La Fórmula 1 llega al parón veraniego con una certeza (Max Verstappen) y un mar de dudas

Publicado el

Contenido

La Fórmula 1 ha llegado al ecuador de su temporada 2023, barrera que ya superó en Hungría en lo que a número de Grandes Premios se refiere, puesto que el calendario tiene 22 citas. Con todo, el parón veraniego es la frontera entre las dos mitades de una campaña que por ahora he dejado una gran certeza y un mar de dudas. La certeza no es otra que Max Verstappen, rey y señor del campeonato con total autoridad.

Más dudas hay en torno a la figura de Sergio Pérez en el seno de Red Bull, pero también sobre el rendimiento de Aston Martin tras un gran inicio de año. En Ferrari hay muchas cuestiones que también ofrecen cierta incertidumbre, aunque parece claro el papel que tienen Charles Leclerc y Carlos Sainz dentro del equipo a partir de los episodios que se han dado hasta ahora. Pirelli, el ‘resurgir’ de Mercedes y McLaren y la guerra de la ‘Tierra Media’, cuestiones que marcan hasta ahora el desarrollo de la Fórmula 1.

El rey, Max Verstappen

El dominio de Max Verstappen en los primeros doce Grandes Premios ha sido incontestable. El piloto neerlandés ha logrado diez victorias y dos segundos puestos, todo salpicado por un gran ‘reguero’ de poles, vueltas rápidas y éxitos en las carreras al Sprint. Max ha sido el gran artífice de la racha de doce triunfos consecutivos en la que se encuentra Red Bull, batiendo a alguno de los mejores equipos de la historia.

Mientras que el papel de Verstappen es inconmensurable, su compañero Sergio Pérez vive uno de sus peores momentos en la Fórmula 1. Cualquiera lo diría sumando dos victorias y un total de siete podios en la primera mitad del año, pero las comparaciones son odiosas. Los 314 puntos que suma Max en comparación con los 189 que tiene ‘Checo’ hacen daño. Tanto o más que los problemas que ha tenido el mexicano en clasificación durante un buen número de Grandes Premios.

El problema para Sergio Pérez no es tanto Max, que juega en otra liga, como la aparición en la ecuación de Red Bull de Daniel Ricciardo. El piloto australiano está de vuelta en la Fórmula 1 tras sustituir a Nyck de Vries en AlphaTauri y aunque de momento no ha logrado puntuar, sólo con su presencia parece amenazar el asiento de Pérez. Al menos este es el objetivo de Ricciardo de cara a la próxima temporada.

Seis podios de Fernando Alonso

Una de las sorpresas más positivas de la primera mitad del la temporada 2023 ha sido el papel de Aston Martin, al menos hasta donde ha llegado la cuerda. Con Fernando Alonso como capitán general y gran referente, el equipo británico comenzó la temporada como el segundo equipo de la parrilla por rendimiento. Alonso aprovechó al máximo esta circunstancia con seis podios en las ocho primeras carreras, logrando dos podios de mucho valor en Mónaco y Canadá.

Desde el segundo puesto obtenido en Canadá, Alonso no ha vuelto a pisar el podio mientras el impulso de Aston Martin ha languidecido. El erróneo desarrollo del AMR23 -confirmado por el propio equipo- y los cambios en los neumáticos Pirelli han provocado que otros equipos hayan superado a Aston Martin. El porcentaje de culpa de ambas cuestiones en esta circunstancia es cuestionable, porque señalar el enésimo cambio de neumáticos de Pirelli en plena temporada no sienta demasiado bien.

Max Verstappen
Fernando Alonso ha estirado el chicle tanto como ha podido con un Aston Martin que ya no es tan competitivo.

En cualquier caso y siendo un tanto vulgar, se podría decir aquello de «que le quiten lo bailao a Fernando». Justo un año después de confirmarse su fichaje por Aston Martin, el asturiano tiene seis podios y ha podido pelear de tú a tú contra los grandes nombres de la parrilla. Un balance que difícilmente hubiera logrado en Alpine viendo que Esteban Ocon apenas tiene un podio y que Pierre Gasly ha sido séptimo en su mejor Gran Premio.

El rol de Carlos Sainz

Ferrari vive en un estado permanente de incertidumbre, por la idiosincrasia del propio equipo. Su discreto inicio de temporada tampoco ayudó a disipar algunas dudas, como tampoco los casi permanentes movimientos que se producen en su cúpula directiva. Con todo, la línea de la formación italiana ha sido ascendente y para muestra los podios logrados en Austria y Bélgica por Charles Leclerc.

Aun así, la carrera por ser el segundo equipo se ha puesto realmente dura, no tanto por Aston Martin como por la irrupción de otras estructuras. Un escenario complejo para Ferrari, pero sobre todo para Carlos Sainz. Entrar en el ‘top 5’ cada vez está más caro y si hay un equipo en el que la falta de resultados te condena ese es Ferrari, al menos de puertas hacia fuera. Aun así, lo más preocupante para el madrileño es su rol dentro de la Scuderia.

Max Verstappen
Carlos Sainz ha visto como su papel dentro de Ferrari está muy definido. Charles Leclerc es el piloto prioritario.

Siete puntos separan a Leclerc y Sainz en la general. Diferencia corta que prima la regularidad del español frente a los podios del monegasco, pero que no refleja una realidad que ha sido más patente que nunca en esta primera mitad de año. Charles Leclerc es el piloto número 1 de Ferrari y Carlos Sainz está sujeto al beneficio del monegasco. Si este reparto de roles parecía claro, esta temporada se ha evidenciado de manera más pronunciada.

Pirelli y el resurgir de Mercedes y McLaren

Por desgracia y aunque parezca un tema tabú, Pirelli ha vuelto a ser protagonista en esta mitad de temporada. Dejando a un lado las elecciones de los neumáticos demasiado conservadoras en muchos casos o la nula utilidad de las gomas de lluvia extrema, el problema existente en torno al fabricante italiano es que ha vuelto a cambiar las reglas del juego con la partida avanzada. Cambiar la arquitectura de los neumáticos ha sido un golpe en el mentón para ciertos equipos y el pilar del renacer de otros.

Lejanas quedan las voces en los primeros Grandes Premios del año que daban la temporada por perdida en el seno de Mercedes. La firma alemana ha puesto de su parte con un cambio radical del concepto de su monoplaza, pero también su rendimiento se ha elevado de manera notable con este cambio de neumáticos. Los tres podios de Lewis Hamilton en las últimas seis carreras así lo demuestran. Y no sólo eso, el Mercedes W14 ha pasado de ser un ‘devorador’ de neumáticos a tener una pulcra gestión de la degradación.

Algo similar ha pasado con McLaren. El equipo de Woking ha logrado una metamorfosis gracias a un gran trabajo técnico en el MCL60, pero también se ha visto beneficiado por el nuevo tipo de neumáticos suministrado por Pirelli. En cualquier caso, la estructura se ha convertido en actor destacado en las últimas carreras con los dos podios de Lando Norris en Reino Unido y Hungría o el podio de Oscar Piastri en la Sprint disputada en Spa.

La dura vida en mitad de parrilla

Con Aston Martin, Ferrari, Mercedes y McLaren en la pelea por ser el segundo equipo de la parrilla tras Red Bull, entrar en los puntos se ha convertido en una tarea realmente difícil. Los equipos de la ‘Tierra Media’ bien lo saben, ya que pescar puntos se ha convertido casi en una cuestión de dar en la tecla en el momento exacto. A mitad de camino entre el grupo delantero y el vagón de cola queda Alpine, con un podio y sensaciones encontradas tras diluir toda su cúpula directiva.

Aunque Williams podría ser proclamado el mejor equipo de este grupo de competidores, casi es cuestión de sensaciones. Williams y Haas tienen los mismos puntos en la clasificación de constructores, si bien el equipo americano logró estos puntos en las primeras cinco carreras. Por su parte, Williams se ha dejado ver mucho más en clasificación de la mano de Alex Albon, aunque luego en carrera el equipo su rendimiento ha pasado mucho más desapercibido.

Aun así, ambos equipos gozan de cierta ‘salud’ en comparación con Alfa Romeo y AlphaTauri, las grandes decepciones de esta primera mitad de año. La estructura que dará soporte al futuro proyecto de Audi vive una etapa de transición en la que casi parece pasar sin pena ni gloria por cada Gran Premio. Algo similar ocurre con AlphaTauri, el peor equipo de la parrilla con apenas tres puntos en doce carreras.

Sobre el autor

Fernando Sancho Gadea

Sanitario de vocación, redactor casi por ‘accidente’. Apasionado del mundo del motor, sobre todo si huele a competición. Comencé siguiendo la Fórmula 1 desde pequeño y acabé disfrutando de la esencia de muchas otras categorías, hasta tal punto de hacerlas mías. He tenido la suerte de cubrir en directo Grandes Premios de Fórmula 1 y de MotoGP, rallies del WRC y pruebas del WTCC, del DTM y del WEC. Este mismo año he podido debutar en las 24 Horas de Le Mans, por lo que mi único sueño por cumplir es poder informar de un Dakar en directo, desde el desierto.
Y además te puede interesar...