Fernando Alonso y las sorpresas que se vuelven rutina

Publicado el

Contenido

El bicampeón del mundo nos tiene acostumbrados a colocar el coche por encima de las posibilidades y eso provoca que no se le den valor a ciertas actuaciones que para cualquier otro piloto sería causante de multitud de halagos 

El Aston Martin de Fernando Alonso es el quinto coche de la parrilla por detrás de Red Bull, Ferrari, Mercedes y McLaren. Al menos eso es lo que indican las simulaciones de la Fórmula 1 visto el ritmo de carrera y de clasificación. Pero los ordenadores no cuentan con las manos del piloto y es ahí donde se marcan las diferencias. 

Y el mejor ejemplo es el pasado Gran Premio de Arabia Saudí en Jeddah. El asturiano avisó que las simulaciones lo colocaban entre la séptima y novena posición. Sin embargo, una carrera perfecta y sin errores colocó al AMR24 en el quinto puesto. Pero como no se vieron peleas del español parecía que su carrera no había sido nada del otro mundo. Tuvo que salir a zona mixta a insistir en darle el valor que se merece.  “A veces, no se da valor a ciertos resultados. Un quinto parece un resultado normal, ni fu ni fa, como se suele decir, pero creo que no es donde tendríamos que estar”, dijo en declaraciones recogidas por ‘Marca’. 

Damos por sentado lo que no debe ser rutina. El Aston Martin no es el mismo que el del año pasado en los inicios de campaña. Hay que ser consciente que un podio es mucho más caro y cuando Fernando se ha quedado cerca parece que no es suficiente para hablar alto y claro de carrerón. Nos hemos mal acostumbrado a que un resultado sorprendente sea rutina. 

En Bahrein Alonso ya avisó 

Cuando Alonso colocó el Aston Martin en cuarta posición en la clasificación de Sakhir volvió la ilusión. Parecía que el trabajo realizado en invierno en la fábrica de Silverstone los había devuelto a esas posiciones que parecían inalcanzables a finales de 2023. Pero no, los test de pretemporada no engañaron y ganar esas décimas para luchar por victorias es mucho más difícil que pasar de ser el octavo equipo a luchar para ser segundo o tercero.

Este año va a ser mucho más difícil dar la sorpresa. Tenemos muchos más ojos puestos en nosotros”, dijo antes del primer Gran Premio de la temporada. En clasificación volvió a sorprender sin que se le diera el valor que toca, en carrera se fue para atrás y la ilusión dio paso a la frustración. Pero es que el asturiano ya avisó: La vuelta de ayer nos puso en una posición irreal, hoy hemos visto lo que hay».

No hay que bajar los brazos y olvidarse de una victoria 33. O quizás sí que toca olvidarse porque Red Bull está en otra liga. Pero eso no quiere decir que las carreras de este año de Fernando vayan a pasar desapercibidas. Simplemente hay que dejar el resultado a un lado y ver con quién se está enfrentando.

El mérito del año pasado

Seamos sinceros, nadie daba un duro por la apuesta de Fernando Alonso cuando dejó Alpine para recalar en Aston Martin. Pero la subida de nivel de los británicos fue asombrosa. Pero ese salto adelante no se entiende sin el papel del español y eso que era su primer año con los ingleses. 

De los ochos podios que se lograron en toda la temporada no hubo ninguno que no fuera firmado por el ‘Nano’. Terminó en 4ª posición en la clasificación general al finalizar el año con 206 puntos en su casillero. Para hacernos una idea, Lance Stroll sumó 74. Vale que el canadiense no es de los mejores de la parrilla pero tampoco es precisamente manco. Pero caemos en lo mismo. Damos por hecho antes de empezar que Alonso fulmine a sus compañeros de equipo con cualquier monoplaza.

El ya famoso suflé bajó a la vez que el desarrollo del coche a lo largo del año. En este 2024 no se quiere cometer el mismo error. Lo ha dicho Alonso, Dan Fallows, Mike Krack… se quiere pelear con los de arriba todo el año, no solo la mitad. Ese es el objetivo primordial. Así que no hay que perder la cabeza, hay que darle valor a lo logrado y recordar que no veíamos a Fernando estar arriba dos temporadas seguidas desde la época de Ferrari. Olvidamos la travesía en el desierto demasiado rápido.

FERNANDO ALONSO PODIO

El valor que le dan los rivales

23 años hace ya de que Fernando Alonso debutó con el Minardi en 2001. Ya desde entonces lleva asombrando a todos los aficionados de la Fórmula 1. El español ha pasado por multitud de etapas en el Gran Circo con muchas alegrías pero también con muchas decepciones. Lo que casi todo seguidor del automovilismo comparte es que sus estadísticas no tienen nada que ver con lo que ha representado el español para este deporte. 

Y es que Alonso casi nunca ha tenido el mejor coche de la parrilla pero solo por unos meros puntos no tiene cinco campeonatos en su haber. Por eso, los dos que sí logró en su época en Renault para muchos es insuficiente. Y no solo hablamos de aficionados, sino de compañeros de profesión. 

«Es, sin duda, uno de los mejores (hablando de Hamilton), ¿pero realmente se puede decir que es el mejor de su generación? No lo sé. Quizás sea Fernando Alonso. Podría haber ganado siete u ocho mundiales, si hubiera estado en el equipo correcto«, dijo Verstappen mientras el asturiano estaba en McLaren.

«Fernando es un talento puro, fue el piloto de mayor calibre con el que me he enfrentado. Ya le admiraba antes de llegar a la F1″, dijo Hamilton en 2018. 

«Califico a Alonso muy alto como piloto, creo que tiene mucho talento natural, una determinación increíble, un gran instinto de carrera… y todo eso no lo ha perdido”, expresó Vettel, con el que se enfrentó en ese mítico 2012.

Me encantaría volver a ver Alonso ganar”, dijo Lando Norris hace apenas unas semanas

No hay cumplido que más peso tenga que el de pilotos legendarios y referencia de la parrilla.

Sobre el autor

Oriol Muñoz Morera

Y además te puede interesar...