La subasta de una colección de Schumacher rompe todo tipo de esquemas

Publicado el

Contenido

RM Sotheby’s vuelve a generar muchísima expectación con una de sus subastas y esta vez con Michael Schumacher de protagonista. Había tanta emoción por hacerse con una pieza de la vida del siete veces campeón del mundo que se superaron las ventas estimadas hasta en un 70%.

Tener una pieza del que para muchos es el mejor piloto de la historia no está al alcance de todo el mundo. Por eso, una vez RM Sotheby’s organizó una subasta con 159 piezas de la vida automovilística de Michael Schumacher, las ventas estimadas quedaron mucho más cortas de lo que llegaron a ser. La venta en línea alcanzó los 2,6 millones de dólares a través de la plataforma en línea de la empresa con sede en Nueva Zelanda. Un ejemplo más que subraya el creciente atractivo de los objetos de colección de Fórmula 1.

La estimación previa a la venta era de 1.791.850 dólares. Esa cifra se superó por un espectacular 68’8% más de lo previsto. Un total de 94  lotes de los 159 que se pusieron a disposición se vendieron por encima de la estimación máxima. Otra muestra del interés que sigue generando el Kaiser 11 años después de su retirada de la máxima categoría. Para que nos hagamos una idea del interés que generó, hasta tres cascos que se pusieron a la venta superaron los 100.000 dolares. Una inversión muy importante para un producto único.

Schumacher

¿Qué había en el lote?

La mayoría de los objetos expuestos eran cascos de carreras usados por Schumacher.  Los que se vendieron por más de 100.000  dólares fueron los ejemplares que llevó en su máximo esplendor con Ferrari. Concretamente cuando fue campeón en 2001, 2003 y 2004.

Además de los cascos, otros artículos presentados eran trajes de competición y otros artículos relacionados con su trayectoria. Otras piezas de automovilismo firmadas por los grandes Ayrton Senna y Alain Prost también despertaron un gran interés. Lógicamente tener algo de Schumacher ya es de un valor incalculable pero si además va firmado por alguna de estas leyendas, ya es otra historia. Los entusiastas, animados por el creciente interés mundial por la Fórmula 1, pujaron con avidez, llevando la venta a niveles que superaron con creces las expectativas.

Schumacher

El Top10 del lote:

2003 Michael Schumacher Schuberth Scuderia Ferrari Formula 1 Casco, vendido por $120,000
2004 Michael Schumacher Schuberth Scuderia Ferrari Casco de Fórmula 1, vendido por 109.200 dólares
2001 Michael Schumacher Schuberth Scuderia Ferrari Casco de Fórmula 1, vendido por 109.200 dólares
2001 Michael Schumacher Schuberth Scuderia Ferrari Casco de Fórmula 1, vendido por 98.400 dólares
2002 Michael Schumacher Schuberth Scuderia Ferrari Casco de Fórmula 1, vendido por 97.200 dólares
2002 Michael Schumacher Schuberth Scuderia Ferrari Casco de Fórmula 1, vendido por 87.600 dólares
2002 Michael Schumacher Schuberth Scuderia Ferrari Casco de Fórmula 1, vendido por 87.600 dólares
2001 Michael Schumacher Schuberth Scuderia Ferrari Casco de Fórmula 1, vendido por  85.200 dólares
1994 Michael Schumacher Casco Bell Benetton Fórmula 1, vendido por 79.200 dólares
2003 Michael Schumacher Scuderia Ferrari OMP Fórmula 1 Traje de carreras firmado, vendido por  78.000 dólares

Schumacher atrae a nuevos clientes

Si algo tenía Michael, era un poder de atracción para las masas con su carisma inigualable. Por ello se ganó fans alrededor de todo el planeta y también le comportó que mucha gente se convirtiera en hater. No se puede gustar a todo el mundo. No obstante, nadie pone en duda un talento que marcó una época dorada en la Fórmula 1. 

En esta subasta se pusó de manifiesto ese magnetismo del que estamos hablando porque al poner productos de Schumacher a disposición también se puso RM Sotheby’s en el mapa para mucha gente que desconocía su existencia. Hasta el 64% de los pujantes eran primerizos y había una representación de 35 países distintos. Un acto global gracias a un icono mundial.

Cuando se realizó la subasta de la colección de Nigel Mansell también se generó un interés muy alto ya que se trataba de la mayor colección nunca subastada de un campeón del mundo. Sin embargo, no provocó que tanta gente ajena a este tipo de actos se atreviera a adentrarse al mundillo.

Sobre el autor

Oriol Muñoz Morera

Y además te puede interesar...