Las ZBE tienen poco impacto en Madrid y Barcelona

Publicado el

Contenido

Las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de Madrid y Barcelona apenas han modificado la forma de moverse de los ciudadanos desde su entrada en vigor en dichos entornos urbanos.

ZBE Madrid Barcelona

El RACC y Zurich Seguros han hecho públicos dos estudios en Madrid y Barcelona con las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) de ambas ciudades como protagonistas.

Las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) son áreas urbanas de tráfico restringido a las que no pueden acceder los vehículos más contaminantes. La clasificación, por cierto, se establece según el etiquetado medioambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT). Asimismo, su propósito no es otro que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de gases y partículas contaminantes de los vehículos a motor con combustible fósil.

El objetivo de este estudio: analizar el funcionamiento de las ZBE de estas ciudades y sus áreas metropolitanas, teniendo en cuenta la evolución de diferentes características, la renovación del parque vehicular, las intensidades de circulación o la calidad del aire, así como la opinión de los usuarios de las capitales y entornos.

Poco incidencia en la forma de desplazarse

Pues bien, según se desprende de los mismos, elaborados a partir de una encuesta online realizada a 1.006 personas residentes en ambas ciudades y sus respectivas áreas metropolitanas, madrileños y barceloneses apenas han cambiado la forma de moverse desde la entrada en vigor de las ZBE en dichos entornos urbanos.

Para ser exactos, siete de cada diez ciudadanos en Madrid y Barcelona –el 65% y el 75%, respectivamente– mantienen su rutina de movilidad, ya sea a pie, en bicicleta, en patinete, en autobús, en metro, en moto o en coche.

Y eso que los ciudadanos respaldan las ZBE (55% en Madrid y 51% en Barcelona). Pero, en su opinión, aspectos como la gestión y la comprensión de su funcionamiento tienen considerable margen de mejora.

En cuanto a esto último, en ambas ciudades, nueve de cada diez encuestados lo consideran muy difícil de entender. Y de igual modo la mayoría opina que el resto de municipios del área metropolitana de estas ciudades deberían tener los mismos criterios para ayudar a su mejor entendimiento (59% en Madrid y 60% en Barcelona).

Lejos de los objetivos marcados

Según el estudio, solo un 9,2% de los madrileños que habitualmente cogían el coche antes de la ZBE han cambiado su manera de desplazarse, así como un 10,5% de los barceloneses. Pero en contrapartida, un 8,8% de los ciudadanos de Madrid que no lo hacían ahora sí viaja en automóvil; un 2,5% en el caso de los habitantes de Barcelona.

De quienes iban en coche y moto, solo un 7% ha cambiado al transporte público en Madrid y un 8% en Barcelona.

Por otro lado, un 13% de los usuarios de coche o moto en Madrid ha comprado un vehículo nuevo por la puesta en marcha de las diferentes ZBE; porcentaje que sube ligeramente, hasta un 16%, entre los conductores y motoristas de Barcelona. La mitad de ellos, por cierto, se ha hecho con un vehículo con etiqueta ECO.

ZBE Madrid Barcelona

Contrarios a las restricciones

El trabajo presentado por el RACC y Zurich Seguros también revela que la mitad de las personas consultadas (el 50% en Madrid y el 55% en Barcelona) rechazan que aumenten las restricciones de circulación a los vehículos con etiqueta B.

De igual modo, preguntados sobre la opción de implantar peajes urbanos, la mayoría de madrileños y barceloneses se muestran contrarios. En este caso, la oposición es levemente mayor en Madrid (70%) que en Barcelona (68%).

Sobre el efecto de las ZBE en el tráfico, un 46% de los madrileños y un 33% de los barceloneses señalan que reducen los atascos en las vías urbanas/accesos. Pero un 50% no cree que mejoren la congestión.

¿Y sobre la calidad del aire? Las dos ciudades tampoco creen que las ZBE la haya mejorado. De hecho, en Madrid el 61% considera que es mala y perjudicial para la salud. En Barcelona, mismo pensamiento, aunque ligeramente superior; el 68% de los encuestados.

Con todo, el RACC y Zurich Seguros recomiendan a las administraciones que unifiquen criterios y trabajen de manera coordinada, conciencien a la población, inviertan más en movilidad sostenible y proporcionen más ayudas a las personas afectadas por las ZBE.

Puedes consultar ambos estudios al completo AQUÍ (Madrid) y AQUÍ (Barcelona).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y además te puede interesar...