Pourchaire, nueva víctima de la crisis de los campeones de F2

Publicado el

Contenido

Por tercer año consecutivo, el campeón de la categoría antesala de la Fórmula 1 se queda sin hueco en la parrilla del Gran Circo para el año siguiente a pesar de hacer méritos de sobras para estar entre los mejores

«Estoy muy feliz y muy orgulloso, lo he conseguido. Soy Campeón de la FIA Fórmula 2 y quiero dar las gracias a la Sauber Academy y a ART Grand Prix por haber estado ahí para mí, apoyándome durante todo este tiempo. Hay mucha gente que me ha ayudado y ha trabajado conmigo a lo largo de esta temporada, y la sensación de compartir este momento con ellos es increíble. No tengo palabras, todavía no he asimilado todo este día, pero es verdad. Estoy muy cansado y satisfecho, y lo único que sé es que lo hemos conseguido. Campeón de Fórmula 2: está hecho».

Uno lee las declaraciones de Theo Pourchaire después de bajarse de su ART en la carrera del domingo del GP de Abu Dhabi como nuevo campeón del mundo de F2 y tiende a pensar que estamos ante una nueva promesa que puede destacar en el futuro contra los mejores. Sin embargo, para verle pelearse de tú a tú contra los Hamilton, Alonso, Verstappen y compañía habrá que esperar si es que llega la oportunidad. Y es que por tercer año consecutivo el campeón de la categoría antesala se queda sin hueco en la Fórmula 1

Theo Pourchaire, campeón F2

A pesar de ser piloto de la estructura de jóvenes pilotos de Alfa Romeo Sauber, el francés tendrá que conformarse con ser el piloto reserva de la escudería de los de Hinwill. Lo mismo le ocurrió a Drugovich la temporada pasada con Aston Martin, que optaron por el fichaje de Alonso en vez de suplir a Vettel con el brasileño. Y también le pasó el mismo cuento a Piastri a pesar de ganar siendo rookie, tuvo que esperar como piloto reserva de Alpine tras asombrar al mundo y al ver que la puerta tardaba demasiado en abrirse optó por cambiar de dirección y debutar con McLaren. A día de hoy, en la escudería francesa siguen lamentándose de perder un talento como el del australiano.

¿Qué más se necesita para subir?

El último ‘privilegiado’ en subir a la categoría reina después de ser el mejor entre los jóvenes talentos fue Mick Schumacher en 2020, pero es que antes que él hay que remontarse hasta Russell dos años antes. Por lo tanto, solo dos de los últimos cinco campeones han tenido la suerte de dar el paso definitivo para alcanzar el sueño compartido por miles y miles de pilotos del mundo. 

Lo que es evidente es que estar bajo una estructura/academia de jóvenes pilotos de un equipo de F1 ya no es definitivo. Es clave para ir creciendo en categorías inferiores porque el apoyo es casi indispensable. No obstante, muchas veces es insuficiente para subir en caso de tener buenos resultados. Al final hay otros factores como la cartera o los patrocinadores que acompañan. Véase los ejemplos de Latifi, Zhou, precisamente con Alfa Romeo, o Stroll.

Además está el tema del calendario. Los equipos deciden sus alineaciones de pilotos cada vez con más previsión. Y claro, la F2 acaba el mismo día que la F1. Si en junio, julio aún estás en medio de una pelea por cosas importantes no se sabe como vas a desarrollarte bajo presión y si lo haces bien después ya estás fuera de las opciones porque los equipos ya han hecho sus planes con antelación.

La última generación dorada

La que sí fue una generación histórica de pilotos de F2 fue la de 2018, la gran última aparición de jóvenes talentos. Hasta tres pilotos subieron el año siguiente a F1. Estamos hablando de pilotos que son referencia a día de hoy en la máxima categoría como son George Rusell, el futuro líder en Mercedes; Lando Norris, pieza capital en McLaren, o Alexander Albon, que pasó por Red Bull. Incluso un año antes podemos hablar del fenómeno Leclerc, que ganó en 2017 en su debut en F2 y al segundo año en el Gran Circo ya vestía los colores de Ferrari

Generación F2 2018

Después de estos nombres reconocidos ya por todos muy pocos han subido y han deslumbrado. Están los casos de Tsunoda o el propio Gasly, que también tuvo que esperar para subir a pesar de proclamarse campeón. Pero lejos de esa generación de las temporadas 17/18, nombres como el de Schumacher o De Vries pasaron sin pena ni gloria. Falta darles la oportunidad a los nuevos talentos y con un buen material. Y a día de hoy eso parece una quimera.

Sobre el autor

Oriol Muñoz Morera

Y además te puede interesar...