Así se fraguó el bicampeonato tan inisual de Palou en la Indy

Publicado el

Contenido

Àlex Palou se consagró en la IndyCar logrando el segundo campeonato en tres años después de conseguir la quinta victoria de la temporada, donde ha dominado con puño de hierro de principio a fin con registros que hacía años que no se veían

El piloto de Barcelona no se cansa de hacer historia en la IndyCar. Después de cosechar la quinta victoria del año en Portland, Palou consiguió la que es su segunda corona en Estados Unidos en apenas cuatro años compitiendo. Pero, a diferencia de su primer título en tierras americanas, en este 2023 no ha tenido rival con una regularidad al alcance de unos pocos privilegiados. 

Es cierto que la primera victoria tardó un poco más en llegar si lo comparamos con la primera vez en la que se llevó la corona. En 2021 ganó en la carrera inaugural de Alabama, pero en este 2023 apenas consiguió un podio en las cuatro primeras citas del calendario. Fue tercero en la segunda prueba del año, que se disputó en el óvalo de Texas. 

Campeón IndyCar Palou
Palou con el título de campeón

Así pues el inicio no fue muy esperanzador por lo que a resultados se refiere pero las sensaciones eran otras. Y en la quinta carrera del año llegó la ansiada victoria en el trazado de Indianápolis. Y a partir de ese momento es donde llegó la mejor versión del piloto español. Tras las 500 millas de Indianápolis, la carrera por excelencia del campeonato, Palou cosechó tres victorias seguidas: en Detroit, en Road America y en Mid-Ohio. Con esa racha, se catapultó al liderato y, ante la falta de regularidad de sus competidores, ya nadie le pudo toser en lo más alto de la clasificación.

La espinita de las 500 Millas de Indianápolis 

Lógicamente el 4 de 5 que firmó Palou en mitad de temporada es un registro espectacular. Pero no hay que olvidar que podría haber sido un repoker si no fuera por la mala suerte que acompañó al catalán en las míticas de 500 millas de Indianápolis. 

El piloto barcelonés logró ser el primer español de la historia en conseguir la pole position en la legendaria carrera pero la alegría durante el domingo no duró en exceso. Cuando estaba en plena pelea por la victoria, Veekay perdió el control de su coche en el carril de boxes con la mala suerte que justamente en ese momento salía el de Chip Ganassi de su parada

500 Millas de Indianápolis

A pesar de poder tirar el coche hacia atrás y arreglar los desperfectos, la lucha por conseguir su gran objetivo desde su título en 2021 se desvanecía. Consiguió reincorporarse a pista sin ser doblado pero en 26ª posición, a un mundo de los puestos de cabeza. Aun así se las apañó para exprimir un ritmo brutal y firmar una remontada épica hasta la cuarta posición. 

Se le escapó la oportunidad pero demostró que a ritmo no le ganaba nadie. Prueba de ello fueron las tres victorias consecutivas posteriores. 

Un dominio de récord

Precisamente después de conseguir el triunfo en Mid-Ohio, Palou tenía una diferencia de 110 puntos respecto a Scott Dixon, compañero de equipo en el Chip Ganassi y segundo de la general. Una diferencia de más de 100 puntos no se veía desde 1996. Nadie conseguía un cojín tan importante tras nueve citas del calendario desde hace casi treinta años. 

Tras esos triunfos su ritmo no se quedó atrás y logró otros tres podios en seis carreras hasta llegar a Portland, donde lo tenía muy complicado para no cantar el alirón. Y vaya si lo hizo. A pesar de salir en quinta posición, Àlex y su equipo formularon una estrategia perfecta para rodar solo en cabeza con los duros y marcar la diferencia. Se ganó el campeonato ganando la quinta carrera del año. Inmejorable. 

Palou en la pole de las 500 millas

Y el coronarse campeón con aún una carrera por disputarse es algo que no ocurría desde 2005, hace ya 18 años. El último en lograrlo fue Dan Wheldon, que lo consiguió con hasta tres carreras de margen. Palou no logró tanto pero su regularidad sin duda es algo que muy pocos pueden alcanzar.

Por eso, y después de que la puerta a la Fórmula 1 esté mucho más cerrada que hace apenas unos meses, Palou quiere seguir haciendo historia en la IndyCar. Lleva cuatro años en la categoría y suma los mismos títulos que leyendas de la categoría como Newgarden o Will Power que llevan décadas allí. Los seis títulos de Dixon pueden quedar lejos pero con apenas 26 años, el futuro de Àlex no puede ser más prometedor.

Sobre el autor

Oriol Muñoz Morera

Y además te puede interesar...