tipo. Las guanteras también son generosas e incluso en la central dispone de un sistema de refrigeración para bebidas.

Acabados de casi lujo

Evidentemente los acabados del nuevo Land Rover Defender 110 ya no tienen nada que ver con el pasado. Ahora, y a pesar de tener el suelo completamente moqueteado con plástico por aquello de limpiarlo con facilidad, los materiales plásticos blandos están por doquier, además de ser de buena calidad y en apariencia buena calidad de montaje, aunque también es cierto que en conducción TT sufrimos de algún ruido de desajuste en la zona del tablier.

Nuevo Land Rover Defender 110

Sin duda este Defender es un coche que convence y que tiene muchos números de ser una referencia entre los todoterreno puros y duros, a pesar de que en general estamos ante un vehículo que lo apuesta casi todo a la electrónica y hacia una filosofía mucho más premium de lo que nos habría gustado, especialmente para meterlo en los berenjenales que podíamos meter a su antecesor. Aun así, este nuevo Land Rover Defender 110 me convence.

Nuevo Land Rover Defender 110

También te puede interesar: Prueba Jeep Wrangler Rubicon 2.2 CRD

También te puede interesar: Preparación 4×4: Land Rover Defender 110 Td5, filosofía extrema

Deja un comentario