El genio abandona la lámpara con todos los deseos cumplidos pero con un vacío insustituble

Publicado el

Adrian Newey dejará Red Bull a partir del primer trimestre de 2025 y el que para muchos es el mejor ingeniero de la historia de Fórmula 1 se puede adentrar en otro proyecto tras hacer historia en Milton Keynes

El mercado de la Fórmula 1 ya estaba de lo más agitado si solo nos fijábamos en los pilotos. Pero este 2024, con menos movimientos en pista de los deseados, está decidido a darnos espectáculo en los despachos y en el paddock. Tras el bombazo de Hamilton a Ferrari ahora llega el papelón para Red Bull de encontrar soluciones al adiós de Adrian Newey, que el pasado miércoles confirmó que abandonaba los de Milton Keynes después de casi dos décadas repletas de éxitos.

El ingeniero británico, el que para muchos es la cabeza pensante con más genialidad nunca vista en Fórmula 1, se unió a los de la bebida energética en 2006. Desde entonces, a lo largo de 18 años, conquistó 13 títulos: siete en el campeonato de pilotos (con cuatro de Vettel y tres con Verstappen) y otros seis en el campeonato de constructores. Y no hace falta decir que en este 2024 van disparados hacia un nuevo doblete, el tercero consecutivo. 

Red Bull, junto a Mercedes, es el equipo con más campeonatos en lo que va de siglo. Fueron los dominadores desde 2010 hacia 2013 y desde el cambio de reglamento que se vivió hace dos temporadas no hay equipo que les pueda hacer sombra. Sin ir más lejos, nadie aparte de Carlos Sainz y Lando Norris hace apenas unas horas ha sido capaz de batir a los austriacos desde la mitad de la temporada de 2022. 

genio

«Desde que era un niño, quería ser diseñador de coches rápidos. Mi sueño era ser ingeniero en la Fórmula 1 y he tenido la suerte de hacerlo realidad. Durante casi dos décadas, ha sido un gran honor para mí haber jugado un papel clave en el progreso de Red Bull Racing desde un recién llegado hasta un equipo ganador de múltiples títulos», dijo en el comunicado. «Sin embargo, siento que ahora es un momento oportuno para entregar ese testigo a otros y buscar nuevos desafíos para mí«.

El reflejo de que la F1 no es un deporte individual

Los que no siguen la Fórmula 1 asiduamente suelen preguntarnos a los apasionados que porque seguimos viendo un deporte donde el deportista se ve limitado. Y es que no hay que entender la F1 como un deporte donde solo importa el piloto. Hay un trabajo colectivo incesante detrás. La prueba de ello es que el equipo de ingenieros y mecánicos, una vez llega el último tercio de temporada ya se centran en el monoplaza de la temporada siguiente. 

Encontrar los huecos que deja la normativa es un trabajo de genios y ahí Newey es uno de los mejores. No se pueden entender los éxitos de Red Bull sin su capacidad de entender el reglamento mejor que cualquier otro. Los pilotos marcan diferencias pero sin un coche capaz es imposible ganar. Lo hemos visto en cantidad de ocasiones con leyendas como la de Fernando Alonso, que precisamente fue ‘víctima’ del británico. 

Es por ello por lo que los equipos están dispuestos a tirar la casa por la ventana para hacerse con sus servicios. Varias fuentes apuntaron que en Ferrari le ofrecen 100 millones para que se una a su súper proyecto con Hamilton y Leclerc. También hablan de una inversión similar por parte de Aston Martin con Lawrence Stroll ansiado por ficharle. 

genio

Pero estos dos no son los únicos que quieren hacerse con Newey. Incluso Williams admitió haber charlado con él para que se una a ellos. Que a sus 65 años, cuando podía pensar tranquilamente en retirarse y disfrutar el resto de sus días, todos mueven mar y montaña para convencerle. Otro reflejo de la magnitud de su figura.

Tampoco se puede descartar que lo deje teniendo en cuenta a su edad. Es más, tal y como admitió hace años en una entrevista para TV3 uno de sus sueños antes de convertirse en el gurú de la aerodinámica era poder diseñar un barco de la Copa América de Vela. De hecho tiene los estudios de hidrodinámica, la rama de la hidráulica que estudia los fluidos. La próxima edición se realizará en Barcelona ¿lo veremos por aquí? En una Silly Season con tantas sorpresas está sería una más.

¿Y ahora que hará Red Bull?

En pista Red Bull se encuentra en el momento más dulce de su vida desde que se creó el equipo en 2005. Pero, en cambio, lleva un año en los despachos que es para hacérselo mirar. Horner fue investigado por presuntos comportamientos inapropiados y su puesto corrió peligro. Más tarde, fue Marko el que también veía su futuro en el equipo en entredicho. Sin embargo, el que hace las maletas es la pieza angular del muro. 

De momento, al frente del equipo técnico se quedará Pierre Waché y Enrico Balbo será responsable del área de aerodinámica. Sustituir a Newey no puede implicar más presión porque el listón es lo más alto. Pero ya no solo encontrar sustituto es el problema sino que no se desestructure el equipo con Max Verstappen a la cabeza. 

El neerlandés dijo que no se iba a mover de Red Bull siempre y cuando las cosas no cambiaran. El adiós del genio de la lámpara, con un cambio de reglamento a la vuelta de la esquina, no es precisamente estabilidad. Dicho esto el propio tricampeón explicó que “puede parecer dramático, pero porque no están dentro del equipo”. Dio entender que el papel de Adrian fue disminuyendo de forma progresiva.

genio

Pero su padre, Jos Verstappen, fue más allá. “El equipo corre peligro de desmoronarse. Ya lo temía a principios de año. Para que haya paz interna, las personas clave deben permanecer a bordo. Pero se ve que este no es el caso. Newey se va y a principios de año parecía que Helmut también se marcharía. Eso no es bueno para el futuro», dijo para De Telegraaf. 

Ya no solo cabe esa posibilidad. Y es que teniendo en cuenta la influencia de Newey en el resto de ingenieros, quién puede negar que otros miembros del equipo se vayan con él a otro proyecto. Es una despedida que parece haberse hecho de forma amistosa pero el vacío que deja sigue siendo incalculable.

Opinión

Oriol Muñoz Morera

Leer más
Más posts de Opinión