Fernando Alonso, con pie y medio en lo más alto del podio del GP de Mónaco

Publicado el

Contenido

Fernando Alonso y Carlos Sainz fueron protagonistas del GP de Mónaco. Más el asturiano que el madrileño, para ser sinceros. Sin embargo, los dos terminaron la cita más glamurosa del calendario de la Fórmula 1 con ese sabor amargo de los objetivos no cumplidos. Alonso no logró la 33, pero no anduvo lejos. Sainz no pudo imponer su decisión estratégica y eso le llevó hasta el octavo puesto final.

Aunque los dos tuvieron un fin de semana de ‘quiero y no puedo’ en el GP de Mónaco, las sensaciones finales son muy distintas para Alonso y Sainz. El primero suma cinco podios en seis carreras, estuvo en la pelea por la pole -la perdió por 84 milésimas- e incluso pudo ganar si en comunión con Aston Martin hubiera decidido poner neumático intermedio cuando puso goma media. Por su parte, Sainz se vio atrapado en una estrategia equivocada.

GP de Mónaco: marcado en rojo

Mónaco, Hungría y Singapur. Alonso señaló antes de llegar al Principado estas tres carreras como los escenarios en los que podía plantar cara a Red Bull y lograr la tan ansiada victoria 33. No estuvo desencaminado el astur a tenor de lo visto durante el fin de semana. El Aston Martin funcionó muy bien desde el primer instante y ya en libres los tiempos salían con mucha facilidad. En clasificación empujó como un animal, pero la pole se le escapó por 84 milésimas.

Pese a no ser tan directo en sus declaraciones, Carlos Sainz también tenía marcado en rojo el GP de Mónaco en su particular calendario. Sabedor que Charles Leclerc había logrado la pole en las dos últimas ediciones de la prueba, Sainz quería emular a su compañero. Una pole en las calles de Montecarlo hubiera sido un golpe encima de la mesa que, además, hubiera servido para luchar por la victoria.

Carlos Sainz no tuvo el GP de Mónaco esperado, en parte por la precipitada decisión de Ferrari de llamarle a boxes.
Carlos Sainz no tuvo el GP de Mónaco esperado, en parte por la precipitada decisión de Ferrari de llamarle a boxes.

Nada más lejos de la realidad. Sainz se vio lastrado durante la jornada del viernes por su accidente en la segunda sesión de libres. Pese a todo, el español logró reponerse y conseguir un cuarto puesto en parrilla que, dadas las circunstancias, se podía considerar positivo. No estuvo en la lucha por la pole como Fernando, pero la sanción a Leclerc le permitió tener una posición de salida para pelear por el podio.

Los pequeños detalles

Muestra de la ambición de Alonso y Sainz, su elección de neumáticos en la salida. Contra los medios de Max Verstappen, Esteban Ocon y Lewis Hamilton, los dos españoles decidieron arrancar la carrera con neumáticos duros. El objetivo alargar su primer stint y ampliar la ventana de parada en boxes en busca de un Safety Car que pudiera jugar en su favor. Sin embargo, la apuesta no terminó de salir bien por cuestión de pequeños detalles.

En el caso de Carlos Sainz, su carrera quedó hipotecada cuando Ferrari decidió llamar a boxes al madrileño para cubrir posición con Lewis Hamilton. Esto alejó a Sainz de poder lanzar un ‘undercut’ a Esteban Ocon y le puso en una posición vulnerable en carrera cuando la lluvia hizo acto de presencia. El cambio a intermedios en tráfico en el ‘pitlane’ tampoco jugó a su favor, lo que le hizo caer hasta el octavo puesto, por detrás de un Pierre Gasly al que no pudo adelantar.

Una situación parecida vivió Fernando. El asturiano alargó su primer stint tanto como pudo, aunque posiblemente nadie contaba con que Max Verstappen pudiera hacer lo mismo con los neumáticos medios. Con espacio sobre Esteban Ocon para tener una parada ‘gratis’, Alonso y Aston Martin decidieron colocar el medio para disponer de neumático nuevo y presionar así a Verstappen. Sin embargo, la lluvia fue mucho más copiosa de lo que se podía esperar.

La 33, en una decisión

Cuando Fernando Alonso y Aston Martin decidieron colocar medios sólo el sector central de la pista estaba mojado, lo que confería cierta ventaja al asturiano, ya que previsiblemente Max tenía que colocar goma dura. Sin embargo, en cuestión de un minuto la lluvia arreciaba con fuerza y obligaba a todos los pilotos a ir hacia las gomas intermedias. Alonso tenía que hacer una segunda parada y sus opciones de ganar la carrera se diluían.

La 33 se escapaba en una decisión. Si Alonso y el equipo hubieran optado por las intermedias en la primera parada, el piloto astur hubiera tenido muchas posibilidades de salir por delante de Max Verstappen. El español hubiera tenido una vuelta extra con goma intermedia de lluvia respecto al líder -con medias- cuando se desató la ‘tormenta perfecta’, todo en un escenario en el que la distancia entre ambos era justo la de una parada.

Sobre el autor

Fernando Sancho Gadea

Sanitario de vocación, redactor casi por ‘accidente’. Apasionado del mundo del motor, sobre todo si huele a competición. Comencé siguiendo la Fórmula 1 desde pequeño y acabé disfrutando de la esencia de muchas otras categorías, hasta tal punto de hacerlas mías. He tenido la suerte de cubrir en directo Grandes Premios de Fórmula 1 y de MotoGP, rallies del WRC y pruebas del WTCC, del DTM y del WEC. Este mismo año he podido debutar en las 24 Horas de Le Mans, por lo que mi único sueño por cumplir es poder informar de un Dakar en directo, desde el desierto.
Y además te puede interesar...