Alex Palou rescata un valioso podio en Iowa en un fin de semana perfecto de Josef Newgarden

Publicado el

Contenido

Josef Newgarden se ha anotado la victoria en las dos carreras de la IndyCar en Iowa y suma ya cinco triunfos consecutivos en óvalos, en una racha comparable a la de A.J. Foyt de 1964 y Al Unser de 1970. En un fin de semana complicado, Alex Palou ha conseguido salvar un podio en la segunda carrera, resultado con el que minimiza daños y mantiene su ventaja al frente de la general del campeonato en los 80 puntos.

En una cita con dos carreras en Iowa, la clasificación se antojaba fundamental. A la postre no lo sería tanto, pero el primer momento de tensión del fin de semana se resolvía con pole de Will Power. Scott McLaughlin y David Malujas escoltaban al #12 cerrando el triplete de Penske, con Josef Newgarden iniciando su camino hacia la gloria en séptima posición. En mitad del pelotón quedaba Alex Palou con una duodécima posición peligrosa.

Iowa: Acto 1

La primera carrera del fin de semana arrancaba con una salida en la que el todo abocaba al caos, pero en el que todo se mantenía en equilibrio. Will Power dominaba el pelotón por delante de Scott McLaughlin, circunstancia que se iba a prolongar durante el primer stint. Por detrás, Josef Newgarden y Pato O’Ward ganaban terreno. De hecho, Newgarden terminaba por colocarse a estela de los dos líderes y en la vuelta 95 asaltaba el segundo puesto.

El verdadero cambio de tercio se producía casi 30 después cuando Josef Newgarden asaltaba el liderato, posición que ya no iba a soltar hasta la bandera a cuadros. A su favor, el desarrollo limpio de una carrera que sólo tenía una bandera amarilla en la vuelta 153 por el percance protagonizado por Graham Rahal. No tuvo problemas Josef en cualquier caso para gestionar su ventaja y lograr la victoria. Y es que hablar de óvalos es hacerlo de victoria de Newgarden.

Scott McLaughlin no suponía una amenaza real para Josef Newgarden, incluso si su gestión del tráfico en la parte final era mejor y se acercaba a tres segundos de su compañero de equipo. Por su parte, Pato O’Ward conseguía un trabajado podio por delante de Pato O’Ward y de un Will Power que, pese a partir en pole, se quedaba a un suspiro de ser doblado. Sólo los cinco primeros cerraban la carrera en la vuelta del líder en la primera carrera en Iowa.

Ejercicio de supervivencia de Palou

Mientras Josef Newgarden lograba su cuarta victoria consecutivas en óvalo y se convertía en el primer piloto en lograr esta secuencia de triunfos en 30 años, Alex Palou tenía que completar un ejercicio de supervivencia. Aunque la carrera comenzaba de forma positiva para el español y llegaba a rodar quinto, su ritmo no era lo suficientemente bueno como para colarse en la dinámica de los pilotos de cabeza. A nivel estratégico, la carrera tampoco era la mejor para Palou.

La decisión de alargar el primer stint iba a ser una losa que Alex Palou iba a arrastrar durante toda la carrera. De hecho, el español terminaba por perder vuelta y aunque conseguía volver a colarse en el giro del líder con la bandera amarilla provocada por Graham Rahal, al final todo esto era casi una manera de alargar la agonía. Con todo, Palou se asentaba en la séptima posición antes de la última tanda de paradas.

Alex Palou no podía pasar de la octava posición en la primera carrera de la IndyCar en Iowa.
Alex Palou no podía pasar de la octava posición en la primera carrera de la IndyCar en Iowa.

Scott Dixon terminaba por arrebatar esta séptima plaza a Alex Palou en el último paso por el pitlane. No lograba replicar el líder de la IndyCar, por lo que Palou cerraba la carrera en octava posición. El español firmaba así su peor resultado de la temporada, igualando el octavo puesto que también sumó en St. Petersburg. Algo que lejos de ser negativo dado el desarrollo de la carrera, pone de relieve la regularidad de la magnífica temporada del catalán. No es de extrañar los cantos de sirena que llegan desde la Fórmula 1.

Iowa: Acto 2

El desarrollo de la segunda carrera en Iowa era muy distinto, entre otras cosas porque Josef Newgarden pasaba del séptimo puesto al liderato en apenas 30 vueltas. Por momentos, la gran salida de Marcus Ericsson -del décimo al tercero- y de Pato O’Ward eclipsaban al piloto de Penske, pero Newgarden se erigía como absoluto protagonista cuando en la vuelta 31 daba cuenta tanto de Scott McLaughlin como de Will Power para asaltar el liderato.

Una vez situado en primer lugar, Newgarden no daba opción a sus rivales. Con gran confianza, su fuerte ritmo era su mejor aval. El estadounidense no perdía el nivel de concentración con la bandera amarilla provocada por el toque con el muro de Agustín Canapino. Tampoco con la neutralización causada por Sting Ray Robb y que dejaba una de las imágenes del fin de semana, ya que varios pilotos estuvieron cerca de golpear la rueda desprendida de su monoplaza.

Aunque Felix Rosenqvist, tras aparecer de la nada, puso en apuros a Newgarden, el americano aguantó muy bien el pulso. Ya con los nervios de nuevo templados, Josef también surcó de manera impecable la última neutralización provocada por el pequeño toque de Ryan Hunter-Reay. Josef Newgarden sumaba así el triunfo por delante de Will Power y de un Alex Palou que sorprendía a propios y extraños con su tercer puesto final.

Un podio de oro para Palou

Porque para ser sinceros, la carrera pintaba en bastos para Palou. Bien es cierto que el piloto español conseguía ganar terreno en los primeros giros y colocarse octavo, pero la estrategia de alargar el primer stint volvía a jugar en contra de Alex. De hecho, Palou volvía al duodécimo lugar hasta caer doblado por Josef Newgarden, incluso a pesar de los esfuerzos del piloto de Chip Ganassi durante varias vueltas para evitar esta circunstancia.

Parecía en este punto que Palou tocaba fondo. Sin embargo, el ganador de la IndyCar en 2021 sabía da la vuelta a la situación tras alargarse esta situación crítica hasta la bandera amarilla provocada por Canapino. Con poco ya que perder, Alex adelantaba la parada en su siguiente stint y en la última neutralización colocaba neumáticos nuevos. Movimientos impolutos que permitían a Palou meterse en la vuelta del líder y situarse en séptima posición.

El tercer puesto de Alex Palou en la segunda carrera de Iowa tiene un enorme valor.
El tercer puesto de Alex Palou en la segunda carrera de Iowa tiene un enorme valor.

Con las últimas paradas, Alex Palou escalaba hasta el quinto puesto. Un resultado que dado el desarrollo del fin de semana se podía tildar ya de positivo. Sin embargo, Palou era capaz de sacar petróleo de la última neutralización y en el sprint final superaba a Scott McLaughlin y a Felix Rosenqvist para conseguir un podio del todo inesperado, pero que vale oro. El español lograba así minimizar el golpe de Newgarden y salir de Iowa con 80 puntos de ventaja sobre el rey de los óvalos.

Sobre el autor

Fernando Sancho Gadea

Sanitario de vocación, redactor casi por ‘accidente’. Apasionado del mundo del motor, sobre todo si huele a competición. Comencé siguiendo la Fórmula 1 desde pequeño y acabé disfrutando de la esencia de muchas otras categorías, hasta tal punto de hacerlas mías. He tenido la suerte de cubrir en directo Grandes Premios de Fórmula 1 y de MotoGP, rallies del WRC y pruebas del WTCC, del DTM y del WEC. Este mismo año he podido debutar en las 24 Horas de Le Mans, por lo que mi único sueño por cumplir es poder informar de un Dakar en directo, desde el desierto.
Y además te puede interesar...