El viaje en el tiempo de Carlos Sainz Jr.

Publicado el

Contenido

El piloto madrileño, Carlos Sainz Jr., tuvo la ocasión de pilotar por el circuito de Fiorano un increíble Ferrari 412 P recién restaurado por el departamento de clásicos de la marca de Maranello; un auténtico viaje en el tiempo.

En las 24 Horas de Daytona de 1967, un trío de Ferraris cruzaba la meta en formación como respuesta al idéntico gesto que habían tenido los Ford GT 40 en las 24 Horas de Le Mans anteriores. El coche que cruzó la meta en primera posición fue un 412 P pilotado por Lorenzo Bandini y Chris Amon, siendo segundo el otro coche de fábrica a los mandos de Mike Parkes y Ludovico Scarfiotti y tercero un 412 P privado con Rodriguez-Guichet al volante; un coche gestionado por el importador de Ferrari en Norteamérica, Luigi Chinetti.

Pues bien, este último es justamente el 412 P que ha tenido la ocasión de probar el piloto español. El coche privado era básicamente como el oficial con carburadores Weber en lugar del sistema de inyección.

Ferrari 412 P

Toda una experiencia

Recién sacado del taller oficial de restauración de clásicos de la marca, hacía exactamente 55 años que el 412 P había rodado por última vez por una pista de carreras, curiosamente el número de dorsal que luce el F1 que pilota el madrileño. Sainz se mostró tan entusiasmado por la oportunidad como extrañado por el completamente diferente comportamiento del coche en relación con uno actual:

“Es completamente diferente a cualquier coche que haya pilotado antes. Para empezar, nunca me había puesto a los mandos de ningún Sport-Prototipo y las reacciones del coche no tienen nada que ver con un F1. El 412 P tiene 55 años pero sigue conservando todo el espíritu y carácter de un coche de carreras. Sólo con un Ferrari puedes experimentar algo así”

El 412 P -conocido también como P3/4- es para muchos apasionados de la marca del Cavallino uno de los Ferrari de competición más bonitos de todos los tiempos. Su V12 de 4.0 c.c. era capaz de entregar 414 CV y superar los 310 km/h. Por cierto, el modelo al volante del cual se puso Sainz está valorado en ¡¡¡20.000.000 de euros!!!

Ferrari 412 P