Alpine aporta su experiencia para ganar la Copa del América

Publicado el

Contenido

Todo un mito de la técnica en la F1 como Adrian Newey ha comentado en más de una ocasión que, más allá de realizar coches de ensueño o concebir algunos de los monoplazas más exitosos de la categoría reina del automovilismo deportivo, su máximo anhelo profesional sería diseñar un barco para la Copa del América.

No hay dos competiciones que se parezcan más en el mundo como la de los monoplazas más prestigiosos y la de los barcos más rápidos del mundo, que competirán en Barcelona a finales de este verano para hacerse con la legendaria jarra de las Cien Guineas.

Este desafío náutico se disputó por primera vez en 1851, lo que la convierte en el trofeo más antiguo del deporte internacional, al nacer antes incluso que los Juegos Olímpicos de la era moderna.

Sus orígenes se remontan a la celebración en Londres de la «Gran Exposición», donde se organizó una regata denominada Queen’s Cup.

El ganador recibiría una jarra valorada en 100 guineas de oro, de ahí el nombre que recibe la competición: Copa de las Cien Guineas, denominación que ha permanecido inalterable durante el paso del tiempo.

¿Y por qué se llama entonces esta prueba la Copa del América? Por que así se llamaba la goleta que ganó la primera edición de este desafío: América.

La grandeur, ahora en el agua

Por todos es sabido que Francia es una primera potencia en la industria aeronáutica, y que en ese país ha habido -y las sigue habiendo- grandes marcas del automovilismo mundial.

Esta misma semana se ha presentado en el puerto de Barcelona uno de los equipos que participarán en la Copa del América, precisamente de origen francés: el Orient Express Racing, que aunque ha sido la última de las formaciones aspirantes al prestigioso trofeo en inscribirse es para muchos insiders de la prueba, un fuerte candidato.

El bautismo de su AC75 representante de la Societé Nautique de Saint-Tropez estuvo complementado por la inauguración de la base que el primer equipo galo de la historia tiene en el lugar desde donde participarán todas las regatas que formarán el programa de la edición número 37 de la Copa del América.

Su embarcación, de una elegancia superlativa donde destaca su sobrio casco azul marino con un apenas insinuado ribete dorado mide 23 metros de eslora y es capaz de superar los 50 nudos (unos 100 kilómetros por hora) con su mástil de 26 metros y sus foils “volando” sobre el agua.

El Orient Express Racing cuenta con el patrocinio, entre otros, de Alpine que va más allá de una esponsorización. La legendaria marca francesa de coches deportivos aporta a este “sindicato” -denominación con la que se conocen los equipos- todo su expertisse en el mundo de la competición, en disciplinas tan dispares como la resistencia, los rallyes o la F1, donde siguen compitiendo en la actualidad heredando toda la experiencia de su marca embrión: Renault.

Fundada en 1955 por Jean Rédélé, la marca se ha distinguido por sus deportivos de estilo francés. En 2018, la marca presentó el nuevo A110, un deportivo fiel a los principios atemporales de compacidad, ligereza, agilidad y placer de conducción de Alpine. La Unidad de Negocio Alpine se creó en 2021 y se convirtió así en la marca dedicada a los deportivos innovadores, auténticos y exclusivos del Grupo Renault, beneficiándose de la herencia y la artesanía de su histórica planta en Dieppe y del dominio de la ingeniería de los equipos Alpine Racing y Alpine Cars.

La aportación de Alpine tiene un valor tecnológico incuestionable en la creación de una nave tan sofisticada como la descubierta en la capital catalana.

Este es un momento extraordinario en nuestro viaje, en el que se ha hecho realidad el sueño que compartimos yo mismo, Bruno Dubois y todo el Orient Express Racing Team”, declaró Stephan Kandler, fundador del K-Challenge y co-CEO del Orient Express Racing Team en la ceremonia de botadura en aguas del puerto barcelonés.

El bautismo también marcó la culminación de nueve meses y 46.000 horas de trabajo, primero en las instalaciones de Multiplast en Vannes, Francia, y posteriormente durante dos meses en la base francesa de Barcelona, sede de la 37ª America’s Cup.

Un calendario para no perderse

La 37ª Copa América de Vela enfrentará a seis equipos que competirán entre el 22 y el 25 de agosto en la tercera y última regata preliminar, que tendrá lugar en aguas de Barcelona.

La Copa América de Vela se inició con tres regatas preliminares. La primera de ellas se celebró en Vilanova i la Geltrú el pasado 17 de septiembre y en ella se alzó con la victoria el equipo New York Yacht Club American Magic y la segunda en Yeda (Arabia Saudí) el 2 de diciembre con el Emirates Team New Zealand como ganador.

La Louis Vuitton 37th America’s Cup comienza oficialmente el 22 de agosto de 2024, con esta agenda por delante:

  • Del 22 al 25 de agosto: Inicio de la tercer y última regata preliminar, con todos los equipos compitiendo por primera vez a bordo de los AC75.
  • Del 29 de agosto al 11 de septiembreLouis Vuitton Cup Round Robins. Serie de regatas donde cuatro de los equipos challengers mejor clasificados pasarán a la fase de semifinales y el quinto quedará eliminado. También participará el equipo defensor de la copa, el Emirates Team New Zealand.
  • Del 14 al 23 de septiembre: Semifinales de la Louis Vuitton Cup.
  • Del 10 al 26 de septiembre: Celebración de la Youth America’s Cup.
  • Del 26 de septiembre al 7 de octubre: Final de la Louis Vuitton Cup. Los semifinalistas clasificados lucharán por el derecho a enfrentarse al Emirates Team New Zealand en el Louis Vuitton 37th America’s Cup Match.
  • Del 28 de septeimbre al 13 de octubre: Celebración de la Puig Women’s America’s Cup.
  • 10 de octubre: Ceremonia de inauguración de la final de la Louis Vuitton 37th America’s Cup Match.
  • Del 12 al 27 de octubre: Inicio de la Louis Vuitton America’s Cup Match. Competición de 13 regatas donde se enfrenta el actual defensor de la Copa, el Emirates Team New Zealand, con el equipo ganador de la final de la Louis Vuitton Cup. El primer equipo en conseguir 7 puntos se convertirá en el ganador de la Louis Vuitton 37th America’s Cup, y en el defensor y organizador de la 38aedición.

Así funciona la Copa del América

Las dos primeras regatas se corrieron con los barcos de diseño único AC40, con velocidades máximas cercanas a los 50 nudos (alrededor de 92 km/h). Los equipos disputaron la tercera regata preliminar de Barcelona por primera vez con sus nuevos barcos AC75, que no pudieron demostrar su potencial a causa del mal tiempo reinante en esa jornada.

En la edición española, al igual que en la anterior, los barcos participantes pertenecen a la clase AC75. Se trata de una embarcación monocasco, de gran tamaño para los estándares tradicionales de la regata (22,9 metros de eslora por 4,9 metros de manga) pero muy ligera. Su principal característica es que la quilla ha sido sustituida por dos aletas móviles (hydrofoils) en forma de T situadas en los costados del barco. Estas aletas terminan en una hidroala y permiten al velero literalmente volar sobre el agua. Así, durante la carrera, la embarcación sumerge una de las dos hidroalas, manteniendo el casco levitando sobre el mar, mientras la segunda actúa como contrapeso.

El hecho de que la 37ª edición se celebre en las aguas de Barcelona condiciona ciertos aspectos del diseño del barco, que tiene que adaptarse al clima y las condiciones marítimas en octubre, el mes cuando se celebrará la regata.

Sólo la tecnología supera la emoción de esta regata

Como curiosidad hay que destacar que la Copa tiene como lema no hay segundo”, un guiño a la anécdota que protagonizó la reina Victoria cuando en la primera edición preguntó por el barco que había quedado en segundo lugar: “no hay segundo, su Majestad” le respondió uno de sus asistentes, acuñando así uno de los lemas más famosos de la historia del deporte.

La Copa América es uno de los trofeos más difíciles de ganar en el mundo del deporte, como lo demuestra que en los más de 160 años transcurridos desde esa primera carrera, solo cuatro naciones la han conseguido.

¿Será Francia la quinta en logralo?

De momento el Orient Express Racing cuenta con un arma secreta: Alpine, una firma que ya sabe lo que es saborear la victoria en lugares tan míticos como Le Mans, Mónaco, o Silverstone. ¿Añadirán Barcelona a su lista de plazas “conquistadas”? De momento lo que si está claro es que la elegancia de su espectacular barco lo que ha conquistado es nuestro corazón.

Fotografías: Alexander Champy-McLean/Orient Express Racing Team

Sobre el autor

Josep Lluis Merlos

Periodista, como Tintin. Cuando empecé a publicar (con 13 años) mis crónicas en la revista Motociclismo, yo quería dar la vuelta al mundo, subirme a la luna en un cohete rojo y blanco y viajar hasta el Tibet en moto. Un día me llevaron a Montjuic, olí la gasolina y me enamoré. Allí fue la primera vez de casi todo. Y aquí sigo, casi 50 años después, escribiendo y hablando de coches y motos, tras haber pasado por unas cuantas revistas, periódicos, emisoras de radio y cadenas de televisión. He visto centenares de carreras en todos los circuitos, pistas, carreteras y desiertos de todo el mundo. Y me siguen gustando tanto como aquel primer día. Pero lo del cohete aún lo tengo pendiente.
Y además te puede interesar...