Ferrari no podía esperar que todo fuese un cuento de hadas

Publicado el

En el Gran Premio de China se vivieron rifirrafes entre Carlos Sainz y Charles Leclerc por primera vez desde que se anunció que el madrileño no estará en la Scuderia el año que viene

El Gran Premio de China no fue el más emocionante de la historia y tampoco el de la temporada. Sin embargo, hubo ciertas cosas que se pueden analizar y dar pie a debates entre los apasionados de la Fórmula 1. Y una de ellas es la doble pelea que vivimos entre los Ferrari de Carlos Sainz y Charles Leclerc. A los aficionados y a los periodistas nos dio emoción y diversión, al equipo ya no lo creo. Pero ¿esperaban en Ferrari que todo fuera un cuento de hadas?

Primero analicemos las dos acciones de las que estamos hablando. La primera ocurrió en el final de la carrera sprint del sábado. Leclerc quiso tirarle el coche a Sainz en la curva 14 al final de la recta de atrás. Carlos se defendió al límite teniendo en cuenta que eran compañeros de equipo y por ello Charles pidió explicaciones al terminar la carrera. La segunda acción fue al día siguiente, en la salida de carrera del domingo. En esta ocasión fue al revés. El español trató de superar al monegasco por el exterior en la curva 1 y fue Leclerc el que cerró de una manera que no es habitual entre compañeros de boxes. Al menos no debería serlo. El resultado para ambos fue perder posiciones. 

Pero es lo que tiene tener a dos pilotos que no se juegan nada. Leclerc está renovado con contrato multianual mientras que Sainz sabe desde inicio de 2024 que no va a estar en Maranello la temporada que viene. Dos talentazos que están liberados para sacar la mejor versión.

Un Sainz libre

Ya lo llevamos diciendo desde la primera carrera de Bahrein. Sainz, con la decisión de Ferrari, puede hacer caso omiso a las decisiones desde el muro. Lógicamente no estamos diciendo que sea un anarquista dentro de la Scuderia pero no tiene porque ceder nada. El equipo le dio la espalda cuando su rendimiento no ha sido malo, ahora toca demostrar que se equivocan dejándole ir. La F1 es un deporte cruel y Carlos lo vivió de primera mano. Por ello ahora está con ganas de dar un golpe encima de la mesa. 

Jugando el mismo papel que un agente libre en la NBA, Carlos tiene que demostrar que está listo para ir a cualquier equipo TOP para luchar contra quien sea. Leclerc es un piloto referencia dentro de la parrilla, por lo tanto plantarle cara da valor. Y ahora mismo Sainz está siendo mejor. Lleva tres podios en cuatro carreras y si no fuera por el caso de apendicitis en Arabia Saudí lo normal es que estuviera por delante en la general. Por lo tanto, está en juego el honor de ser el mejor en Maranello, que no es poco. 

Los intereses de Sainz ahora mismo pasan por delante de los de Ferrari por motivos obvios. Carlos siempre se ha caracterizado por ser un piloto de equipo. Pero todo tiene un límite y un sentido. Ahora hay que priorizar la figura propia que el colectivo. Hay que encontrar el mejor hueco posible en el mercado para tratar de ser campeón del mundo. 

Esta claro que la decisión de Ferrari iba a provocar cambios, no todo iba a quedarse igual.

Con Hamilton en Ferrari no pueden esperar otra cosa

El fichaje de Lewis Hamilton es un bombazo. La historia del británico en caso de lograr que los italianos vuelvan a la senda del triunfo en forma de título no tendría parangón. Entonces, ¿alguien se cree que el piloto con más victorias, más poles y más podios de la historia va a ceder ante Leclerc en caso de encontrarse en igualdad de condiciones? Exacto. No esperamos esto de un heptacampeón del mundo. 

Y el propio Leclerc tiene una prueba de fuego. Con Hamilton al lado tendrá que demostrar que por algo le llaman ‘Il Predestinato’. Han puesto a dos gallos en un gallinero y gestionarlo no será tarea fácil. Así que lo de China son cosas que no podrán evitar y es lo que se van a encontrar en el futuro. Habrá que ir acostumbrándose. 

Con esto no estamos diciendo que Sainz lo haya puesto fácil a Leclerc. Solo hace falta ver los números. El primer año fue mejor, el segundo cayó de lado de Charles y el año pasado fue de lo más igualado. Y este 2024 de momento es el español el líder del equipo. La gente dudó cuando se anunció su fichaje en 2020 para sustituir a Vettel pero como lleva haciendo desde su debut hace ya nueve años, calló bocas.

Opinión

Oriol Muñoz Morera

Leer más
Más posts de Opinión