Liberty Media se queda con MotoGP: los detalles de una decisión clave para el futuro del motorsport

Publicado el

Contenido

La compañía propietaria de la Fórmula 1 se queda con el 86% de la propiedad de Dorna a cambio de 4.2 billones de euros y controlará a partir de ahora las dos categorías más importantes del mundo del motor. 

Es curioso que se haya anunciado la gran noticia en el día de los inocentes anglosajón, el April’s Fool Day. Sin embargo, el bombazo es oficial: Liberty Media Corporation, dueña de la F1, adquiere el 86% de las acciones de Dorna para hacerse con los derechos del campeonato del mundo de MotoGP a cambio de 4.2 billones de euros

El 14% restante seguirá en manos de los directivos de Dorna y eso implica que Carmelo Ezpeleta, que lleva siendo el CEO de la empresa desde 1994, seguirá con su rol mientras que la empresa española seguirá funcionando de manera independiente pero en esta ocasión dentro de la estructura estadounidense. La sede seguirá estando en Madrid.

«Este es el siguiente paso perfecto en la evolución de MotoGP, y estamos entusiasmados por lo que este hito aporta a Dorna, al paddock de MotoGP y a los aficionados a las carreras. Estamos orgullosos del deporte global que hemos hecho crecer, y esta transacción es un testimonio del valor del deporte en la actualidad y de su potencial de crecimiento. Liberty Media tiene un historial increíble en el desarrollo de activos deportivos y no podríamos desear un socio mejor para ampliar la base de fans de MotoGP en todo el mundo», explica Ezpeleta en el comunicado.

Liberty

Con la compra de Dorna, Liberty no solo se queda con el Mundial de MotoGP sino que también pasa a ser el dueño de Moto2 y Moto3, las otras dos categorías del campeonato, del Mundial de Superbikes, el Mundial de MotoE y también del FIM Women’s Circuit Racing, la nueva creación para impulsar la participación femenina en el motociclismo.

El crecimiento de la Fórmula 1

Ahora se generan muchas dudas sobre el futuro de MotoGP pero podemos usar de espejo lo que ocurrió con la F1 desde la llegada de Liberty en 2016 sacando a Bernie Ecclestone del mando. A nivel de emoción en pista podemos discutir varias cosas, pero a nivel de marketing y comunicación no hay color. Según Forbes, el valor del ‘Gran Circo’ se ha duplicado desde entonces sin apenas llegar a la década desde que se formalizó la adquisición.

Elementos como el Drive to Survive provocaron que la F1 vuelva a ser un deporte de masas al alcance de la mano, los fans en los circuitos sienten el espectáculo más cercano y se intenta involucrar más al aficionado con actividades más allá de los circuitos con exhibiciones en las ciudades. Las audiencias incrementan en todos lados y está claro que la F1 volvió a la cresta de la ola tras años de travesía por el desierto.  

Liberty

Lo que sí es cierto es que parece que desde Liberty a veces la obsesión pasa más por lo que ocurre fuera de la pista que en el  asfalto. Se busca más el show externo de lo que pase entre los coches. GPs como el de Miami, Las Vegas o el futuro de Madrid se caracterizan por poder aportar a VIPs en medio de las ciudades y experiencias exclusivas más que por la emoción que puede tener una carrera en un circuito urbano.

Por otro lado, está el tema del uso de las imágenes. Mientras que en F1 los usuarios tienen mucha más libertad para usar un vídeo de la carrera en MotoGP la censura por derechos está mucho más perseguida y en un mundo tan digitalizado como el que vivimos, esto ha estado en contra del motociclismo.

El futuro de las carreras

Para qué vamos a mentir. Con la llegada de Liberty el calendario de F1 se expandió por nuevos continentes, especialmente en USA. Ya en una conferencia de prensa posterior al anuncio se explicó que la idea es expandirse a otros mercados. No necesariamente en forma de circuitos pero sí en otros aspectos como derechos televisivos. Sin embargo, MotoGP se disputa en gran parte en Europa y especialmente en la Península. No sería de extrañar que el calendario sufra importantes cambios en un futuro muy cercano.

Lo que sí se descarta desde un inicio es la llegada de los circuitos urbanos. Por un tema de mera seguridad, ver carreras de motos entre muros a altas velocidades es altamente peligroso. Además, tal y como informó el CEO de Liberty Greg Maffei no quieren cambiar el producto. “Esta competición no puede ocurrir en circuitos urbanos”, señaló en declaraciones recogidas por The Race.

Liberty

La duda que se sondea ahora mismo es si se va a realizar un GP conjunto entre MotoGP y Fórmula 1. Sin duda sería un bombazo mediático pero hay elementos como el tema de la seguridad y compatibilidad horaria que deberían ser modificados. Ya hay trazados que están en ambos campeonatos. Sin ir más lejos está el Circuit de Barcelona-Catalunya, pero también el de Austin o Silverstone. Así que realmente no es descabellado pensar

Sobre el autor

Oriol Muñoz Morera

Y además te puede interesar...