El DNI de los vehículos: el número de bastidor

Publicado el

Contenido

Cada coche fabricado en cualquier parte del mundo recibe un número de identificación único, denominado código VIN, que en nuestro país comúnmente conocemos como el número de bastidor o chasis.

A primera vista parece un revoltijo de letras y dígitos, pero tiene su lógica y esconde información esencial para identificar nuestro vehículo. Hablamos como no del número de bastidor o Vehicle Identification Number (VIN).

Es una secuencia o código de 17 dígitos formado por letras y números –que no incluye los caracteres I, O, Q (las cuales se omiten para evitar la confusión con los números 1 y 0) ni Ñ– única y exclusiva asignada a cada vehículo de motor por su fabricante. Para cada dato se utiliza un número o letra concreto.

Pero a la hora de reflejar el año de fabricación los coches fabricados entre 1980 y 2030 tienen asignada una letra; con la excepción de los producidos entre 2001 y 2009, cuando el año se reflejó con un número.

Su origen, en Norteamérica

Este sistema para regular e identificar vehículos se utilizó por primera vez en 1954 en los EE.UU. Sin embargo, no fue hasta 1981 cuando la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carretera del país de las barras y estrellas estandarizó el formato del VIN. Lo bueno de este DNI para coches es que por su composición hace que sólo pueda repetirse al cabo cada tres décadas. Esto significa que técnicamente es posible que un coche fabricado hoy tenga un ‘doble’ de hace 30 años, pero es muy poco probable dado que la mayoría de vehículos ‘se jubilan’ mucho antes.

El formato del número de bastidor es unitario en todo el mundo y dice muchas cosas sobre tu vehículos. Lo primero que debes saber es que tenemos dos modelos, el europeo y el estadounidense; aunque ambos formatos tienen similitudes. Según el fabricante de tu coche, el número de bastidor o VIN estará en un formato o en el otro.

El sistema europeo se basa en la norma ISO 3779, y aunque el americano también respeta esta norma ISO es algo más estricto.

El VIN europeo

Los tres primeros caracteres del VIN europeo corresponden al código mundial del fabricante o WMI. El primero se refiere al país de fabricación (W en caso de los españoles), el segundo a la marca (Audi es la A, BMW la B, Volkswagen la W) y el tercero se refiere al fabricante.

Las posiciones del 4 a 9 del número de bastidor contienen el llamado código de descripción del vehículo, que identifica el modelo del coche en cuestión, o VDS. Su formato depende del fabricante. Entre las posiciones 4 y 9 se indica la serie, aunque el fabricante decide si rellena las sobrantes con letras o números.

De las posiciones 10 a 17 forman un código único (VIS, Sección de identificación del vehículo), que de nuevo puede crearse a elección. La posición 10 es para el año del modelo, la 11 para la planta de fabricación y del 12 al 17 se indica el número de producción.

El VIN estadounidense

Como en el caso europeo, las tres primeras posiciones del número de bastidor estadounidense reflejan el código mundial del fabricante. Y es a partir de aquí donde empiezan las diferencias. Y es que a continuación, encontramos una combinación de seis letras y números que describen el vehículo.

Las cinco primeras se refieren a serie, tipo de motor y acabado, y la última al número de control. El dígito siguiente indica el año del modelo, a continuación aparece el de la planta de fabricación y los seis últimos corresponden al número de producción.

Dónde encontrarlo

El número de bastidor suele estar estampado en la carrocería, dentro del compartimento del motor. Normalmente, en la parte delantera derecha, en una pieza fija que no es fácil de sustituir. Pero también puede encontrarse en otras partes del coche y, hoy en día, también suele aparecer de forma visible en una placa situada en la parte delantera izquierda, debajo del parabrisas. Es ahí donde los servicios de emergencia pueden averiguar los datos del coche a partir del número de bastidor.

¿Y antes del VIN?

Antes de la aparición del número de bastidor, ¿cómo se identificaban los coches? Principalmente, por el número de serie del motor. Además, desde el principio, el número de chasis coincidía con el número de motor. Sin embargo, hoy en día suele ser difícil localizar el número de bastidor en el chasis de los vehículos más antiguos. Y es que sólo se estampa allí desde la década de 1930. Y en un lugar especificado por el fabricante, ya que la ubicación no se dejaba a la discreción de los empleados de producción.

No hace falta indicar que la importancia del número de serie del chasis es lógicamente mayor que la del número de serie del motor, que puede haber sido sustituido varias veces durante la vida del vehículo.

Un hito fue la introducción de carrocerías autoportantes que no necesitaban apoyarse en un chasis. A partir de ese momento, el número de la carrocería pasó a ser el elemento principal de la identidad de un coche.

Una ayuda como verificación

El número de bastidor también puede utilizarse para comprobar el historial de un coche a través de varios servicios. Por ejemplo, a través de la DGT, se puede saber si ha estado implicado en un accidente, si se le ha cambiado el motor, si se ha modificado el kilometraje, etc. De hecho, también podrás saber si ha sido importado de otro país o si es, incluso, robado.

Por este motivo, se sigue manipulando el número de bastidor para ocultar la verdadera procedencia de un coche. Sin embargo, la descripción detallada de cada coche contenida en el número de bastidor dificulta enormemente su falsificación.

Aun así, si vas a comprar un vehículo de segunda mano y ves que el número de bastidor está rayado o cambiado… Ni te acerques al mismo. Es una clara señal de que te pueden estar estafando o que ese coche puede haber sido manipulado, lo que conlleva, según el Código Penal, penas de cárcel de seis meses a tres años y sanciones económicas de seis a doce meses.

Y además te puede interesar...