El coche sigue liderando la aportación a la balanza comercial española

Publicado el

Contenido

En 2023, el saldo comercial de vehículos aumentó un 14,5% respecto al año anterior, liderando la aportación a la balanza nacional con un saldo positivo de 18.843 millones de euros.

A pesar de las tensiones que afronta la geopolítica mundial, con la guerra entre Ucrania y Rusia, además del conflicto palestino-israelí, y un contexto económico financiero marcado por la inflación y las tensiones en los mercados, el sector de la automoción continúa liderando la aportación a la balanza comercial en nuestro país. Y lo hace estableciendo uno de sus mejores datos históricos en 2023.

La balanza comercial o balanza de mercancías es el registro económico de un país donde se recogen las importaciones y exportaciones de mercancías. Es decir, son los ingresos menos los pagos del comercio de mercancías de un país.

Para ser exactos, la actividad comercial de vehículos cerró el año pasado con un saldo positivo de 18.843 millones de euros de aportación a la balanza comercial. Y no solo eso. Lo hizo marcando un crecimiento del 14,5% respecto al año anterior; lo que supone el segundo mejor dato de la serie histórica (2002-2023), según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, la ANFAC, solo superado en 2021.

El coche genera riqueza

El sector del automóvil se consolida con uno de los principales aportadores a la economía del país y generador de riqueza. El producto que más suma a la balanza comercial es el vehículo”, asevera José López-Tafall, director general de ANFAC. “De ahí que insistamos en la necesidad de continuar el actual modelo de PERTE VEC y, en paralelo, abrir nuevas líneas de política industrial para crear  las ventajas competitivas de nuestra industria a futuro, como la circularidad o descarbonización, y la disponibilidad de energía renovable pero a un precio competitivo. Además, es vital mantener  las ventajas competitivas históricas, como la flexibilidad laboral pactada o la logística eficiente; por ello, situaciones como la excesiva tasa de absentismo deben ser analizadas y corregidas”.

Y, por supuesto, también necesitamos recuperar un mercado del automóvil que lleva cuatro años seguidos por debajo del millón de turismos vendidos. A más ventas, más capacidad de atracción de las fábricas del futuro, pues no hay que olvidar que la actual regulación climática exige cambiar por completo todas nuestras fábricas antes de 2035 o cerrarlas: por eso es importante seguir siendo un mercado atractivo”, añade López-Tafall. “De ahí nuestra insistencia en dar confianza al consumidor que quiera cambiar de coche y, también, acelerar la electrificación con un cambio radical en los actuales MOVES (de ligeros y pesados) para cobrar la ayuda en el momento de la compra”.

La exportación generó 44.574 millones de euros

El fuerte incremento de las exportaciones de vehículos, que marcó su máximo con 44.574 millones de eurosun alza del 26,8% con respecto a 2022–, llevó a su vez a un fuerte repunte del superávit de la actividad comercial, elevándolo por encima de los 18.000 millones de euros. De hecho, este crecimiento se alcanzó en paralelo a la producción de vehículos en España, que cerró 2023 con una subida del 10,4%, hasta 2.451.221 unidades, y con el 89,8% de estos vehículos enviados a los mercados en el exterior.  

De igual modo, la mejora en los ritmos de aprovisionamiento, la estabilidad en la cadena de abastecimiento y la positiva evolución de los mercados en Europa permitió que la industria de la automoción española continuara en la senda de la recuperación. Y eso aunque el volumen de producción cerrase un 13% por debajo de 2019, año previo a la pandemia.

Por su parte, el valor de las importaciones de vehículos se situó en 25.732 millones de euros, tras crecer un 37,6% con respecto a 2022.

Este liderazgo del sector de la automoción se produce por la mejora en las cadenas de aprovisionamiento y la recuperación de la producción de vehículos, tanto en España como en el conjunto de Europa, que han permitido recuperar prácticamente los ritmos de fabricación industrial previos a la pandemia, aunque todavía por debajo de los obtenidos a 2019, y al conflicto entre Ucrania y Rusia. Esto, sin duda, ha favorecido a que se mantenga por delante de otros sectores como alimentación o productos químicos.

Y es que el sector de la automoción en su conjunto (vehículos y componentes) generó durante 2023 un saldo positivo total de la balanza comercial de 12.448 millones de euros, con un aumento del 31,1% respecto al año anterior.

Así, el valor de la exportación en conjunto aumentó en comparación con el mismo periodo del año anterior un 24,8%, hasta los 57.451 millones de euros, y el valor acumulado por la importación de vehículos y componentes creció un 23,2%, con 45.003 millones de euros en 2023.

Los destinos de nuestra exportación automovilística

El mercado europeo continúa siendo el principal destino de las exportaciones de los vehículos fabricados en España, con el 89,9% de los envíos totales.

Así, durante 2023, por valor económico, Alemania prosiguió en la primera posición con una cuota del 19,9% y 8.823 millones de euros, seguido de cerca por Francia (18,8%) que anotó un crecimiento del 28,4% respecto al año anterior. Completó el podio, Italia, país que relegó al Reino Unido a la cuarta posición, y que duplicó prácticamente su crecimiento respecto al año anterior 44,2% y 4.831 millones. Eso sí, su cuota se mantiene aún lejos de la de Alemania o Francia, situándose en el 10,8%.

Fuera de la Unión Europea, llama la atención el crecimiento de Turquía, quinto país de exportaciones, con 3.305 millones de euros un crecimiento del 131,5% y una cuota del 7,4%.

En lo que respecta a las importaciones de vehículos en 2023, Alemania, con 5.634 millones de euros y una cuota del 21,9%, también se mantuvo a la cabeza; mientras que China asciendió desde la cuarta a la segunda posición en tan solo un año, con 2.850 millones de euros. Su cuota de mercado, por cierto, se sitúa ya en el 10%, desplazando a Francia hasta la tercera posición, con 2.236 millones y una cuota del 8,7%.

Esta cifra viene a confirmar la mayor presencia de las marcas de origen chino en el mercado europeo, siendo algunos puertos españoles la puerta de entrada de sus vehículos a Europa.

Y además te puede interesar...