De los karts contra Norris a trabajar con Alonso inspirándose en Hamilton: la historia de Inem Coker

Publicado el

Contenido

El ingeniero aerodinámico de Aston Martin explica su experiencia en el portal web oficial de los de Silverstone para poder inspirar a todos aquellos que algún día quieran formar parte de un equipo de la F1

En la aerodinámica está gran parte del éxito o el fracaso en la Fórmula 1. La forma en la que el aire fluye en el monoplaza provoca que la resistencia del coche sea mayor o menor con las altas velocidades que se llegan en el Gran Circo. Así que como menos resistencia oponga el coche al flujo del aire más rápido será. Ahí es donde entra el papel de los ingenieros aerodinámicos.

«Un ingeniero de diseño aerodinámico trabaja con mecánicos, aerodinámicos y los técnicos de ADM (fabricación digital avanzada) para probar los modelos del túnel de viento, que se escalan al 60%. El ingeniero de diseño aerodinámico actúa como intermediario entre estos grupos, entendiendo lo que quieren conseguir con determinadas partes del coche y determinando si es realmente factible. A partir de ahí, todo consiste en crear los modelos, que se prueban en el túnel de viento».

Puede sonar muy extraño si el campo de la ingeniería te queda muy lejano pero así lo define el ingeniero de aéreo de Aston Martin que trabaja en el coche de Fernando Alonso y Lance Stroll, Inem Coker. La clave según el miembro de los de Silverstone es el constante cambio que se vive en un deporte tan complejo como es la F1. 

Tal y como dijo el propio Fernando Alonso, el objetivo de los británicos en este Mundial de 2024 es que el bajón que sufrieron en el rendimiento durante la segunda mitad de la temporada no se vuelva a reproducir. Eso implica traer novedades y mejoras de forma constante para no ceder terreno respecto a los favoritos: “Trabajas en el filo de la navaja y siempre buscas formas de mejorar el rendimiento del coche”.

«Cuando estudié aeroespacial, trabajé en muchos aviones y pronto me di cuenta de que hace 50 años los aviones eran exactamente iguales que ahora, pero un F1 de hace dos años es muy diferente de los últimos F1″.

Resultados inmediatos

Solo durante el trabajo invernal es donde se puede ir un poco a ciegas. Hasta que no comparten pista durante los primeros test de pretemporada, los equipos solo saben si han mejorado sus propios registros anteriores y es ahí donde se duda de si el camino elegido es el idóneo. Toca esperar para ver si todo el trabajo realizado ha valido la pena. 

No obstante, durante el transcurso de las carreras las mejoras se ven de semana en semana. Ahí es donde, según Inem, se ven los frutos del buen trabajo realizado en la fábrica. 

«Te hace mucha ilusión ver que algo que has diseñado acaba en la pista. Puedes señalar partes del coche y decir: ‘Sí, yo trabajé en ese alerón, o en ese pontón’. Ver un Gran Premio y saber que el trabajo que has hecho ha repercutido en el rendimiento del coche es uno de los aspectos más emocionantes de trabajar en un equipo de Fórmula 1″.

Inem Coker

¿Dónde empezó la pasión de Inem?

Tal y como explica el ingeniero británico, siempre tuvo una pasión para la competición relacionado con los coches y los motores. De hecho, llegó a competir en karting con pilotos actuales de la parrilla como Lando Norris y Guanyu Zhou. Sin embargo, hubo un momento donde la falta de apoyos económicos le obligó a buscar otra vía para entrar en el mundillo. 

No fue un camino nada sencillo para Coker. A pesar de acabar la carrera, entrar en Fórmula 1 sigue siendo la punta del iceberg y hay muchos ‘palos’ sumergidos en el agua y que no se ven desde fuera

«Es poco probable que salgas directamente de la universidad para trabajar en un equipo de F1. Lo más probable es que recibas golpes, pero tienes que mantener la cabeza alta, seguir trabajando duro y creer en ti mismo. Si eres lo bastante apasionado, si lo quieres de verdad, al final lo conseguirás. Tuve muchos contratiempos. Dejé de competir, eso fue un revés. Me presenté a todas las oportunidades de prácticas en los equipos y no conseguí ninguna. Incluso cuando intentaba ser voluntario, me costaba conseguir experiencia”, explica Inem

La clave del éxito

Inspirado por lo que hacía Lewis Hamilton en la pista, Inem quería poner sobre la mesa de la ingeniería una mayor diversidad en cuanto a modelos de conducta. y ahí reside, según él, la clave del éxito: hay varias soluciones para un mismo problema. 

Aprendes rápidamente que rara vez hay una única forma de resolver un problema. Hay diferentes enfoques, diferentes interpretaciones. La diversidad de pensamiento impulsa la creatividad y la innovación, y aumenta la capacidad de identificar una serie de soluciones y, en última instancia, encontrar la mejor”, sentenció.

Sobre el autor

Oriol Muñoz Morera

Y además te puede interesar...