El colosal BMW XM Safety Car de MotoGP revive la ‘batalla’ entre los coches de seguridad

Publicado el

Contenido

El Safety Car es el vehículo que bajo el control de dirección de carrera neutraliza a los pilotos tras un accidente o una situación peligrosa que se pueda dar por la presencia de algún tipo de obstáculo en pista o por causas meteorológicas, entre otros motivos. Su labor durante un fin de semana de competición va mucho más allá de esta tarea, lo que ha llevado a que el coche de seguridad cada vez tenga un papel más protagonista.

El ejemplo más claro está en MotoGP. El Mundial de Motociclismo mantiene un acuerdo desde 1999 con BMW, siendo esta la marca encargada de suministrar al campeonato el Safety Car y otros vehículos para la organización, como el ‘Medical Car’. Esto ha permitido a BMW tener un escaparte de muchos quilates para mostrar sus berlinas o coupés de altas prestaciones desarrollados por BMW M. Sin embargo, en 2024 la historia es muy distinta y el Safety Car de MotoGP tiene otro perfil.

El BMW XM Labed Red impone orden en MotoGP

El nuevo Safety Car de MotoGP es el BMW XM Label Red, imponente SUV que también ha sido protagonista del premio al mejor clasificador del campeonato durante 2023. Este imponente vehículo de 5,11 metros de largo y 2,01 metros de ancho fue presentado en el Circuito Ricardo Tormo al cierre de la temporada 2023 y está ejerciendo de nuevo Safety Car del Mundial desde esta campaña. Y aunque puedas pensar que un SUV no está capacitado para esta tarea, ya te podemos decir que sí.

El BMW XM Label Red presenta un tren motriz híbrido con una potencia combinada de 787 CV. La culpa la tienen el motor V8 4.4 biturbo de gasolina de la marca bávara y el motor eléctrico que lo acompaña. Ambos quedan orquestados a partir de una caja de cambios automática con convertidor de par. Este enorme SUV, con tracción integral, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 290 km/h.

Si algo está claro es que el BMW XM como Safety Car de MotoGP tiene una personalidad única, algo que de alguna manera buscaban tanto desde el campeonato como desde el fabricante alemán. Al final, este SUV es una ‘mole’ con 2,8 toneladas de peso a lo que hay que sumar los equipamientos de seguridad específicos para este Safety Car. Mientras tanto, un prototipo de MotoGP tiene un peso en torno a los 160 kilogramos. Nada que ver, sin lugar a dudas.

El World SBK prefiere un ‘muscle car’

Tampoco tiene nada que ver tampoco este BMW XM con el Safety Car que utiliza el World SBK y que debutó en el Circuit de Barcelona-Catalunya hace unas semanas. Ya os hablamos de él, pero no está de más recordar que el campeonato de motos de producción tiene como Coche de Seguridad al imponente Dodge Challenger SRT. Este ‘muscle car’ equipa un motor HEMI V8 de 6.2 litros que ofrece un rugido que casi puede llegar a ‘silenciar’ a las motos del Mundial de Superbike.

Pese a que la imagen del Dodge Challenger SRT podría estar asociada a competiciones que se disputan en América, la marca quiere expandir su imagen a lo largo y ancho del mundo y ha optado por dar soporte al World SBK. En cualquier caso, este ‘muscle car’ está listo para ser Safety Car en cualquier campeonato si tenemos en cuenta que el citado motor HEMI V8 de 6.2 litros ofrece 717 CV de potencia.

El muscle car de Dodge ya estuvieron presentes en la cita del World SBK en Barcelona.
El muscle car de Dodge ya estuvieron presentes en la cita del World SBK en Barcelona.

Lo que si parece evidente es que cada campeonato está ‘enfocando’ la imagen de su Safety Car hacia un prisma distinto. Para MotoGP la robustez de un peso pesado como el BMW XM y para el World SBK la deportividad americana de un ‘muscle car’. Sin embargo, en otros campeonatos no son tan dados a este guion tras transgresor y las propias marcas que participan en ellos muestran productos que quizá se amoldan más a la esencia de la propia categoría.

La alternancia de Safety Car en Fórmula 1

El ejemplo más claro es la Fórmula 1, donde curiosamente se da una alternancia de Safety Car. En unos Grandes Premios el vehículo que sirve para neutralizar luce el logo de Mercedes y en otras carreras es de Aston Martin. Dos marcas que compiten en el campeonato y que, de alguna forma, mantienen un duelo ajeno a la propia competición por entregar el Safety Car más rápido, espectacular y tecnológico posible. Y con eso gana la categoría.

De hecho, Aston Martin ha preparado un radical Vantage para ejercer de Safety Car en esta campaña 2024. La nueva versión del Coche de Seguridad de la marca británica cuenta con importantes novedades aerodinámicas respecto a su antecesor, con un splitter frontal más alargado y perfilado, un nuevo alerón trasero y un nuevo difusor. El Aston Martin Vantage que hace las veces de Safety Car en la Fórmula 1 tiene un motor V8 biturbo de 4.0 litros que produce 665 CV.

Los Safety Car de Aston Martin y Mercedes se reparten los Grandes Premios de Fórmula 1.
Los Safety Car de Aston Martin y Mercedes se reparten los Grandes Premios de Fórmula 1.

Por su parte, la propuesta de la firma alemana para Safety Car es el Mercedes-AMG Black Series, un radical deportivo que cuenta además con una nueva tecnología para la temporada 2024. El coche incorpora un sistema LIDAR de rayos láser para crear un mapa tridimensional del entorno que rodea al vehículo, detectando obstáculos en pista a 500 metros. Más allá de este detalle, el Mercedes-AMG Black Series tiene un motor V8 biturbo de 4.0 litros y 730 CV de potencia. Acelera de 0 a 100 en 3,2 segundos.

El Safety Car en otros campeonatos

La carrera tecnológica de los Safety Car de la Fórmula 1 al final no deja de ser la mejor manera de proyectar los avances que cada marca consigue en un escenario de máxima difusión. Y en esta línea se deben entender también los Safety Car de otros campeonatos. Por ejemplo, Porsche es el encargado de suministrar el Safety Car a dos categorías como la Fórmula E o el Mundial de Resistencia. Y en cada uno de ellos tiene una propuesta distinta.

Para la Fórmula E, el único campeonato 100% eléctrico con categoría de Mundial FIA, la firma de Stuttgart tiene como Safety Car al Porsche Taycan, su gran deportivo eléctrico. En concreto se trata del Taycan Turbo S, una de las versiones más prestacionales del modelo. Gracias a su tren motriz eléctrico tiene hasta 761 CV de potencia y es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos gracias a la tecnología ‘Launch Control’.

Porsche suministra el Safety Car a la Fórmula E y el WEC, pero sus propuestas son radicalmente distintas.
Porsche suministra el Safety Car a la Fórmula E y el WEC, pero sus propuestas son radicalmente distintas.

Por el contrario, acompañando a su programa deportivo en el WEC -también compite en la Fórmula E-, el fabricante alemán ha apostado por el Porsche 911 Turbo S para hacer las veces de Safety Car en el Mundial de Resistencia. Este vehículo que está afinado por el equipo Manthey Racing, estructura encargada de soportar el proyecto en la categoría LMGT3 de la marca, cuenta con un motor capaz de rendir 650 CV. La aceleración de este Safety Car es de 0 a 100 km/h en 2,7 segundos.

Sobre el autor

Fernando Sancho Gadea

Sanitario de vocación, redactor casi por ‘accidente’. Apasionado del mundo del motor, sobre todo si huele a competición. Comencé siguiendo la Fórmula 1 desde pequeño y acabé disfrutando de la esencia de muchas otras categorías, hasta tal punto de hacerlas mías. He tenido la suerte de cubrir en directo Grandes Premios de Fórmula 1 y de MotoGP, rallies del WRC y pruebas del WTCC, del DTM y del WEC. Este mismo año he podido debutar en las 24 Horas de Le Mans, por lo que mi único sueño por cumplir es poder informar de un Dakar en directo, desde el desierto.
Y además te puede interesar...