PUBLICIDAD

Las claves de la electrificación del automóvil

El punto de inflexión en la electrificación del parque automovilístico no solo está en la carga, sino en la tecnología y precios del desarrollo y producción de las baterías

El mundo del automóvil está haciendo un esfuerzo más que notable para adaptarse a las necesidades de la electrificación del automóvil; sin embargo, esta industria, como muchas otras, se encuentra con el cuello de botella que supone la actual concepción, capacidad y seguridad de las baterías actuales. Sin duda, el elemento más caro de un coche eléctrico.

Inaga anuncio

Hoy hablaremos de las particularidades que supone el cambio de mentalidad a la hora de conducir los coches eléctricos, así como los requisitos necesarios para su fabricación, rendimiento y reciclaje, especialmente en el punto más crítico y con mayor proyección de futuro de los coches eléctricos: la batería.

En eléctrico se conduce, pero ¿cómo?

Como podéis ver en algunas de nuestras pruebas, conducir un coche eléctrico es un modo de transporte silencioso e incluso tranquilizante. No hay vibraciones del motor y el estrés por cumplir con el régimen de vueltas desaparece. Además, la entrega de este tipo de vehículos está tan adaptada que aseguran un notable confort, no solo de marcha, sino también de conducción. Donde prácticamente solo nos tenemos que concentrar es en acelerar y frenar.

Electrico por menos de 30.000 euros

A cambio aparece la conocida ansiedad por la autonomía eléctrica, que es el miedo a quedarnos sin batería en medio de la nada. Esa sensación desaparece cuando estableces una rutina con tu eléctrico y mejorará al paso que vayan apareciendo más puntos de carga rápidos por las rutas más habituales.

¿La solución prefecta?

Los fabricantes de vehículos eléctricos se encuentran en la carrera por buscar la batería capaz de almacenar más energía y hacerlo de forma más segura que las actuales baterías de iones de litio, pero aún no tiene un ganador claro.

La electrificación del automóvil movil

Aún hay que encontrar esa nueva tecnología capaz de cambiar el mundo y dar un salto significativo en la electrificación del automóvil y que de la capacidad y autonomía eléctrica necesaria, pero lo cierto es que todavía no se ha conseguido. De hecho, en cuanto al usuario, casi todos los avances sobre la autonomía de dispositivos electrónicos de mano como móviles, tablets u ordenadores se debe más a una mayor eficiencia en los procesadores y las pantallas que no a la mejora de sus fuentes de alimentación.

¿La batería ideal?

La comunidad científica y los fabricantes no cesan de mejorar el rendimiento de las baterías, que se optimiza un 5% cada año, pero las de iones de litio se degradan con el tiempo, tienen una vida limitada y el electrolito líquido que se usa en muchas de ellas para almacenar la energía eléctrica es inestable e inflamable, tanto que las aerolíneas prohíben el transporte de estos dispositivos en la bodega de los aviones, donde un fuego accidental sería difícil de detectar a tiempo.

rivian baterias

El desafío es crear baterías superduraderas que se recarguen en poco tiempo, un requisito básico para el desarrollo de los coches eléctricos, smartphones y portátiles más eficaces, redes energéticas más limpias y baratas.

El precio de la tecnología

Pero el auténtico reto de las pilas del futuro empieza por el coste. El de los materiales es solo una parte del precio final de las baterías. La peligrosidad de los electrolitos líquidos exige protegerlas y empaquetarlas bien, lo que encarece el transporte y la seguridad de utilización.

La electrificación del automóvil

Esto último es realmente importante, pues estos acumuladores son elementos peligrosos que pueden arder con cierta facilidad si no se toman medidas protectoras en las fases de carga y descarga. Porque, actualmente, este es uno de los puntos en que los fabricantes más invierten, en tecnología, lo que encarece el precio final de los coches eléctricos.

La demanda también encarece

Por otro lado, la capacidad mundial de fabricación de baterías apenas satisface la demanda de los fabricantes de electrónica de consumo y un pequeño mercado de vehículos eléctricos. Si esperamos una transición significativa del parque automovilístico y una mayor presencia de baterías en la red eléctrica, resulta necesario multiplicar la producción.

electrico baterias mini

Un punto muy importante también es el poder de reciclaje. Las baterías de iones de litio tienden a perder su capacidad tras cientos de ciclos de carga y descarga. Pueden reciclarse, pero es un proceso caro y que requiere mano de obra especializada. Futuros desarrollos tendrán que facilitar esta tarea si quieren reducir su impacto en el medio ambiente.

En definitiva y, a pesar de los grandes esfuerzos por los fabricantes, aún hay mucho camino por recorrer en la electrificación del automóvil y el desarrollo de los coches del futuro.

La electrificación del automóvil

También te puede interesar: Anunciada un fábrica de baterías de producción española

También te puede interesar: Coches eléctricos por menos de 30.000 euros en 2021

También te puede interesar: La magia de los motores eléctricos Porsche

Deja un comentario