François Hardy, actriz y cantante que marcó una época en la F1 

Publicado el

Contenido

La icono francesa falleció el pasado 11 de junio a los 80 años y a pesar de ser famosa por sus canciones e interpretaciones, durante la década de los 60 también tuvo su influencia en el automovilismo, una de sus grandes pasiones

El mundo de la interpretación y de la música está de luto por el adiós de François Hardy el pasado martes 11 de junio a los 80 años tras una larga lucha contra el cáncer. La cantante francesa fue un icóno de la cultura musical gala en la década de los 60 con canciones como Tous les garçons et les filles y Comment te dire adieu. También será recordada por defender una muerte digna mediante la eutanasia. Sin embargo, para los más jóvenes nos puede sorprender que fue también una gran influyente en el mundo del automovilismo y de la Fórmula 1

Precisamente en el momento de su máximo apogeo, en la década de los 60 con poco más de 20 años, fue protagonista en la película Grand Prix (1966). Gracias a esta película, la fama de Hardy pasó de un panorama nacional a ser una estrella internacional. El largometraje fue dirigido por John Frankenheimer. El protagonista fue James Garner, piloto de Estados Unidos y Hardy también compartió elenco con Yves Montand, otro amante del motorsport. Fue una película que marcó un antes y un después en el cine porque se rodó por primera vez en circuitos reales y se introdujeron cámaras dentro de los monoplazas. Por no hablar del increíble presupuesto en comparación a otras inversiones que se hacían en aquella época en el cine. 

Hardy

François era una gran apasionada por el automovilismo y desde esa película los fans pudieron conocer su historia mucho más de cerca. Además, el compartir película con héroes de la Fórmula 1 como Juan Manuel Fangio, Jim Clark, Jack Brabham o Graham Hill le dio más audiencia dentro del los ‘frikis’ del motor. 

Su rol en la película era el de una novia de un joven piloto debutante y es cierto que no era un papel con especial peso dentro de la trama. Sin embargo, su glamour fue clave para que su repercusión se fuera agrandando. De hecho, sus imágenes siguen sirviendo para poder ‘viajar’ a otra época dorada del Gran Circo.

Su relevancia fue tal, que ya no solo se le etiquetó en el mercado automovilístico sino que también hubo imágenes relacionadas con el mundo de las dos ruedas

Hardy

Una película que marco un antes y un después

En los últimos años ha habido muchas películas que han tenido éxito en la gran pantalla como es el caso de Le Mans 66’, Rush o Ferrari. Las carreras siempre han sido una gran atracción para la indústria cinematográfica por la emoción y el riesgo que implica y que el espectador no pueden alcanzar viéndolas por televisión desde la comodidad de su sofá.

Pero las imágenes de velocidad y precisión desde dentro del monoplaza no tendrían el mismo sentido sin la innovaciób a mitad de los 60 con la película Grand Prix. Durante mucho tiempo fue considerada como la mejor película del automovilismo deportivo por las dificultades técnicas que entrañó su rodaje. 

Hardy

Las imágenes de Hardy con los coches de la década de los 60 también marcaron un antes y un después en el modelaje y la combinación de los dos mundos. Ya no solo en F1 sino que en modelos de calle también aparecía.

François Hardy, valores más allá de la imagen

François fue conocídisima por su imagen como artista pero también fue una firme defensora para que todos aquellos que lo deseen puedan tener una muerte digna. «Después de mis 45 radioterapias, la ausencia definitiva de saliva y la falta de irrigación del cráneo y de toda la zona otorrinolaringológica han hecho de mi vida una pesadilla», dijo en una entrevista para RTL sobre su lucha contra el cáncer.

Hardy

Raramente las ‘celebrities’ quieren tomar partido en estos casos pero al vivir en primera persona el calvario, Hardy no quiso callarse y fue también un icóno en la lucha para la legalización de la eutanasia.

Sobre el autor

Oriol Muñoz Morera

Y además te puede interesar...