Imola, un clásico con historia en medio del cambio y con un futuro incierto

Publicado el

Contenido

El trazado italiano ha sido uno de los más emblemáticos de la F1 debido a Grandes Premios que nunca se olvidarán en las mentes de los aficionados al automovilismo pero esto no quiere decir que no pueda tener los días contados

El GP de la Emilia Romagna se recuperó a causa de la pandemia en 2020 para poder completar un calendario muy complicado logísticamente. A partir de entonces Imola se las apañó para poder estar en el campeonato de Fórmula 1. Una vuelta sorprendente teniendo en cuenta que sus características (escapatorias de grava, lejos de zonas urbanas, instalaciones antiguas, pista estrecha…) choca con las novedades como Arabia Saudí, Miami o Las Vegas, donde domina el show-business, el lujo y las carreras en medio de las ciudades.

Quizás el circuito puede haber quedado un poco obsoleto pero no por ello deja de ser un circuito emblemáticos para todos los aficionados al motorsport.

Imola 1994, el GP más negro de la historia

No todos los recuerdos del trazado transalpino son buenos. Ni mucho menos. De hecho, el GP de 1994 será recordado por ser el más cruel de la historia del deporte. Primero, en los entrenamientos libres del viernes, Rubens Barrichello tuvo un grave accidente Variante Bassa que afortunadamente quedó tan solo en un susto. No obstante, apenas unas horas más tarde llegó la tragedia.

Roland Ratzenberger, que debutaba en el Gran Circo en esa misma temporada, se estrelló en la curva Villeneuve y murió en el acto durante la sesión de clasificación. Era la primera muerte de un piloto desde 1982 y fue algo traumático para todo el paddock. A pesar de todo, la actividad no cesó y Ayrton Senna logró su última pole pocas horas antes de perder la vida. 

Y es que en la carrera del domingo, el 1 de mayo de 1994, el brasileño perdió el control de su Williams en Tamburello cuando lideraba la carrera y falleció después de que una pieza de la suspensión le golpeara en la cabeza. El que para muchos era el mejor piloto de la historia silenciaba a todo el mundo con su repentino y doloroso adiós.  Una muerte que cambió la historia de la F1 y que provocó un rediseño de circuitos y de coches para asegurar la salud de los pilotos por encima de todo. 

https://twitter.com/Morbidful/status/1791242678513856521

Ese fin de semana es imposible de olvidar y siempre que se vuelve a Imola hay cantidad de homenajes a las vidas perdidas, especialmente hacia la figura de ‘Magic’ Senna. El último de ellos fue el que realizó Sebastian Vettel este mismo fin de semana reuniendo a todos los pilotos de la parilla con camisetas amarillas y la S de Senna. 

Alonso y Schumacher y sus duelos para la historia

Sin duda también hay carreras que nos hicieron levantar de la silla como muy pocas. Estamos hablando de la edición de 2005, cuando Fernando Alonso fue capaz de parar a Michael Schumacher que venía encendido remontando desde la 13ª posición.

El Renault del español venía mermado y las gomas del de Ferrari, que venía de ganar cinco títulos consecutivos, estaban mucho más frescas. Venía varios segundos por vuelta más rápido que Alonso y con todo el público de su lado. Aún así, el asturiano protagonizó una de las defensas más recordadas de la historia durante diez vueltas y batió al Kaiser por solo dos décimas.

imola

Era la cuarta victoria consecutiva y se afianzaba en lo más alto de la clasificación para acabar logrando su primer título de campeón. Sin embargo, dejando de lado la puntuación, esa defensa dejó claro que por fin había un piloto capaz de acabar con el dominio aplastante de Schumacher. Había un piloto con unas manos capaces de batir al mejor. Era una carta de presentación definitiva y a partir de ahí la vida de uno y otro en la F1 cambiaron para siempre. 

Caprichos del destino, al año siguiente, en la edición de 2006, volvió a unir a ambos en las mismas circunstancias pero con las posiciones intercambiadas. Esta vez Michael Schumacher aguantó las embestidas de Fernando Alonso y logró su pequeña vendetta ante los ‘tifosi’.

Imola más allá de 2025

El contrato que une a la Fórmula 1 con el mítico trazado termina la temporada que viene. A pesar de estar justo al lado de la sede de Ferrari, la escudería más laureada de la historia, su continuidad en el Gran Circo no está para nada asegurada. 

Ahora mismo Italia tiene el honor de albergar dos carreras a lo largo del año: la de Imola y la de Monza. En un negocio que cada día recibe más ofertas para expandirse en nuevos mercados es difícil presagiar que ambos permanezcan en el calendario. Y si no solo hace falta leer lo que comenta Stefano Domenicali.

“Mantener las dos carreras en Italia en 2026 es posible, pero objetivamente es muy difícil. En cualquier caso, hay una necesidad de cambio no sólo por la seguridad de las pistas, sino también por los servicios ofrecidos a los aficionados, teniendo en cuenta las peticiones que recibimos del resto del mundo. Tenemos muchos países con un interés creciente por la F1 en Oriente y Estados Unidos, pero Europa está mostrando signos interesantes tras la iniciativa de Madrid”, dijo antes del GP. 

imola

Imola tiene un pasado imborrable pero, desgraciadamente, tiene papeletas para quedarse solo en eso. 

Sobre el autor

Oriol Muñoz Morera

Y además te puede interesar...