China y los eléctricos dominan la lista de coches más ‘verdes’ para el Green NCAP del RACC

Publicado el

Contenido

El ORA Funky Cat, el BYD ATTO 3 y el Tesla Model S, los tres eléctricos, son los más respetuosos con el medio ambiente de los 15 vehículos analizados por el estudio Green NCAP, en el que participa el RACC, del segundo semestre de 2023.

El RACC, a través de Green NCAP, el organismo que evalúa cómo de respetuosos con el medio ambiente son los automóviles actualmente a la venta, ha encumbrado a los vehículos 100% eléctricos ORA Funky Cat, BYD ATTO 3 y Tesla Model S como los modelos ambientalmente más sostenibles de los quince que ha analizado durante el segundo semestre de 2023.

Los tres han obtenido la máxima puntuación –cinco estrellas– en sus estrictas pruebas, que contemplan, por ejemplo, su eficiencia energética, así como sus emisiones, en condiciones reales de circulación. Y no solo ellos, también los vehículos clasificados entre el cuarto y el sexto puesto. De hecho, de los 15 analizados, los seis eléctricos ocupan las seis primeras posiciones, seguidos por los tres híbridos. El resto de posiciones, en cambio, corresponden a vehículos de combustión de gasolina o gasóleo.

De igual modo, cuatro de los cinco mejores modelos, además de ser eléctricos, pertenecen a fabricantes chinos. El ORA Funky Cat y el BYD ATTO 3, junto con el cuarto y quinto mejor valorado, el MG5 y el XPENG G9.

10 sobre 10

Como decíamos arriba, el ORA Funky Cat, del fabricante chino Great Wall Motor, ha sido puntuado con un 10 sobre 10 en calidad del aire de las emisiones, y calificaciones muy altas en eficiencia energética (9,5 puntos) y emisiones de efecto invernadero (9,8). El estudio alaba su excelente eficiencia en todas las pruebas que se le realizaron, con unos valores de consumo muy bajos y limitando la pérdida de energía. De ahí que la plataforma le haya reconocido también como el mejor vehículo eléctrico del año 2023.

De igual modo, el BYD ATTO 3 también ha conseguido la máxima puntuación en calidad del aire (10 sobre 10), mientras que su eficiencia energética ha sido valorada con 9,5 puntos y las bajas emisiones de efecto invernadero han merecido 9,7 puntos de 10 posibles. En su caso, Green NCAP le destaca una demanda energética baja en condiciones ambientales frías.

El podio del estudio Green NCAP del segundo semestre de 2023, lo completa el Tesla Model S, que saca muy buenos resultados con su gestión inteligente del calor y una alta eficiencia.

El MG5, el cuarto en la clasificación, requiere más energía en ambientes fríos, el principal problema de los vehículos eléctricos. Pero lo compensa con su baja masa y un valor de eficiencia energética que reduce el consumo global del coche y ahorra costes para el consumidor.

Un puesto más abajo encontramos al XPENG G9, el primer vehículo de esta marca probado por Green NCAP. Estamos ante un modelo chino de lujo con una gran capacidad de autonomía y un muy buen índice de eficiencia energética que compensan su elevada masa.

El primero de los europeos

Hay que deslizar el dedo hasta el puesto seis para encontrar al primer modelo de un fabricante europeo. Y este no es otro que el Renault Kangoo. Es el menos bueno de los premiados con cinco estrellas en cuanto a eficiencia energética. Pero es un modelo mucho más dirigido a pequeñas y medianas empresas por las capacidades de transporte de mercancías que ofrece.

El mejor clasificado en la categoría de tres estrellas, en su versión gasolina, es el Skoda Kamiq, del que Green NCAP lamenta que no esté equipado con ninguna hibridación eléctrica que le ayude a mejorar las cifras de consumo y emisiones de CO2.

También con tres estrellas: el Dacia Jogger y el Mercedes Benz E-Class. El primero, con unos valores de consumo muy eficientes, un índice de aire limpio por encima de la media y un buen uso de su combustible de gasolina. El segundo, por su parte, con un buen control de contaminantes pero un muy bajo índice de gases de efecto invernadero. Todo ello gracias a un motor diésel que lo convierten en el vehículo de combustión más limpio que Green NCAP ha probado hasta ahora.

El club de las dos estrellas y media

Con dos estrellas y media, Green NCAP ha analizado el primer híbrido enchufable de Mazda, el CX-60 PHEV, con una gran potencia y 51 km de autonomía según el estudio, una cifra relativamente baja teniendo en cuenta su elevado peso que hace que sea más complicado reducir su consumo.

En esta categoría, también se ha analizado la eficiencia del BMW X1, un vehículo modesto que destaca por su rendimiento en el índice de aire limpio; el Alfa Romeo Tonale, con una buena gestión de los gases contaminantes; y el Mitsubishi ASX, un SUV compacto con motor de gasolina que obtiene una puntuación inferior en el índice de gases de emisiones de CO2.

Los menos sostenibles según Green NCAP

Los dos modelos menos respetuosos con el medio ambiente y, por consiguiente, menos respetuosos ambientalmente hablando son un coche diésel y una camioneta de gasolina.

Con una puntuación de dos estrellas, el Audi A6, un vehículo que según el Green NCAP tiene un potencial limitado para minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero debido a su funcionamiento a través de combustibles fósiles, aunque impresiona por su índice de aire limpio demostrando unas emisiones de partículas inusualmente bajas a baja potencia.

El peor de todos para el Green NCAP, sin embargo, ha sido el Ford Ranger Raptor, una camioneta homologada como vehículo comercial que no debe cumplir los requisitos de los turismos normales, pero que es una opción bastante popular dentro del ámbito familiar.

Este modelo no ha recibido ninguna puntuación en el índice de eficiencia energética y de emisión de gases debido a su alto consumo y emisiones de CO2, y también muestra mucho margen de mejora en el índice de aire limpio, por eso no pasa de la categoría de una estrella.

 

A propósito, desde su inicio en el año 2019el Green NCAP ha evaluado hasta la fecha más de 100 vehículos de diferentes marcas y tipos.

Y además te puede interesar...