El nuevo Mustang GTD de Ford lleva la competición a la calle

Publicado el

Contenido

El último Mustang de Ford, el GTD, lo más parecido a un Mustang GT3 de competición para la calle, llegará en edición limitada y con un PVP a partir de 276.042 euros.

El nuevo Mustang GTD 2025 es el último modelo del fabricante estadounidense Ford con el que espera conquistar el siempre exigente mercado de los superdeportivos. Nos llegará a finales de 2024 o a principios de 2025 y en edición limitada. Pero ya os podemos avanzar algunas cosas del mismo para que vayais haciendo boca de lo que os espera si decidís adquirir uno. Su PVP, por cierto, a partir de 276.042 euros.

Para empezar, os diremos que está inspirado en el nuevo Ford Mustang GT3 que competirá en Le Mans el año que viene. Y que será el pináculo de la familia Mustang, que ahora incluye tanto vehículos homologados para la carretera como de competición.

Dicha familia comprende el recientemente presentado Mustang GT4, el Mustang GT3 y el próximo Mustang Dark Horse R, entre otros. Ellos serán quienes lleven el nombre y la reputación del Mustang como la marca de competición y de mayor éxito de Ford por las calles y circuitos de todo el mundo.

‘Made in North America’

Su fabricación arrancará en la planta de montaje de Ford en Flat Rock, en los EE.UU., y después será llevado a las instalaciones de Multimatic en Markham, Canadá, donde lo ensamblarán a mano, con la precisión propia de la competición, por los equipos de Ford Performance y la corporación canadiense privada que suministra componentes, sistemas y servicios de ingeniería a la industria automotriz mundial.

Por cierto, el nombre ‘GTD’ de este nuevo Mustang rinde tributo a la categoría GTD -para automóviles fabricados según las normas técnicas FIA GT3– del campeonato IMSA GT, una de las numeras competiciones gestionadas por la International Motor Sports Association en América del Norte desde 1969.

«El Mustang GTD acaba con cualquier idea preconcebida sobre un superdeportivo», afirma Jim Farley, presidente y CEO de Ford«El proyecto ha supuesto un nuevo enfoque para nosotros. No hemos diseñado un vehículo de carretera para el circuito. Hemos creado un vehículo de competición para la carretera”. “El Mustang GTD toma la tecnología de competición del Mustang GT3 de carreras, la envuelve en una carrocería Mustang de fibra de carbono, y la desata en la carretera”, asevera el directivo.

Fiel a su legado deportivo

Como decíamos, diseñado y fabricado en colaboración entre Ford y Multimatic, que desarrolló el Mustang GT3, el Mustang GT4 y el Ford GT ganador de Le Mans, el nuevo Mustang GTD supone la culminación de décadas de avances en ingeniería, fruto del aprendizaje continuo a través de la competición, según cuenta la marca.

«El Mustang GTD representa lo mejor de Ford Motor Company y lo que hacemos en nuestro día a día», afirma Farley. «Esto es lo que ocurre cuando cogemos aquello en lo que somos buenos y vamos más allá de los límites para ver hasta dónde podemos llegar. Representa la esencia de la transformación que estamos viviendo en Ford, que va desde el software hasta los vehículos de edición especial”. 

Cincelado para explotar el aire

El diseño del Mustang GTD es totalmente intencional. No hay nada al azar. De hecho, según sus creadores, cada línea impulsa su rendimiento aerodinámico a la velocidad de pista. Desde el splitter delantero, el capó ventilado y los pasos de rueda, hasta el alerón trasero activo con control hidráulico montado en el pilar C, disponible como opción.

Gracias al abundante uso de paneles de fibra de carbono en su carrocería, el Mustang GTD reduce significativamente su peso, baja su centro de gravedad y mejora su capacidad de respuesta. ¿Dónde los encontramos? En todos lados: en los pasos de rueda, en el capó, en la cubierta que sustituye a la tapa del maletero, en los umbrales de las puertas, en el splitter delantero, en el difusor trasero y, como no, también en el techo; además de contar con fascias delantera y trasera también en fibra de carbono como opción.

Un ‘cohete espacial’ para la carretera

En cuanto al paquete aerodinámico disponible, este incluye una bandeja integral para los bajos de la carrocería también en fibra de carbono. Asimismo, incorpora elementos pioneros en el mundo del motorsport, así como algunas tecnologías que serían ilícitas en las carreras, como por ejemplo los alerones delanteros controlados hidráulicamente para gestionar el flujo de aire y así lograr un equilibrio aerodinámico en coordinación con el alerón trasero activo.

Por cierto, en donde antes estaba el maletero, ahora hallamos la suspensión semiactiva, un sistema de control hidráulico y un sistema de refrigeración del transeje. Todo ello, por cierto, bajo una cubierta inspirada en las carreras. De igual modo, la misma incluye dos tomas de aire para canalizar el aire del cristal trasero, así como a través de los intercambiadores de calor.

«Nuestro equipo de diseño trabajó junto con el del diseño del Mustang GT3 y el equipo aerodinámico, compartiendo soluciones entre el vehículo de carreras y el de calle, y viceversa», dice Anthony Colard, director de diseño de Ford Performance«Este es un diseño creado por y para la aerodinámica».    

El Mustang de calle más potente jamás visto

«Estamos obsesionados con la tecnología de competición que hay bajo su piel. Lo que lo hace andar es incluso más convincente que lo que puedes ver cuando estás cerca de él», ha dicho Mark Rushbrook, director global de Ford Performance Motorsports«Si piensas en su ingeniería, su aerodinámica, en cómo funciona el motor, ves que el Mustang GTD es un cohete espacial para la carretera». 

El nuevo Mustang GTD utiliza un motor V8 de 5.2 litros sobrealimentado con doble entrada de aire, así como el primer sistema de cárter seco instalado en un Mustang de calle para ayudar a mantener el motor lubricado durante las curvas más exigentes.

El propulsor, por cierto, con más de 800 CV –es el Mustang homologado para la carretera con mayor potencia jamás desarrollado por Fordsupera las 7.500 rpm. ¿Cómo se traduce eso? Es capaz de completar una vuelta en el Circuito de Nürburgring en menos de 7 minutos.

«El hardware ha sido cuidadosamente seleccionado y desarrollado para permitir unas prestaciones vertiginosas», dice Greg Goodall, ingeniero jefe de programa de Ford«El objetivo de este proyecto era claro: ir mucho, mucho más rápido de lo que nunca habíamos ido antes, con un tiempo en Nürburgring por debajo de los 7 minutos. Esto lo convierte en el Mustang homologado para carretera más rápido de Ford».    

Hasta 8 velocidades

Toda esa potencia pasa del motor a las ruedas traseras a través de un árbol de transmisión de 8 velocidades conectada a un transeje trasero de fibra de carbono para una distribución del peso cercana al 50/50 entre la parte delantera y trasera.

El ya de por sí rendimiento excepcional mejora aún más si cabe gracias a su suspensión semiactiva de última generación, que puede variar tanto las dureza de los muelles como la altura de conducción.

De igual modo, la configuración de la suspensión permite una altura de conducción casi 40 mm más baja en el Modo Pista, y en general tiene una vía casi cuatro pulgadas más ancha que el Mustang GT. La suspensión delantera también proporciona una rigidez lateral y una cinemática mejoradas, especialmente en curvas de alta fuerza G.

Por cierto, incorpora un sistema de escape de válvulas activas de titanio que no deja indiferente.

Como si fuera sobre raíles

El excelente agarre en carretera y la estabilidad en curva del Mustang GTD se deben a sus neumáticos delanteros de 325 milímetros de anchura -tan anchos como los traseros del Ford GT-, mientras que los traseros son de 345 milímetros, montados en llantas de aluminio forjado de 20 pulgadas o en llantas de magnesio forjado, también disponibles como opción.

Las llantas de magnesio también ofrecen la combinación ideal de peso y durabilidad y un diseño similar a las del Mustang GT3 de carreras.

Detrás de esas llantas se encuentran los enormes frenos cerámicos de carbono Brembo, optimizados para expulsar el calor, lo que se traduce en una parada más precisa y consistente. El calor de los frenos traseros se elimina con la ayuda de conductos de refrigeración instalados debajo de la suspensión trasera.

¿Más? El nuevo Mustang GTD incorpora la nueva tecnología de Ford con el Control de Tracción Variable en el modo pista. Esto permite al conductor llevar el vehículo al límite modulando la potencia del motor y el control de tracción. Los ajustes pueden hacerse sin quitar las manos del volante, permitiendo al conductor adaptar su conducción a las condiciones de la pista.

Estandarte del futuro de la tecnología automovilística, el Mustang GTD utiliza una avanzada arquitectura eléctrica proveniente del nuevo Mustang de séptima generación, que ayuda a ofrecer una conectividad sin fisuras, muchos modos de conducción personalizados y actualizaciones de software de manera inalámbrica. Todas    estas tecnologías trabajan en perfecta armonía, diseñadas para una conducción y control sin igual.

Con los mejores materiales

El interior del nuevo Ford Mustang GTD está acabado en materiales de primera calidad, incluyendo ante Miko en combinación con cuero y fibra de carbono, mientras que las pantallas digitales mantienen a los conductores atentos y en pleno control.

Los asientos, como no, Recaro, optimizados para el circuito, y que se complementan a la perfección con las palancas de cambio de titanio impresas en 3D, el mando giratorio y la placa de serie, todos ello fabricado a partir de piezas de titanio del Lockheed Martin F-22.

Por cierto, no hay asientos traseros, ya que se han eliminado para reducir el peso del coche y proporcionar un mayor espacio de carga.

El Mustang GTD estará disponible en múltiples combinaciones de colores interiores y con varios paquetes de opciones especiales, que según Ford llevan el diseño exterior a otro nivel. Asimismo, se puede reservar en cualquier color exterior, incluso a partir de una muestra proporcionada por el cliente.

Todas estas opciones personalizables, sin duda, harán de tu nuevo Mustang GTD un vehículo único; además de lo más cercano a un Mustang GT3 de competición para la calle.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y además te puede interesar...