‘Sunday Racing Sunday’: Pinceles y automovilismo por Josep Domingo

Publicado el

Contenido

La pasión por el automovilismo del ex-piloto y ahora artista y escritor Josep Domingo ‘Sunday’ toma forma de exposición pictórica. 15 óleos de competición, desde los años 50 hasta la actualidad.

El mundo del automovilismo ha estado tradicionalmente vinculado al mundo del arte. Principalmente, a nivel gráfico y mediante la fotografía o el video. Sin embargo, ambas no son las únicas formas de capturar imágenes duraderas. También existe la pintura.

Pues bien, recientemente, la sede de DME GT Club en Barcelona ha albergado una exposición con pinturas al óleo basadas en el automovilismo deportivo obra del artista barcelonés Josep Domingo Santamaría, más conocido como ‘Sunday’.

Para ser exactos, se han expuesto un total de 15 obras de diferentes formatos con motivos de lo más sugerentes. Desde las épicas carreras de monoplazas de los años 50 –entre ellas las competiciones que se disputaron en Pedralbes–, pasando por los Sport-Prototipos de los 70 hasta la reciente victoria de Ferrari en las 24 horas de Le Mans del año pasado.

«Sólo correr es vivir, todo lo demás es simple espera»

Desde que me alcanza el recuerdo siento una gran pasión por las carreras de coches”, declara el acuarelista, ex-piloto y aficionado al mundo del motor. “Creo que mi madre tuvo algo que ver con eso, ya que en casa hablábamos de que la gasolina corrió pronto por mis venas… El caso es que fui creciendo y mi afición me acompañó siempre, los coches eran –y son– mi gran obsesión, hasta el punto de que, después de presenciar en directo el GP de Barcelona de F-2 de 1968, en Montjuïc, con apenas 8 años de edad, tuve clarísimo que yo tenía que ser piloto de carreras”.

En la primera mitad de los años 80, Josep Domingo participó en una cincuentena de competiciones, primero con un Seat 127, luego con un Talbot Samba Rallye y, finalmente, con un Renault 5 GT Turbo, coche con el que tomó consciencia de que iba a ser muy difícil hacer frente a la escalada de costes que requiere una continuada actividad competitiva al volante.

Josep Domingo convierte su pasión por los coches en acuarelas

Ver que mi futuro profesional no estaría tras el volante no significó en absoluto que la afición decreciera. Al contrario. Siempre estuvo latente”. “En el año 2003, 17 años después de mi retirada como piloto, participé en las 24 horas de Barcelona y en los años 2009, 2010 y 2011 participé en algunas carreras de clásicos, entre las que guardo un gran recuerdo del GP Histórico de Pau, en el que tomé parte con un precioso BMW 3.0 CSi de 1973. Y justo después, por fortuna, pude canalizar mi pasión con otra actividad que también me apasiona y me da muchas satisfacciones: la pintura”, explica Domingo

El dibujo siempre se le dio bien y por ello aprovechó para plasmar en papel ciertos momentos concretos del automovilismo que el artista recordaba con nostalgia. Algunos no necesariamente vividos por él, pero sí presentes en sus recuerdos por haberlos visto ojeando revistas o libros, o simplemente recreados en su mente. 

Del dibujo pasé a la acuarela y a continuación al óleo, la técnica que más me satisface por la textura y porque permite tomarme mi tiempo en la realización de las obras”.

‘El Gran Premio de la Eternidad’

Josep Domingo Santamaría, por cierto, también tiene obra escrita. Nos referimos a su libro “The Eternity Grand Prix” de 2017. En el mismo, el autor reúne, como protagonistas de la novela, una gran cantidad de pilotos de todas las épocas, ya fallecidos, que por virtud de su pluma pueden competir juntos en los más importantes circuitos del mundo.

Una obra, disponible en formato ebook en Amazon, que habla de un deporte de caballeros, de Gentlemen Drivers, gente apasionada y especial que recuerdan en el más allá todo lo que supieron hacer en vida.

Precisamente una de las pinturas expuestas rendía tributo a dicha obra, reuniendo junto a un Ferrari 555 Super Squalo a personajes tan variados como Gilles Villeneuve, Enzo Ferrari, Eugenio Castellotti, Hedy Lamarr, Jim Clark, Tazio Nuvolari y Juan Manuel Fangio.

A propósito. Domingo está trabajando en su continuación. Todavía no sabe cuándo verá la luz, pero el autor quiere que “la segunda parte enlace con la primera de un modo natural y, además, empezando en el circuito de Montjuïc, lo que significa que debe establecer una trama atractiva dado que el lector conocerá muchos detalles que le pueden haber marcado en su juventud”.

Estaremos atentos.

Y además te puede interesar...