Horwin SK3, la eléctrica para la movilidad inteligente

Publicado el

Contenido

La SK3 es la última novedad del fabricante chino Horwin, un scooter eléctrico ideal para ir de A a B, atractivo, sencillo y a precio razonable.

Horwin SK3

La definición de la “movilidad inteligente” suele coincidir con la llamada “movilidad intermodal”. Es decir, aquella que combina diferentes métodos y sistemas de transporte en función de las necesidades de desplazamiento de quienes lo protagonizan. Los planteamientos radicales no suelen ser aconsejables en ningún ámbito. Tampoco en el de la movilidad, y especialmente cuando esta se produce en un entorno urbano.

Independientemente de la calidad o de su eficacia de funcionamiento operativo, la polarización entre quienes defienden el transporte público colectivo frente al privado y más individualizado suele coincidir con un análisis reduccionista. Y, a menudo, también partidista, con determinados componentes ideológicos detrás más allá del argumentario estrictamente técnico empleado.

Horwin SK3

Ciudades descontentas

En un estudio realizado recientemente por el RACC en la ciudad de Barcelona, dirigido a analizar la percepción que la ciudadanía de la capital catalana tiene sobre la movilidad en la misma, el 65% de los dos mil encuestados consideraron que esta empeorará en los próximos cuatro años.

El informe también explica que los usuarios de los vehículos privados expresan un grado de confianza y satisfacción muy superior al que revelan los usuarios habituales del transporte público, en especial entre quienes se desplazan en el ámbito urbano.

Mientras que los usuarios de transporte público le otorgan una nota de un 6’77, los del privado lo puntúan con un 8’33. Y, con toda seguridad, esta evaluación es extrapolable a otras grandes ciudades españolas donde la casuística se repite.

Ciudadanos con sentido práctico

Partimos de la base que en algún momento u otro del día todos los usuarios de la vía pública somos peatones, y consideramos que una parte importante de la congestión en las grandes metrópolis se produce debido a los desplazamientos que a diario protagonizan los llamados “conmuters”. Es decir, personas que viven fuera de la ciudad, pero que cada día se ven obligados a entrar en ella para desarrollar sus actividades laborales.

En muchos casos, la posibilidad de cubrir estos desplazamientos “de puerta a puerta es inviable. Bien por la falta de recursos públicos desde determinados puntos de origen, o por la particular localización de los destinos laborales (a menudo en polígonos, o zonas industriales del extra-radio urbano, con pocas o inexistentes combinaciones de transporte público). De ahí nace el auge de la utilización del vehículo particular.

Horwin SK3

El COVID-19 empujó la moto

Este uso individualizado se vio especialmente potenciado durante la epidemia del COVID-19 y los meses posteriores. El miedo al transporte “colectivo”, el pánico a la escasez de “distancia sanitaria”, o la incomodidad del uso obligatorio de las mascarillas potenció el uso del transporte particular pese al auge del teletrabajo.

En 2021, se vendieron en España 642.160 motos, de las cuales 182.854 fueron nuevas y 459.306, de ocasión, según ANESDOR (Asociación Nacional de Empresas del Sector Dos Ruedas). El mejor mes de ventas de motos en 2021 fue abril, que, además, coincidió con el pico de la pandemia de ese mismo ejercicio.

La crisis sanitaria, pues, supuso una oportunidad de “descubrimiento” de la moto para muchos usuarios nuevos de este tipo de vehículos. Y, en especial, la puerta de entrada hacia la “electromovilidad”.

Y es que la moto, por la libertad de uso que genera, pero sobretodo por su agilidad para moverse en ambientes con tráfico denso y circulación lenta, se convierte en el transporte ideal para esos “conmuters”, que pueden combinarla con cualquier otro medio de locomoción, privado o público, y -por supuesto- para los que solo busquen un vehículo práctico, cómodo… y sostenible.

Horwin SK3

Rompiendo tópicos

En torno a los vehículos eléctricos siguen habiendo, sin embargo, muchos prejuicios: su precio, una autonomía discutible, las dificultades para efectuar la recarga en la red pública, o sus prestaciones.

Probar algunos de estos vehículos, conducirlos en un entorno familiar, en las mismas condiciones que luego tal vez los lleguemos a usar, sirve para desmontar absolutamente estas creencias limitantes que, en casi todos sus casos, han quedado absolutamente superadas.

Y eso es justamente lo que nos proponen desde el potente Grupo M Automoción, responsable de importar en España las motocicletas eléctricas Horwin, ideales para el ámbito ciudadano pero apropiadas también para una movilidad interurbana.

El grupo M Automoción atesora una historia de más de 60 años trabajando con las mejores marcas de la automoción que les han confiado sus puntos de venta. Miles de clientes han encontrado en estos concesionarios el vehículo que buscaban, nuevo o de ocasión.

En M automoción encontraremos más de 800 profesionales especializados, distribuidos en 44 concesionarios y otros 41 talleres de proximidad. Y la apuesta por la innovación del grupo creado en 1962 por Claudio García les ha permitido seguir ofreciendo siempre nuevas y mejores soluciones para cada necesidad de movilidad.

La solución eléctrica

Y la más moderna, lógica, útil y sostenible de estas soluciones se llama Horwin. Una firma internacional compuesta por un grupo de entusiastas de la tecnología y los negocios que empezaron en el campo de los primeros drones, y siguieron hasta la creación de la estación espacial de China.

Gracias a este recorrido, Horwin posee una capacidad completa de I+D desde el software hasta el hardware, que ha desembocado en la creación de una marca de propuestas de movilidad sostenible que podemos encontrar en su página oficial.

SK3: la fórmula mágica

Entre todo su catálogo la SK3 es “la más lista de la clase”: un scooter eléctrico bonito y a un precio más que razonable. Pero, especialmente: práctico.

Se trata de un vehículo funcional, con una estética cuidada, que reserva toda su sofisticación para la tecnología que emplea, renunciando a los componentes y acabados menos útiles, que no suelen sino contraponer los valores de practicidad de esta moto frente a equipamientos que disparan el precio hasta tal punto de convertirlos en inasequibles a sus compradores.

El Horwin SK3 lleva todo lo que hay que llevar para un uso diario:

– Pantalla LCD con lectura de velocidad, odómetros y porcentaje de nivel de carga de batería.

– Indicador del modo de potencia seleccionado, de los tres posibles.

– Luces full led.

– Conexión USB A dentro de la guantera.

– Hueco bajo el asiento.

– Y con la posibilidad del arranque por llave remota con alarma, algo muy de agradecer en su uso cotidiano.

Equipado con llantas de 14, con unas dimensiones muy compactas y una ligereza extrema, este scooter es idóneo para moverse por la ciudad y también para una práctica en combinación con otros métodos de transporte… si nuestras demandas de movilidad nos lo piden.

Horwin SK3

Tres modos de potencia

Como hemos señalado, el Horwin SK3 tiene 3 modos de potencia (en el modo 1 alcanza 45 km/h, en el 2 llega a 70 km/h y en el modo 3 tiene como tope 90 km/h) y un pulsador para la marcha atrás.

Esta Horwin dispone de un gancho portabolsas retráctil y ofrece un pequeño hueco bajo el asiento, siempre y cuando llevemos sólo una de las dos baterías que admite (la segunda -que se ubica en este hueco- es opcional, aunque permite ampliar notablemente el rango de autonomía).

El motor eléctrico de 6,2 kW es comparable al de una 125 c.c. para usuarios con el carnet A1/B+3 y está anclado al chasis. Se alimenta con una batería extraíble de iones de litio de 2,6 kWh -que se halla bajo el asiento-, que en casa, conectándola a cualquier enchufe doméstico, tardaremos 4,5 horas en recargar con el cargador portátil, que también se guarda bajo el asiento.

Horwin SK3

Las medidas deseadas

El SK3 tiene unas medidas correctas, ideales para desenvolverse por el tráfico urbano. Es estrecho, con un asiento no muy alto, ligero y fácil de maniobrar (especialmente cuando a través de un pulsador accionamos la marcha atrás.

Su velocidad punta alcanza los 99 km/h, con una autonomía declarada con una sola batería de 80 km, circulando a 45 km/h. Más de 100 km, con dos baterías.

Su precio está muy ajustado, y contando que se pueden descontar del mismo los 1.100 euros del Plan MOVES IIIqueda en 3.050 con 1 batería y en 3.890 euros para la versión con 2 baterías

El Horwin SK3 es una solución inteligente y asequible para reinar en la ciudad, sin contaminar… ni depender de terceros ni de huelgas, averías o los retrasos tan habituales del transporte público.

 

Ficha técnica Horwin SK3

Motor tipo: Eléctrico brushless refrigerado por aire anclado al chasis
Potencia máxima: 6,2 kW
Par motor máximo: N.d.
Batería: De iones de litio de 2,6 kWh extraíble (1 de serie, 2 opcional)
Carga de la batería: 4,5 horas en un enchufe doméstico (1 batería), cargador portátil
Transmisión secundaria: Por cadena sellada
Tipo chasis: Tubular de acero
Geometría de dirección: N.d.
Basculante: Doble brazo de acero
Suspensión delantera: Horquilla hidráulica sin reglajes
Suspensión posterior: 2 amortiguadores ajustables
Freno delantero: Disco con pinza de dos pistones y CBS
Freno trasero: Disco con pinza de dos pistones y CBS
Neumáticos: 100 x 80 x 14” y 120/70 x 14”
Largo total: 1.993 mm
Altura máxima: 1.136 mm
Anchura máxima: 742 mm
Distancia ejes: 1.360 mm
Altura asiento: 790 mm
Peso: 109 kg
Autonomía comprobada: Más de 100 km (mixto, con 2 baterías)
Garantía oficial: 3 años
Importador: M Automoción
Web: Horwin

Sobre el autor

Josep Lluis Merlos

Periodista, como Tintin. Cuando empecé a publicar (con 13 años) mis crónicas en la revista Motociclismo, yo quería dar la vuelta al mundo, subirme a la luna en un cohete rojo y blanco y viajar hasta el Tibet en moto. Un día me llevaron a Montjuic, olí la gasolina y me enamoré. Allí fue la primera vez de casi todo. Y aquí sigo, casi 50 años después, escribiendo y hablando de coches y motos, tras haber pasado por unas cuantas revistas, periódicos, emisoras de radio y cadenas de televisión. He visto centenares de carreras en todos los circuitos, pistas, carreteras y desiertos de todo el mundo. Y me siguen gustando tanto como aquel primer día. Pero lo del cohete aún lo tengo pendiente.
Y además te puede interesar...