Miguel Molina gana las 24h de Le Mans más disputadas de los últimos tiempos

Publicado el

Contenido

Se veía venir una de las mejores ediciones de las 24h de Le Mans. El año con más prototipos que nunca no podía defraudar. La igualdad del polémico ‘BoP’ dejó a cuatro marcas luchando por la victoria en esta edición de las 24h de Le Mans, marcada por las inclemencias meteorológicas y los accidentes. Ferrari se volvió a llevar la victoria absoluta en Hypercar después de un último stint de infarto, y Miguel Molina se convierte en el tercer español en vencer en las 24h en la categoría absoluta.

Miguel Molina, Antonio Fuoco y Nicklas Nielsen, se adjudicaron el triunfo en la 92ª edición de las 24 Horas de Le Mans con su Ferrari 499P #50. En un final de carrera dramático, marcado por la sanción del ‘unsafe release’ de la última hora, la escudería italiana logró su segunda victoria consecutiva en la histórica prueba francesa. Después de Marc Gené (2009) y Fernando Alonso (2018/2019), Miguel Molina se une al exclusivo grupo de pilotos españoles vencedores en la categoría absoluta de Le Mans.

Antes de la carrera, Miguel comentó el cambio de chip que había hecho después de la dura derrota del año pasado, donde la victoria se la llevó el coche #51. «Llevo siete años haciendo esta carrera y sé hacia dónde tengo que enfocarme. Voy a darlo todo». Y cumplió. Si los ojos son el reflejo del alma, en los de Miguel se veía la determinación y la actitud de llevarse el trofeo de las 24h de Le Mans a casa. Su victoria conmocionó al mundo, que pudo ver su reacción abrazado a Fuoco, después de una trayectoria llena de luces y sombras y que ha tenido su merecida recompensa.

24h de le mans
Miguel Molina, Antonio Fuoco y Nicklas Nielsen, ganan las 24h de Le Mans.

Unas 24h de Le Mans al sprint

Tras un comienzo “tipo sprint”, tanto el Porsche #6 que venía de hacer la pole, los dos Ferrari y el AF Corse #83 se repartieron el liderato en una lucha frenética. Las distancias entre el Top10 eran tan pequeñas para una pista como Le Mans y una carrera de 24h, que en cuanto cayó la lluvia la parrilla cambió por completo. Quienes se la jugaron a quedarse con la goma de seco acabaron ganando. Y es que durante todo el fin de semana el clima fue tan inestable que en apenas un minuto podía diluviar en una pequeña porción del circuito, lo que ponía patas arriba las estrategias y el temple de los pilotos.

El AF Corse #83 tomó la delantera cuando la lluvia cesó, manteniéndose sólido con cambios de pilotos eficientes y evitando incidentes mayores, lo que le permitió abrir un buen colchón de seguridad. En este punto la parrilla estaba revuelta y los coches que mejor calentaban los neumáticos fueron ganando posiciones, como es el caso del Toyota #8 que se quedó fuera de la Hyperpole y pudo escalar para meterse en la batalla.

¿Las 18h… de Le Mans?

La lluvia marcó la noche por los accidentes y la decisión de dirección de carrera de neutralizar hasta seis horas de prueba bajo Safety Car. El primero venía precedido de un accidente y el procedimiento habitual. El segundo desde las 3:30h hasta las 8 de la mañana no gustó a nadie, pero la organización achacó problemas de visibilidad por la lluvia y la niebla y por ello esperaron al amanecer para volver a pista verde. Obviamente, la decisión no gustó a los aficionados que tradicionalmente pasan la noche en vela en casa o en el circuito para vivir la gran noche.

24h de le mans
El AF Corse #83 fue lider destacado durante la tarde.

No es que lloviera especialmente fuerte pero la gestión de la temperatura y la falta de grip obligaba a parar a cambiar neumáticos a la mínima. Previo a esto, BMW terminó por hundirse después del accidente del #20 con decoración especial. Y al #15 se lo llevó puesto el AF Corse en un doblaje polémico por la escueta sanción con la que se resolvió el asunto. 30 segundos, en un circuito de 3:30. El BMW M4 GT3 de Valentino Rossi, que había debutado con un gran ritmo por la tarde, sufrió un accidente a manos de su compañero Ahmad Al Harthy. Solo pudimos ver un stint de la leyenda del motociclismo en su debut.

Para entonces, los dos Hypercar de Alpine se habían quedado fuera de combate sin llegar siquiera al ecuador de la carrera. El motor Mecachrome del #35 se incendió violentamente y Ferdinand Habsburg tuvo que saltar del coche. Su compañero el #36 tuvo la misma suerte aunque la retirada fue menos aparatosa dentro del box.

Un final de película en las 24h de Le Mans

Tras una noche sin actividad, Le Mans ofreció un final de ensueño. Pocas sensaciones mejores en una resistencia que tener todo por decidir en las últimas cinco horas de carrera. Después de la neutralización por la lluvia, los distintos reagrupamientos dejaban a casi todo el Top10 en la misma vuelta. El Safety Car, provocado por el aparatoso accidente del Aston Martin #27 de Alex Riberas, obligó a los líderes a pasar por boxes con la carrera neutralizada.

La curva de Indianápolis fue un punto conflictivo durante la mañana con este y otros dos accidentes del Cadillac de Action Express #311 y el Porsche #4. El Porsche #6 y los dos Toyota también aprovecharon para realizar paradas, por lo que pudiera pasar. Luego, los problemas del Cadillac #3 y el incendio del sistema híbrido del AF Corse #83 de Robert Kubica, que había sido líder durante horas, cambiaron la dinámica de la carrera durante la mañana. 

24h de le mans

Con cuatro horas aún por delante, el intercambio de paradas era constante. El Cadillac #2, el Porsche #6 y el Ferrari #51, seguidos por los dos Toyota, y un poco después, el Ferrari #50 y los dos Porsche de JOTA. Durante este intercambio, Álex Palou llegó a liderar la carrera con el Cadillac azul, que sigilosamente había estado llamando a la puerta durante toda la prueba. Por delante del Ferrari #50 de Miguel Molina, aunque esta situación se deshizo a dos horas y media del final.

La lluvia, que primero amagó con ser ligera, empezó a caer con fuerza en la última hora. Las estrategias se ajustaron nuevamente, dejando a todos los hypercars con neumáticos de lluvia. Esto provocó duelos directos como el del Ferrari #51 de Pier Guidi con el Toyota #8 de Brendon Hartley. Pero terminó con un trompo del prototipo japonés tras un contacto que acabó con sanción de 5s para el Ferrari. 

Sin drama, no es Ferrari

El Toyota #7 que durante toda la carrera remontó para resurgir de sus cenizas, dio un golpe sobre la mesa presentándose como claro candidato a la victoria pese a haber comenzado la carrera al fondo del pelotón. Pero Pechito “pecheó”, y trompeó en uno de los momentos más delicados de la pista y de las 24h de Le Mans. El Ferrari #50 que seguía peleando por conservar el liderato, tuvo que pasar por boxes debido a un problema en la puerta que le hizo perder mucho tiempo. Algo que se sumó a los 5s de sanción por un unsafe release. Fue en este punto cuando Ferrari optó por llenar el tanque de combustible a tope con la esperanza de llegar vivos al final. 

El último stint de Nicklas Nielsen fue impecable frente a los esfuerzos de ‘Pechito’ López con el Toyota #7 y Sébastien Buemi con el #8, que amenazaba al otro Ferrari. Con la lluvia, las salidas de pista y la necesidad de ser rápidos ahorrando combustible, Nielsen no sintió una amenaza real en ningún momento. Era Toyota forzando la máquina quien tenía más que perder.

Aunque el abandono del Ferrari 296 GT3 de GR Racing hizo saltar las alarmas de un posible Safety Car, los deberes estaban hechos y Ferrari se llevó las 24h de Le Mans con solo un 2% de de “energía virtual” por delante del Toyota #7, que 24 horas antes salía desde la última posición de Hypercar. Un final al más puto estilo Formula E. 

24h de le mans
Miguel Molina celebró con efusividad su victoria en Le Mans.

El Ferrari #51 completó el podio en tercera posición después de hacer frente a incidentes y sanciones, y venía presionado por el Toyota #8 que cruzó meta a tan solo 1 segundo. El Porsche #6, poleman, completó el ‘top 5’ en una edición donde se esperaba mucho más de los alemanes. Álex Palou terminó su debut en las 24 Horas de Le Mans en una destacada séptima posición con el Cadillac #2, que sorprendió a muchos por su velocidad durante toda la semana. La puntuación para Alex es especialmente notable por haber completado algunos de los relevos más complicados, incluido el último.

Debut amargo para Juncadella y Fluxá

En LMP2, el ORECA #22 de United Autosports, con Oliver Jarvis, Bijoy Garg y Nolan Siegel, se llevó la victoria tras aprovechar los cambios finales en condiciones de lluvia. El ORECA #34 de Inter Europol, ganador el año pasado a los mandos de Albert Costa, y el ORECA #28 de IDEC Sport completaron el podio. Nuestro Lorenzo Fluxá tuvo un final dramático cuando después de liderar varios tramos de la carrera y luchar durante horas por los puestos de cabeza, sufrió un problema en la hora 23 haciéndole perder cualquier opción a podio. Fue duodécimo.

En LMGT3, el Porsche #91 de Manthey Racing logró el primer triunfo de un GT3 en Le Mans, con Richard Lietz, Morris Schurring y Yasser Shahin al volante. El BMW #31 del Team WRT y el Ford Mustang #88 de Proton completaron el podio. Daniel Juncadella finalizó undécimo con el Corvette #82 tras un gran stint final bajo la lluvia.

24h de le mans
Dani Juncadella debutó en Le Mans con una actuación excelente que se vio lastrada por sus compañeros.

El español que hacía su primer Le Mans, se hizo al ritmo enseguida y fue con diferencia el más rápido de la estructura del TF Sport. Lástima que en una categoría Pro-Am, sus compañeros estén demasiado desequilibrados. Su mejor vuelta fue 3s más rápida que el compañero plata y hasta 7s que el bronce. Acabar P11 en estas condiciones es desde luego meritorio.

Las 24h de Le Mans de 2024 ya son historia. La edición 92 será recordada por la carrera en la que podrían haber ganado 6 coches diferentes. La lucha por el liderato, las sorpresas con los giros de guión, la lluvia y la emoción hasta el final ponen el broche de oro a unas 24h de Le Mans con sabor español. Miguel Molina entra en los libros de historia como ganador absoluto de la carrera de las carreras. La fecha de 2025 fue anunciada el pasado viernes y coincidirá a priori con un GP de Canadá de F1 y otro de Indycar, el 14 y 15 de junio.