Josef Newgarden conquista una Indy 500 de nunca acabar en la que Alex Palou es cuarto

Publicado el

Contenido

Josef Newgarden por fin tiene su Indy 500. El piloto de Penske y bicampeón de la IndyCar ha logrado la victoria en las 500 Millas de Indianápolis para sumar uno de los pocos triunfos que todavía le faltaba por incorporar a su palmarés. En un final agónico, con hasta tres banderas rojas, Newgarden batía en última instancia a Marcus Ericsson para dar el trago de leche más dulce de su vida.

El ejercicio de supervivencia de Josef Newgarden para alcanzar esta victoria es totalmente aplicable a Alex Palou. El piloto español vio hipotecada su carrera tras un choque en pits con Rinus VeeKay, incidente que le obligó a remontar 24 posiciones para estar en las últimas vueltas en la pelea por los puestos nobles. Finalmente, Palou terminaba cuarto, aunque por ritmo merecía más.

Protagonismo de Alex Palou

Palou arrancaba en pole y eso le permitía vivir unos primeros stint bastante tranquilos. En cabeza del pelotón o por detrás de Rinus Veekay, con el que intercambió el liderato en más de una ocasión, el primer cuarto de carrera fue bastante tranquilo para el español. El único debe para Palou en la parte inicial de las 500 Millas era el consumo, ya que era uno de los primeros pilotos en parar al carecer de rebufos.

Pese a todo, Alex Palou se mantenía cómodamente en el grupo de cabeza. Felix Rosenqvist y Pato O’Ward tomaban el relevo en lo que liderar el pelotón se refiere, posición que mantenían hasta el accidente de Sting Ray Bobb en el giro 92. Las fuerzas se igualaban estratégicamente, pero también era el comienzo el fin para Palou. A la salida del pit, Rinus VeeKay embestía al monoplaza de Palou tras perder el control de su coche.

Alex Palou conseguía retomar la marcha sin daños en la suspensión, pero con varias paradas en boxes para reparar el coche que le hacían caer hasta el puesto 28. Parecía que la carrera estaba perdida para el #10, mientras que en cabeza Callum Ilott lideraba brevemente la prueba. Felix Rosenqvist y Pato O’Ward rápidamente le superaban, mientras Josef Newgarden terminaba de asentarse en el grupo delantero, todo tras arrancar decimoséptimo.

Susto monumental

La carrera entraba, pasado el ecuador de la misma, en una fase de alternancia. Tan pronto Felix Rosenqvist y Pato O’Ward parecían tener la situación controlada como de repente emergía la figura de Marcus Ericsson para colocarse como líder, situación que repetía Santino Ferrucci. Por el camino, Josef Newgarden empezaba a dar síntomas de su velocidad, mientras que por detrás Álex Palou firmaba una gran remontada para escalar hasta el noveno lugar.

El accidente de Romain Grosjean a falta de 50 vueltas para el final dividía estrategias, algo que jugaba en favor de Pato O’Ward. Con un ciclo de paradas distinto al resto, el mexicano salió tercero a pista tras su última detención y no tardó en colocarse líder. Sin embargo, la carrera se volvía caótica, sobre todo a partir del escalofriante accidente de Felix Rosenqvist y Kyle Kirkwood.

El toque entre ambos dejaba una de las imágenes más aterradoras de esta edición de la Indy 500, ya que una rueda salía disparada por encima de las protecciones. Por suerte, el neumático no se dirigía a la zona de grada y sí a un pequeño parking en la que impactaba contra un coche aparcado. La carrera se detenía con bandera roja a falta de 14 vueltas. En la resalida, Pato O’Ward se iba contra el muro tras una maniobra al límite de Marcus Ericsson. De nuevo roja.

Josef Newgarden es el rey

Todavía había espacio para una tercera bandera roja, bastante controvertida, por el accidente en la parte trasera del pelotón entre Benjamin Pedersen y Ed Carpenter. Se llegaba así a un último reinicio con una vuelta final en verde en la que Josef Newgarden superaba a Marcus Ericsson con maestría para conseguir la victoria por delante del piloto sueco, ganador en 2021. La tercera posición final era para Santino Ferrucci.

Alex Palou conseguía quitarle la cuarta plaza en última instancia a Alexander Rossi como gran broche a una remontada espectacular que merecía más premio. El ritmo del español ha sido magnífico, pero la suerte es un punto clave en la Indy 500. Por detrás de Palou y de Rossi veían la bandera a cuadros Scott Dixon, Takuma Sato, Conor Daly, Colton Herta y Rinus VeeKay, de algún modo verdugo de las opciones de Palou de conquistar Indianápolis.

Sobre el autor

Fernando Sancho Gadea

Sanitario de vocación, redactor casi por ‘accidente’. Apasionado del mundo del motor, sobre todo si huele a competición. Comencé siguiendo la Fórmula 1 desde pequeño y acabé disfrutando de la esencia de muchas otras categorías, hasta tal punto de hacerlas mías. He tenido la suerte de cubrir en directo Grandes Premios de Fórmula 1 y de MotoGP, rallies del WRC y pruebas del WTCC, del DTM y del WEC. Este mismo año he podido debutar en las 24 Horas de Le Mans, por lo que mi único sueño por cumplir es poder informar de un Dakar en directo, desde el desierto.
Y además te puede interesar...