Los 3 mejores colores para tu coche

Publicado el

Contenido

Los coches de colores claros, como el blanco, el plata y el amarillo, son más fáciles de ver, especialmente de noche o en condiciones climáticas adversas.

A la hora de comprar un coche, su estética, cómo luce, es sin lugar a dudas el principal factor de decisión. Si nos entra por los ojos, y dentro de nuestro presupuesto, haremos todo lo posible para adquirirlo. Pues bien, también el color del coche es importante.

Y no porque podamos encontrar el vehículo de nuestros sueños en nuestro color favorito, sino porque en función del color que elijamos estaremos invirtiendo en nuestra seguridad. Sí, como lees. Y es que cuanto más claro es el color de un coche, más y mejor se refleja la luz del sol y, por tanto, mejor te ven los demás conductores.

Cuanto más claro, mejor

Sin ir más lejos, un estudio realizado por el Centro de Investigación de Accidentes de la Universidad de Monash descubrió que los coches blancos tienen alrededor de un 10% menos de probabilidades de verse involucrados en un accidente durante las horas de luz diurna que los vehículos de colores de menor visibilidad como el negro, azul, gris, verde, rojo y rosa. La investagión evaluó la relación entre el color del vehículo y el riesgo de accidente a través del análisis de resultados reales de accidentes descritos en datos de accidentes masivos informados a la policía en dos estados de Australia.

Otro estudio de la Universidad de Auckland analizó más de 36.000 colisiones entre dos coches entre 1998 y 2012. Pues bien, el estudio encontró que los coches blancos estuvieron implicados en solo el 13.3% de los accidentes, a pesar de representar el 21% de los vehículos registrados. Por otro lado, los coches negros estuvieron implicados en el 23.4% de las colisiones, pero solo representaron el 11.5% de los coches.

¿La razón detrás de esta correlación? La visibilidad. Y es que los coches de colores claros, como el blanco, el plata y el amarillo, son más fáciles de ver, especialmente de noche o en condiciones climáticas adversas. Los coches de colores oscuros, por el contrario, tienen menos contraste con la carretera, lo que los hace más difíciles de ver.

Sin embargo, es importante destacar que, aunque el color del coche puede influir en la visibilidad y, por ende, en las tasas de accidentes, hay que tener en cuenta muchos otros factores, como el tipo de conducción, las condiciones meteorológicas o el estado del coche, por ejemplo.

Los colores más seguros

Como déciamos más arriba, con el color blanco, el plata y el amarillo te van a ver mucho mejor que si circulas con un coche de color azul oscuro, un marrón oscuro o un negro, y todavía más si la conducción es nocturna.

¿Por qué? El color blanco ofrece una seguridad superior debido a su mayor visibilidad. El plata, por su parte, destaca por su alta visibilidad, mientras que el amarillo, gracias a su tono vibrante, asegura que destaques en la carretera.

Asimismo, los coches con la pintura más clara reflejan la luz del sol y ello hace que en verano, por ejemplo, si dejas tu coche aparcado al sol, no retengan tanto calor. Un color más oscuro, por el contrario, va a tener una inercia térmica mayor. No obstante, no es un dato tan relevante ya que los coches actuales van previstos de un buen climatizador que, en pocos minutos, refresca el interior del habitáculo.

Y un último dato. El color blanco o los colores más vivos van a hacer que pase más desapercibida la suciedad, al igual que si tienes un arañazo en la carrocería.

 

Así que ya sabes. La próxima vez que estés eligiendo un coche, ¿por qué no te tomas un segundo para considerar el color? Un viaje más seguro podría estar a solo una capa de pintura de distancia.

Y además te puede interesar...