Las claves del nuevo formato de clasificación de la Fórmula 1 en el GP de Hungría

Publicado el

Contenido

El GP de Hungría de Fórmula 1 estrena formato de clasificación, mismo que se iba a utilizar en Imola y que no pudo llevarse a cabo por la cancelación del GP de la Emilia Romagna. Dentro de la espiral de pruebas que Liberty Media está realizando para encontrar nuevos conceptos que puedan ser más atractivos para el público, el gestor del campeonato va a evaluar esta nueva idea para definir la parrilla del Gran Premio.

En este caso, la sesión de clasificación mantiene su esquema tradicional. Pilotos y equipos se enfrentarán en tres asaltos. La Q1, Q2 y Q3 tendrán la misma duración que en un Gran Premio normal, siendo el matiz diferencial el uso de los neumáticos. La normativa delimitada en este caso el compuesto a utilizar durante la clasificación. Esto implica, entre otras cosas, que los tres compuestos elegidos por Pirelli para el GP de Hungría tendrán protagonismo durante la sesión.

La clasificación del GP de Hungría

La clave de este formato de clasificación es que cada una de las tres sesiones que componen el entrenamiento cronometrado se disputarán obligatoriamente con un tipo de neumático. De esta forma, la Q1 se disputará con neumáticos duros, la Q2 con neumáticos medios y la Q3 con neumáticos blandos. Además, el número de juegos de neumáticos disponibles para cada piloto durante la clasificación está limitado, algo que también se traslada al fin de semana en general.

En este caso, cada piloto tendrá a su disposición para superar la Q1 dos juegos de neumático duro, compuesto que recordemos que en Hungría es el C3 de Pirelli. De igual forma, sólo habrá dos juegos disponibles de neumáticos medios (C4) para completar la Q2. Por último, la Q3 se cerrará con neumáticos blandos (C5). Los diez últimos supervivientes también dispondrán únicamente de dos juegos de gomas blandas para luchar por la pole en última instancia.

GP de Hungría
Los neumáticos duros y medios tendrán protagonismo en la clasificación del GP de Hungría.

La utilización de neumáticos duros en Q1 y medios en Q2 dibuja un escenario en el que presumiblemente los pilotos y equipos más fuertes necesitarán dar más vueltas a la hora de definir sus cronos. Este hecho y la imposibilidad de los rivales menos competitivos de usar gomas más blandas con las que ‘colarse’ delante parece que aumentará el tráfico en pista, además de reducir el factor estratégico de los equipos con menos posibilidades.

Neumáticos disponibles

Como decíamos, la limitación de neumáticos disponibles en este GP de Hungría no se limita exclusivamente a la clasificación. Con el objetivo de un uso más eficiente de los mismos y de evaluar la posibilidad de desplazar menos cubiertas a cada evento, la Fórmula 1 ha decidido que en esta cita cada piloto tenga disponibles un total de 11 juegos en lugar de los 13 de los que dispone habitualmente.

Cada piloto tiene disponibles tres juegos de neumáticos duros (C3) para todo el Gran Premio, cuatro de neumáticos medios (C4) y cuatro de neumáticos blandos (C5). Para enjugar esta situación, los equipos tendrán más flexibilidad en el uso de las gomas durante los entrenamientos libres. De hecho, cada formación podrá transferir más compuestos ya usados de una sesión de libres a la siguiente, ya que sólo tendrá que devolver un juego tras cada libre.

Las normas relativas a la elección de neumáticos para la carrera no han cambiado, por lo que los pilotos deberán utilizar al menos dos compuestos durante el desarrollo de la misma, salvo que la prueba se desarrolle en condiciones de mojado. Como hasta ahora, los pilotos tienen total libertad para empezar la carrera con el compuesto que deseen, siendo indistinto si han llegado hasta Q3 o han caído eliminados en rondas previas.

Preparación limitada

Aunque el discurso generalizado entre los equipos es que estas limitaciones no iban a cambiar el desarrollo de los entrenamientos libres, en el GP de Hungría la preparación será limitada. Bien es cierto que el programa de trabajo de los pilotos sobre el papel no ha cambiado, pero el accidente de Sergio Pérez nada más comenzar del FP1 y la lluvia posterior ha anulado un entrenamiento de la ecuación en términos prácticos.

En el FP2 sí se pudo rodar tanto con baja carga de combustible y distintos tipos de neumáticos como con depósitos llenos para preparar la carrera. Aun así, pilotos y equipos vieron como el trabajo se acumulaba, sobre todo en las estructuras que necesitaban probar las novedades que han traído al GP de Hungría. Consecuencia de esta circunstancia es la ‘desordenada’ tabla de tiempos de los segundos libres, de la que es muy difícil extraer conclusiones.

Sobre el autor

Fernando Sancho Gadea

Sanitario de vocación, redactor casi por ‘accidente’. Apasionado del mundo del motor, sobre todo si huele a competición. Comencé siguiendo la Fórmula 1 desde pequeño y acabé disfrutando de la esencia de muchas otras categorías, hasta tal punto de hacerlas mías. He tenido la suerte de cubrir en directo Grandes Premios de Fórmula 1 y de MotoGP, rallies del WRC y pruebas del WTCC, del DTM y del WEC. Este mismo año he podido debutar en las 24 Horas de Le Mans, por lo que mi único sueño por cumplir es poder informar de un Dakar en directo, desde el desierto.
Y además te puede interesar...